Jueves, agosto 18, 2022
- Anuncio -

Los nuevos centros de tortura: los bancos

- Anuncio -

Relacionadas

Retoma Federación caso Lydia Cacho; “no se avanzó porque Marín ayudó en el fraude a Calderón”, acusa AMLO

Ante el amparo que interpuso el exgobernador Mario Marín para buscar su excarcelación, el presidente Andrés Manuel López Obrador...

Morena publica la lista de los 151 consejeros estatales que votarán la integración de la dirigencia estatal

A casi tres semanas de la elección interna de Morena, la Comisión Nacional de Elecciones (CNE) hizo públicos los...

Beisbolista de Los Leones de Yucatán denuncia intento de asalto en la México-Puebla

El beisbolista de origen cubano Yadir Drake e integrante de Los Leones de Yucatán denunció que fue víctima de...

Destacadas

Prevén recorte de 300 mdp a las finanzas del ayuntamiento capitalino

El gobierno capitalino cerrará el año con un recorte presupuestal de 300 millones de pesos debido a una disminución...

Ahora difunden datos sobre supuesta red de extorsión a transportistas en San Pedro Cholula

Una vez que el pasado miércoles fue publicado el amparo contra supuestas extorsiones que DHL ganó al ayuntamiento de...

Por denuncias de corrupción, alcalde de Ahuazotepec despide a todos sus policías y al director de Seguridad

Tras varias denuncias de presuntas anomalías en su desempeño e incluso presuntos nexos con el huachicol, el presidente municipal...

“Fundar un banco es más delito

 que robar un banco”

 

- Anuncio -

Bertolt Brecht

Es sabido que a través de la historia de la humanidad han existido una serie de centros de tortura para los enemigos del gobierno como son los extranjeros, los incómodos del sistema, las mujeres, homosexuales, los que corresponden a otras razas, credos, etcétera, por ello es que se han mantenido esos centros de tortura, a veces de forma clandestina. Basta con recordar lo que sucedió en Sudamérica en las décadas de los 60 hasta los 80 del siglo XX, que para los comunistas, socialistas, marxistas, leninistas, etcétera se les persiguió hasta prácticamente exterminarlos o desterrarlos de sus naciones. Otras ocasiones, la persecución no fue clandestina, sino aparentando que se trataba de centros penitenciarios, es decir presidios, como sucedió con los presos políticos que han existido a lo largo de la historia. En México, solo es cuestión de recordar el encarcelamiento a José Revueltas, o bien, otros centros de tortura como han sido los hospitales, particularmente, los psiquiátricos, como fue el caso emblemático del piloto que conducía las aeronaves que arrojaron las bombas atómicas en Japón, que a su regreso a Estados Unidos de América, fue tanto su arrepentimiento que, se asumió por el sistema que, se encontraba desquiciado de sus facultades mentales. Por ello es que, acabó en un hospital psiquiátrico aislado de la sociedad, para que sobre todo, dejara de ser escuchado por la misma, respecto a las manifestaciones que hacia de su arrepentimiento por el atroz suceso de las bombas atómicas. Como lo citó el filosofo alemán que tuvo contacto vía correspondencia con el piloto, el profesor Ghunter: “El caso Eatherly no constituye solamente una terrible e infinita injusticia hacia un individuo, sino que simboliza también el delirio suicida de nuestra época” (Günther Anders, El piloto de Hiroshima: Más allá de los límites de la conciencia. Correspondencia entre Claude Eatherly y Günther Anders, España, Editorial Paidós, 2016)

Lo cierto es que estos centros de tortura y represión han existido en los últimos tiempos de la humanidad, pero bien, podía incorporarse en estos momentos a los bancos. Esas instituciones financieras, que han sido a lo largo de la historia más reciente en el mundo los consentidos del sistema, como ha sido en México con la crisis económica de diciembre de 1994, en que el gobierno mexicano entró al rescate de los bancos debido a los deudores del sistema bancario. Todo con el fin de proteger al propio sistema bancario, al grado que la Corte de esos tiempos, justificó el anatocismo, es decir, la permisión constitucional de cobrar intereses, sobre intereses a los deudores de la banca.

En la actualidad, como es sabido por la generalidad, los centros de tortura no son para exterminar a las personas de forma inmediata, sino por el contrario, hay que dosificar el sufrimiento para que poco a poco se vayan desgastando hasta se extermino completo, y bien pudiera decirse que los bancos son estos que cumple con esa condicionante.

Y es que, el sistema ha sido benevolente con estos bancos, en México, basta con recordar que se obligó a los contribuyentes a que abrieran cuentas bancarias para acreditar sus operaciones comerciales, lo cual desde luego que, no generan interés alguno, es un requisito legal, que causa comisiones en perjuicio de propio contribuyente, y así, contamos con las tarjetas de crédito que se trata de los interese más altos que hay en el mercado. Pero es desafortunadamente, la única alternativa de crédito para muchas personas.

Sin embargo, eso no es nada respecto al tratamiento que se da a los propios clientes por parte de las instituciones bancarias, pues además de cobrar intereses que muchas de las ocasiones son desconocidas por el propio cliente, también nos topamos con otro tipo de tratamientos. Últimamente, con el argumento de que se vigila el posible lavado de dinero resulta que las instituciones bancarias, que son ahora otro centro de tortura más para la población, inhabilitan las cuentas bancarias, por simplemente no contar con la información actualizada del cliente, o en su caso, porque no contesta las llamadas para ofrecerle tarjetas de crédito y demás servicios, sin importar, mas que justificar que están combatiendo el lavado de dinero, que siendo sinceros son los bancos los principales promotores del lavado de dinero y de los paraísos fiscales. Resulta que estos bancos hacen lo que quieren y las instituciones del Estado se ven tan débiles ante estas instituciones bancarias que actúan como simples comparsas de esa tortura que le aplican a sus propios clientes poco a poco, pues las instituciones como Condusef y los propios juzgados y tribunales, actúan incluso, hasta con miedo en sus decisiones ante las propias instituciones bancarias, pues ¿Cómo puede resolver en contra de un banco un juez que cuenta con una cuenta bancaria, hipoteca, inversión o bien, recibe el pago de su nomina en esa institución bancaria? Definitivamente, estamos ante la presencia de  unos nuevos centros de tortura para el ciudadano de a pie que son los bancos. (Pármenas Centro de Estudios whatsapp 2222126776 Web: parmenasradio.org)

- Anuncio -

Ultimas

Para el compositor Jorge Andrade Roca el arte puede servir para acercar mundos

El músico, compositor y catedrático Jorge Andrade Roca está convencido que “el arte puede servir para acercar mundos”, por...
- Anuncio -
- Anuncio -