Domingo, mayo 9, 2021

¿Y si los candados del PRI los quitaron a favor de Moreno Valle?

Destacadas

Envían a San Miguel al exjefe de Seguridad del penal de San Pedro y a su hermano

José Antonio N., exjefe de Seguridad y Custodia del penal de San Pedro Cholula, así como su hermano Oscar...

Confirma TEPJF candidatura de Toledo; se vienen abajo las de Maurer, Salazar y Sánchez Sasia

La candidatura a diputado federal de San Martín Texmelucan de Mauricio Toledo Gutiérrez, por la coalición Juntos Haremos Historia...

Desecha el TEEP impugnación de Norma Romero para competir por la alcaldía por la vía independiente

El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) desechó la impugnación que Norma Romero Cortés presentó en contra del...

Aunque parezca descabellado, fuera de la realidad, por lo menos dos altas figuras del PRI nos han comentado –a quienes hacemos La Jornada de Oriente– que en su momento se pensó, o se sigue pensando, que el retiro de los candados en el Partido Revolucionario Institucional no solamente fue para abrir la posibilidad de ser candidatos presidenciales a José Antonio Meade Kuribreña y Aurelio Nuño Mayer, sino también al ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas.

Dicha versión encuentra resonancia en lo que escribió en el periódico Reforma –hace unas semanas– el ex líder nacional de PAN Germán Martínez Cazares, quien calificó a Moreno Valle como el candidato panista consentido del presidente Enrique Peña Nieto.

En ese texto, Martínez Cazares remataba señalando que si Moreno Valle no obtenía la postulación como candidato presidencial del PAN, seguramente el grupo político del presidente Peña Nieto lo convertiría en aspirante a la titularidad del Poder Ejecutivo federal por alguna otra fuerza política, con los llamados partidos bonsáis, como una manera de que el tricolor tenga un aliado en la oposición que los ayude a golpear la imagen de Andrés Manuel López Obrador y de quien será el abanderado del Partido Acción Nacional.

- Anuncio -

Lo valioso del artículo de quien fuera presidente del PAN en el sexenio de Felipe Calderón es que exhibe a Moreno Valle como un político en conflicto, enfrentado con los principales liderazgos tradicionales del panismo, y al mismo tiempo lo ubica como un personaje con mucha afinidad con Peña Nieto y en general con las cabezas del Grupo Atlacomulco, que es la facción del PRI que gobierna el país.

Ese escrito de Germán Martínez viene a constatar lo que comentan algunas figuras importantes del PRI en el siguiente sentido:

Que en algún momento en el círculo político de Peña Nieto se contempló, o se sigue contemplando, la posibilidad de que Rafael Moreno Valle pudiera ser el candidato presidencial del PRI, no como militante de ese partido, sino como un aliado externo, un aspirante ciudadano, tal como ahora lo permiten los estatutos del tricolor.

Tal candidatura sería bajo la perspectiva de que Moreno Valle podría construir una alianza electoral de las fuerzas políticas que él controla, entre las que se encuentran el Panal, Movimiento Ciudadano, la facción de los Chuchos del PRD y una parte importante del PVEM, para que las mismas a su vez pacten una coalición con el PRI.

Uno de los priistas que nos comentó esa posibilidad dice que en Los Pinos ven al ex gobernador de Puebla no solamente como un político cercano al Grupo Atlacomulco, sino con una larga lista de aliados –de todos los partidos– a lo largo y ancho del país, a quienes les financió campañas electorales en los últimos años, lo cual lo hace ver como una figura atractiva para que sea aliado del PRI en los próximos comicios, dentro o fuera del tricolor.

¿Por qué habría surgido la idea de estudiar la posibilidad de tomar en cuenta a Moreno Valle como aspirante del PRI? La respuesta es muy clara:

Ante el actual escenario político–electoral del país, en Los Pinos están estudiando todas las posibilidades para que el PRI pueda salir del tercer lugar de las preferencias electorales –muy lejos de los punteros: Andrés Manuel López Obrador y la panista Margarita Zavala Gómez del Campo– que lo coloca en la antesala de una estrepitosa derrota en los próximos comicios presidenciales, si es que no se hacen cambios radicales que permitan al tricolor ganar el voto de sectores importantes del electorado que en los últimos tres años le han dado la espalda.

Por eso estarían viendo a Moreno Valle como un posible aspirante que podría ser muy agresivo, con una fuerte guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador, quien es el enemigo a vencer. Al mismo tiempo podría provocar un grave conflicto dentro del PAN al renunciar a dicha fuerza política.

Esos factores ayudarían a tener un candidato golpeador, que escandalice, que genere confrontación en las próximas campañas, y de esa manera distraiga al electorado de los mensajes de candidatos y partidos de oposición que saldrán a cuestionar los nulos resultados del gobierno de Enrique Peña Nieto en combate a la pobreza, la inseguridad pública y la generación de buenos empleos.

¿Y qué pasa entonces con José Antonio Meade Kuribreña, quien parece ser el “tapado” de Los Pinos?

Se dice que se han creado las condiciones para que el secretario de Hacienda y Crédito Público pueda ser el candidato presidencial, sin embargo eso no significa que ya tenga la candidatura en la bolsa.

Desde que se le empezó a mencionar como el favorito del presidente Enrique Peña Nieto, a Meade se le ha estado midiendo cómo es recibido por la militancia priista y el electorado en general. Si en unas semanas su posicionamiento no es bueno, entonces se cambiaría de rumbo y se experimentaría con las figuras del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, junto con el de Salud, José Narro Robles.

Pero si al paso de los días no crecen las calificaciones positivas de Meade, Chong y Narro, entonces es cuando podría surgir en “plan B”, una estrategia radical de salvamento, donde tendría cabida Rafael Moreno Valle Rosas ¿Será eso posible?

Todo lo anterior lo comentan importantes y bien informadas figuras del PRI. Sin embargo, aunque parezca atractiva la posibilidad de que Moreno Valle regrese al tricolor –fuerza política que abandonó en 2006–, es una posibilidad que suena imposible porque no habría manera de justificar, de legitimar el paso del ex gobernador de Puebla del PAN al tricolor, sin que ello signifique un desgaste para el Partido Revolucionario Institucional.

Sobre todo porque Moreno Valle no es un personaje popular, carismático ni apto para el debate político. Sería objeto de escarnio y sin capacidad de revertir las críticas en su contra y del PRI.

- Anuncio -

Ultimas

01:41:54

Aurelio Fernández autor de “Saavedra. Un Anarquismo”, una obra para reflexionar sobre qué es el pensamiento libertario.

Hoy en las Reporteras que presenta La Jornada de Oriente: Elizabeth Rodríguez y Paula Carrizosa entrevistan a Aurelio Fernández Fuentes...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -