Sábado, octubre 16, 2021

Los errores que no debe volver a cometer Eduardo Rivera

Destacadas

Presenta Eduardo Rivera a María Consuelo Cruz Galindo como propuesta para encabezar la Secretaría de Seguridad y Protección Civil

María del Consuelo Cruz Galindo es la propuesta del edil electo Eduardo Rivera Pérez para ser la titular de...

Un menor de edad es abusado sexualmente a diario en Puebla, según cifras de la FGE

Un menor de edad es abusado sexualmente a diario en el estado de Puebla, según datos de la Fiscalía...

Concejos municipales quedan al frente de Tlahuapan, San José Miahuatlán y Teotlalco

De los 217 municipios de Puebla, en Tlahuapan, San José Miahuatlán y Teotlalco se instalarán este viernes concejos municipales...

Tres son los retos fundamentales para que Eduardo Rivera Pérez pueda superar los yerros que enfrentó en su primera oportunidad como edil de Puebla, entre los años 2011 y 2014, los cuales son: dejar a un lado la actividad política dentro del PAN y priorizar la funcionalidad de los servicios urbanos de la ciudad; no caer en el dogmatismo de la derecha de no entender la diversidad social de la capital; y no soslayar el grave problema de la inseguridad, que durante su anterior mandato se convirtió en “el talón de Aquiles”.

Eduardo Rivera Pérez a partir del próximo viernes se convertirá en el primer alcalde de la capital en reelegirse y al mismo tiempo, en uno de los pocos políticos que luego de sufrir una grave derrota, como fue la de 2018, logra levantarse de sus cenizas y recuperar el espacio de poder perdido. Por eso hay altas expectativas en el desarrollo de su nueva gestión.

En su primer mandato, Rivera enfrentó en plenitud el poder autoritario y soberbio que ejercía el entonces gobernador Rafael Moreno Valle Rosas que no dejó al panista desarrollar un gobierno propio, al limitarle los presupuestos, el uso de la fuerza pública y proyectos de servicios urbanos, así como generarle un ambiente de conflicto en el Cabildo con un grupo de regidores del PAN.

- Anuncio -

Un error del entonces alcalde de la capital es que nunca supo defender la autonomía municipal y Moreno Valle se dedicó a opacar el ejercicio de su autoridad.

Al mismo tiempo, Rivera tuvo la sabia virtud de no entrar al juego perverso de Moreno Valle de querer destruir a los medios de comunicación que eran críticos de su gestión. El entonces edil supo respetar la libertad de expresión y llevó una sana relación con muchos actores sociales que eran perseguidos o ninguneados por el morenovallismo.

Ahora, Rivera enfrenta tres retos fundamentales, que son los siguientes:

Menos política y más gobierno

Durante el primer trienio del sexenio morenovallista, el PAN se vio polarizado por la obsesión de Moreno Valle de tomar el control absoluto del partido y convertirlo en caja de resonancia de sus intereses personales. Mientras que el llamado panismo tradicional, corriente a la que pertenece Eduardo Rivera, se dedicó a resistir y evitar perder espacios de participación política.

Esa lucha interna del PAN se trasladó a una relación ríspida y constante entre el entonces ayuntamiento encabezado por Eduardo Rivera y el gobierno estatal de Rafael Moreno Valle Rosas. Un conflicto que se prolongó hasta finales del sexenio, cuando el primero de ellos se convirtió en un perseguido político, por el intento que hubo del morenovallismo de llevarlo a la cárcel por medio de la fiscalización de sus cuentas públicas.

Ahora, en la etapa previa a su arribo a su segundo mandato como alcalde de la capital, Rivera ha vuelto a cometer el mismo error al involucrarse en la contienda para elegir al próximo presidente del Comité Directivo Estatal del PAN.

Nuevamente se ha replicado la misma polarización entre el panismo tradicional –que tiene como líder a Eduardo Rivera— y el morenovallismo, que ahora es representado por Genoveva Huerta Villegas y Jorge Aguilar Chedraui, que aunque no aparece públicamente, respalda las aspiraciones de la actual presidente del partido de reelegirse.

Tal conflicto plantea dos escenarios: si el grupo de Genoveva Huerta gana la elección interna del PAN, se va a ver como un primer signo de debilidad de Eduardo Rivera el que no haya controlado la presidencia del partido.

Un segundo escenario es que, si gana el grupo de Rivera, entonces el alcalde se le va a apreciar como el político que controla el PAN tras bambalinas.

La prioridad del nuevo edil ya no debería ser el espacio político del PAN, sino en dedicar todo su tiempo y esfuerzo en lograr un ayuntamiento con una mejor gestión urbana, en una ciudad que está urgida de que se reparen sus pavimentos, se reduzcan las múltiples fallas de alumbrado y semáforos, se aminoren los problemas viales que cada día son más complejos, se protejan las escasas áreas verdes, se frene la contaminación de la ciudad y haya un sistema eficiente de agua potable, por citar algunas preocupaciones ciudadanas.

Mejor percepción en lugar de números estadísticos

Siendo Eduardo Rivera Pérez alcalde la primera vez, es cuando la ciudad de Puebla dejó de ser una metrópoli segura. Es en ese trienio cuando se dispararon los números de robos y asaltos en la capital, además de aparecer expresiones delictivas que antes no ocurrían, como las extorsiones, el cobro de piso y las constantes ejecuciones.

El reto que tiene el nuevo alcalde no solamente es tener un buen secretario de Seguridad Pública, sino evitar los errores de otros gobiernos, que priorizan el uso de las estadísticas para fingir que se combate la inseguridad en lugar de fijarse en la percepción ciudadana sobre la confianza que se tiene en la policía y el miedo a salir a las calles.

El grueso de los delitos no se denuncia. Puebla tiene el quinto lugar a nivel nacional en desconfianza en la policía y los ministerios públicos. La tarea de Rivera es lograr no solamente en bajar los números de las estadísticas, sino que de manera real no se cometan tantos ilícitos.

Apertura a lo diferente

Los gobiernos del PAN tienden a querer imponer a la sociedad su moral rancia, prejuiciosa y basada en criterios religiosos, sin entender que la sociedad poblana es diversa y plural; que hay muchos sectores que no comulgan con ese universo conservador. En ese sentido, si Eduardo Rivera quiere crecer como político, aspirar a ser gobernador del estado, tiene que aprender a gobernar para todos.

- Anuncio -

Ultimas

A partir de este lunes, Puebla estará en semáforo verde: Ssa federal

A partir de este lunes 18 y hasta el 31 de octubre, el estado de Puebla estará en color...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -