Jueves, agosto 18, 2022

Los “emprendedores prendidos”

-

- Anuncio -

 Hace algunos años, durante uno de los viajes culturales que yo organizaba en la universidad, uno de los viajeros me soltó a bocajarro, confianzudamente, sin mediar conversación alguna, lo siguiente:

—Oiga profe, fíjese que yo me dedico a vender pantalones de mezclilla, de dama y de caballero, en los tianguis de Huejotzingo y San Martín Texmelucan y me va muy bien. Le aseguro que gano veinte veces más que usted.

—Ah, pues qué bueno. Lo felicito (le dije en tono glacial)

- Anuncio -

La brusquedad del hecho me tomó por sorpresa. Aquel suceso me pareció solo un arranque de insolencia y lo dejé pasar hasta que hace pocos años, cuando se promovió en la universidad el “emprendedurismo”, con un enorme y entusiasta apoyo institucional, entonces comprendí cabalmente que el atrevido sujeto no había cometido ninguna ordinariez, solo se trataba de un pujante “emprendedor” quien “graciosamente” me había dado a conocer su éxito económico. Así que este texto lo dedicaré a entender qué es eso y por qué tanto empeño de organismos públicos, empresas e instituciones de educación superior para alentar a los dichosos “emprendedores”.

“Ton´s, pa´ que sirven los diccionarios”

La palabra emprender, de acuerdo con el “Diccionario del uso del español” de doña María Moliner, proviene del “latín (in, en, y prendêre, coger). Empezar una cosa que implica trabajo o presenta dificultades (…) Emprender proyectos empresariales…” De esta manera el emprendedor es el sujeto que se ocupa de tales acciones; tal y como se entiende en la abundante —y obstinadamente sugestiva— publicidad que subraya la formación de emprendedores; debemos pensar que se trata un punto de partida solamente, dada la juventud de la mayoría de los candidatos a emprendedores. ¿El punto de llegada será entonces la actividad empresarial franca? ¿Se trata de formar patrones de empresas en lugar de empleados de las mismas? Las palabras empresa, empresario, empeño, empeñoso y emprendedor tienen la misma raíz y en la práctica obedecen al mismo objetivo e intenciones.

- Anuncio -

El pacto renovado. Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas…

Los iniciados que desean seguir el luminoso camino de emprendedor deben hacer acopio de virtudes capitales(listas), de acuerdo a un su(gerente) acróstico de la palabra E M P R E N D E D O R: Emancipación, Moderación, Pasión, Resultados, Espiritualidad, Novicio, Disfrute, Éxitos compartidos, Determinación, Optimismo y Responsabilidad. Aparte de estas “precisas” recomendaciones (casi científicas) existen en la Internet algunos decálogos que, cual tablas de Moisés con los mandamientos de Jehová al pueblo elegido, están relacionados con el “emprendedurismo” y parecen ser la gran re(velación) de estos tiempos de posverdades y manipulaciones mediáticas.

Los ilusos tras la zanahoria perdida

Circula por la Internet una cantidad colosal de anuncios, con soluciones, sugerencias, indicaciones todas ellas relacionadas con el tema de los emprendedores, líderes, incubaciones y otros términos de la nueva jerga generada por este fenómeno de nuestra época actual. Todos ofrecen el éxito al alcance de la mano, pero particularmente está dirigido a las personas novatas —los jóvenes— que han iniciado o iniciarán pronto su vida laboral, quienes miran con desconfianza y desánimo la oferta de empleo existente. En todas las universidades del mundo (resaltado) existen estos programas de “emprendedurismo” y por supuesto también en México —“de Sonora a Yucatán”— las universidades e instituciones de educación superior poseen sus propios planes al respecto. Se trata entonces de un fenómeno mundial que parece ser la traza de un rumbo “sugerido” por las instituciones financieras planetarias que están al servicio de… ¡adivine!

Siga los tres movimientos de fab: remoje, exprima y tienda

Me ha bastado mirar el proyecto emprendebuap para ilustrar este asunto del “emprendedurismo” y conocer que en esta institución pública el tema se promueve desde el nivel medio superior (la “prepa”) lo que constituye la primera “inmersión”. Durante la formación profesional de los jóvenes, continúa la llamada “Formación modular inicial”, las “áreas de integración disciplinar”, prosigue con las “prácticas con impacto” y finalmente, con todo esto, es obligatorio participar en la “galería de proyectos y prototipos”; de esta manera el o la estudiante estarán listos para la “Ruta del Emprendedor” e iniciarán el ansiado “Viaje del emprendedor” que consta de 5 fases: “Detecta oportunidades”, “Modela soluciones”, “Prueba y ajusta”, “Incuba” y “Acelera”. Una vez que los emprendedores regresan de ese viaje con los resultados esperados, los preparatorianos tendrán su certificación tipo “bronce”; los estudiantes del 1º al 4º semestre obtendrán su certificación “plata”, los jóvenes del 5º al 7º semestre recibirán “oro” y los avanzados del 8º semestre en adelante serán “diamantes”, igualito a los “grados” que alcanzan los vendedores y mercachifles de acuerdo al volumen de ventas realizadas.

A la rorro niño, a la rorro ya. Duérmete mi niño y duérmete ya

En los centros llamados de “incubación de empresas”, cuando los neonatos se encuentran en el ambiente apropiado para su futura eclosión, el ime (Instituto Mexiquense del Emprendedor) expone en su página electrónica lo que son las “incubadoras”:

“Son centros que albergan actividades empresariales o industriales en etapa de diseño, prototipos e inicio formal de productos o servicios; e incluso, pueden aportar un espacio físico, equipo, logística y acceso a financiamiento. En este espacio se apoya a los emprendedores en aspectos clave de sus negocios, tales como elaboración de los planes de negocios, estrategias de marketing, financiamiento, asistencia legal, resguardo de propiedad intelectual, etc.; así, es posible formar un ambiente protegido para el desarrollo de nuevos negocios, lo que produce a un aumento sustancial en la tasa de éxito de las empresas incubadas”.

Estos centros se encuentran vinculados a las universidades e instituciones de educación superior. De esta manera se logra que “el producto” pueda sobrevivir realizando sus “solitos” y primeros pasitos como emprendedor. 

Los ejemplos a seguir son los triunfadores: los Steves Jobs, los Bills Gates, los Negropontes, los Zuckerbergs, los Bezos, los Kalanicks; así como las conocidas nuevas empresas Amazon (gringa), Mercado Libre (argentina), Rappi (colombiana), Kavak (mexicana) y la familia Kardashian, solo para citar algunos ejemplos de éxito empresarial de estos tiempos.

Mucho “jefe” y poco indio

El “emprendedurismo” está relacionado con el “liderazgo”, con el “empoderamiento”, creación de las PyMEs (micro, pequeñas y medianas empresas), ser tu propio jefe, conseguir independencia económica, logar autonomía, seguir modelos exitosos, monetizar conocimientos y habilidades, etc. Algunas encuestas como la del cdce (Centro para el Desarrollo de la Competitividad Empresarial) han arrojado que el 80% de las empresas fracasan durante los dos primeros años de existencia. Muchas son las razones que esgrimen los “emprendeduristas” para justificar tales resultados, pero aparte de las fallas administrativas, es la falta de entusiasmo y de energía positiva, por lo cual debes aprender de la experiencia, reorganizarte, estudiar en línea un mba (Master of Business Administration) reflexionar para sacar provecho de los fracasos, nunca desviarte del camino al éxito, si bien sabes que hay muchos ejemplos exitosos. Piensa que los astros se alinearán nuevamente para beneficiarte y el universo te brindará otra oportunidad. No la desperdicies esta vez. ¡reinvéntate!

Si no quieren fruta, ¡váyanse a la ver…dura!

Con el actual paradigma del desarrollo neoliberal, las humanidades no tienen derecho de piso en el gran “tianguis” de la utilidad, el individualismo, las competencias, el inmediatismo, el valor comercial por encima del social o la ciencia urgente y aplicada, que es la única que cuenta para la enseñanza, por más que las declaraciones de los funcionarios que administran la academia hablen de un “sentido social” solo para “taparle el ojo al macho”, ya que en este modelo educativo, aplicado desde la primera formación hasta la educación profesional, se trata notoriamente de desalentar el interés por las carreras humanísticas y al mismo tiempo sobrevalorar las técnicas para que los jóvenes “elijan libremente”, pero en su decisión vocacional finalmente opten por correr tras la zanahoria: solo son “capital humano”. Así, los únicos “puesteros” con pleno derecho en el supremo mercado gritan a todo pulmón: aquí está lo bueno “marchantita”, pásenle, pásenle, llévenlo, llévenlooo… ¡Si no quieren fruta, váyanse a la ver…dura!

¡No será el diablo, pero huele a azufre!

Estamos en un mundo nuevo, ya dijimos, profundamente individualista, en donde lo colectivo, lo social y la historia contemporánea son un estorbo; en el que se espera que todos produzcamos algo, vendamos algo u ofrezcamos algún servicio. Pero al cabo de sucesivos fracasos y dilución de los espejismos inducidos, puede ser que con el último aliento que nos quede de ese espíritu “emprendedor”, la emprendamos sí, pero a madrazos contra todos aquellos “San Camilos” del modelito del triunfo glamoroso; cuando estemos agotados del viaje al éxito, endeudados, sin chamba y tengamos en stock hartas cajitas llenas de chunches que no se vendieron ni se venderán jamás.

Vuelvo al principio de este texto con lo que me hubiera gustado decirle al tipo que me interpeló. Aunque puede ser que actualmente se haya convertido en el “Zar” de los jeans deshilachados y yo ni enterado esté.

—Mire, si todos vendemos pantalones de mezclilla, para damas y caballeros, entonces usted y yo seríamos competidores y nos “agarraríamos de la greña” para disputarnos la clientela. Así que ahí la dejamos, siga usted vendiendo ropa en los tianguis y yo seguiré haciendo paseos para que pueda usted viajar y logre aprender algo diferente a sus pinches trapos.

Yo no sé muchas cosas, es verdad.

Digo tan sólo lo que he visto.

Y he visto:

que la cuna del hombre la mecen con cuentos,

que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,

que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,

que los huesos del hombre los entierran con cuentos,

y que el miedo del hombre…

ha inventado todos los cuentos.

Yo no sé muchas cosas, es verdad,

pero me han dormido con todos los cuentos…

y sé todos los cuentos.

“Sé todos los cuentos”

Poema de León Felipe (1950)

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

Mariana Zozaya: 95 por ciento de egresados UDLAP se insertan al mundo laboral

Mariana Zozaya Rodríguez, directora de Planeación y Competitividad de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) expuso que el 95 por ciento de los...

Últimas

Para el compositor Jorge Andrade Roca el arte puede servir para acercar mundos

El músico, compositor y catedrático Jorge Andrade Roca está convencido que “el arte puede servir para acercar mundos”, por lo que como parte de...
- Anuncio -

Recomendamos

-