Jueves, junio 30, 2022
- Anuncio -

Lingüista recupera y nombra los apellidos nahuas de Puebla que siguen vivos y en uso

Relacionadas

En “Golondrinas”, Emiliano Ruiz visibiliza la vida y la problemática de un barrio periférico

En su cuarto libro, que él siente como primero, el cronista y reportero Emiliano Ruiz Parra hace un llamado...

En defensa de las criaturas silvestres

Existe en lo insólito cierta atracción irresistible. Lo que nos choca nos checa, dicen por ahí, y quienes deseen...

Este sábado Delgado y Paez presentarán su libro en el Carolino de la UAP

En un acto organizado por la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura, los periodistas Alejandro Páez Varela...

Destacadas

Luis Cesatti se propone erradicar de MC la política de “camarillas” de Fernando Morales

Al confirmar que se encuentra interesado en competir por la dirigencia estatal de Movimiento Ciudadano (MC) con miras en...

Sumarían cinco poblanos entre los 50 migrantes muertos dentro de un tráiler en Texas, revela la Fundación Pies Secos

Cinco poblanos oriundos de la Mixteca se encontrarían entre los 50 migrantes muertos en el contenedor de un tráiler...

Cuatro lesionados dejó balacera en centro de vacunación; fue un intento de ejecutar a “La Zorra”, un exconvicto

Un ataque directo con arma de fuego a un presunto delincuente cuando este se encontraba formado en la fila...

Topónimos y antropónimos nahuas que no solo designan lugares y personas, sino que permiten “transitar la historia, la cultura, la lengua, las reglas gramaticales, los vocabularios y documentos antiguos”, e incluso, al ser palabras que persisten en regiones enteras, hacen fuertes lazos comunitarios.

En ello, reflexiona la lingüista Irma Xóchitl Cuauhtémoc Xicoténcatl en el libro Nahuatocaitl. Apellidos nahuas de Puebla, senderos hacia nuestra cultura originaria, que resultó no sólo de un proceso académico de maestría, sino de su historia personal de vida y el orgullo de poseer nombres y apellidos nahuas.

El Nahuatocaitl es un libro que da ejemplos de los 300 topónimos, los nombres de tierras que están en lengua náhuatl, y de los 250 antropónimos, es decir, nombres y apellidos de Puebla y de Cuautlancingo, que la autora rescató en su tesis de maestría.

- Anuncio -

Presentado en el marco del primer Encuentro Mayahuel MX, que se realizó días atrás en San Pedro Cholula, Irma Xóchitl Cuauhtémoc explicó que, precisamente, la edición es “resultado del rescate y defensa de la cultura originaria” que desarrolló en la maestría de Ciencias del lenguaje en la UAP.

“Hice una tesis sobre la persistencia de los topónimos y antropónimos nahuas, que son los nombres de lugar y de persona que todavía existen. Lo hice como originaria de Cuautlancingo, en donde hay una fuerte presencia de nombres nahuas como ocurre al pasar lista en las escuelas, al escuchar apellidos como Tepox o Huitzil, y con otras palabras presentes en la vida diaria”, dijo durante una entrevista.

Añadió que, como fue su caso, al llegar a la educación superior y al posgrado se dio cuenta que se habla más de las culturas ajenas a la propia, como la europea, mientras el estudio de la cultura originaria no existe.

Recordó que, pese a que su tema era algo inédito, académicos le dijeron que su estudio “no tenía qué abonar, y que no iba a dar para un tema de tesis”. Dicha respuesta, señaló, responde a que “existe un desconocimiento de la cultura originaria que es producto de la discriminación, misma que está en todos los espacios, incluido el académico, donde piensan que éstos temas no son interesantes”.

Para refutar la idea que su estudio no daba para más, la lingüista de formación señala que la lengua y la cultura náhuatl tienen rasgos particulares como lo son un sistema de nominación único y distinto al de las demás lenguas.

Como ejemplo, refiere que la palabra zacatzontli compuesta dos partículas, zacatl que significa zacate, un pasto que se usa como forraje, y zontli, que es cabello, una metáfora para referirse al número 400. Nota que además de estos significados literales y metafóricos, la palabra también refiere al dios Zacatzontli que aparece en el códice Borgia, como la deidad de la dualidad y de los caminantes diurnos. A éstos sentidos, se suma que Zacatzontli es un apellido que persiste en la región de Cholula, por lo que además de su historia y sentidos, permite hacer lazos comunitarios.

“En el Nahuatocaitl presentó un recuento histórico sobre cómo, después de 500 años de dominación, persiste un numero abundante de apellidos en náhuatl, un hecho que llama a reconocer que ha habido estrategias de resistencia por parte de las poblaciones de Puebla y Tlaxcala.

“En esta región, las poblaciones reivindicaron sus nombres a pesar de los bautizos masivos, las personas conservaron sus nombres y los empezaron a utilizar del mismo modo que el sistema hereditario español, con la transmisión de padres a hijos”, señaló.

En ese sentido, consideró que el reconocer de esta forma al náhuatl se está ayudando a revitalizar la lengua “pues a partir de un apellido podemos conocer tres palabras en náhuatl y tres reglas gramaticales, siendo así como se empieza a aprender la lengua y a quienes la hablan, comienza uno a percatarse que crecimos con un vocabulario amplio, y entonces la gente se anima a ponerle nombres nahuas a sus hijos”.

Algo fundamental, reflexionó Irma Xóchitl Cuauhtémoc, es que mientras se insiste en llamar mestizos a la mayoría de la población, los “indígenas sentimos que es una palabra que nos pesa”. Ello, acotó, porque desde niños a los miembros de las poblaciones originarias se les llama mestizos sin que éstos se sientan identificados con ello, sobre todo porque hay una historia de “saqueo, actos sanguinarios y de destrucción, con siglos de discriminación”.

“Nos hacen pensar que sí somos mestizos, porque asumen que hay una identidad general el mexicano y no es así, sino que dejan ver que hay un desconocimiento de la diversidad cultural, de los pueblos originarios y de lo que nos enseñaron nuestros abuelos”.

Por ello, para “difundir el conocimiento” que hay en el libro, su autora señala que éste distribuye en localidades donde abundan los apellidos nahuas, a través de grupos como La flor, de Cuanalá; en grupos de lectura de Nealtican, con asociaciones civiles y a través de actos como el encuentro Mahayuel, además de instituciones como las casas de cultura de algunos municipios, y la Biblioteca Central y la Biblioteca infantil, ambas de la UAP.

Para saber más, se puede acudir al Facebook Nahuatocaitl en el que se comparten experiencias, y a través del correo electrónico [email protected].

- Anuncio -

Ultimas

Piden ayuda para localizar a David Yáñez; manejaba un tráiler que le fue arrebatado

David Yáñez Velázquez, quien por una década ha conducido un tráiler con una ruta hacia el norte del país,...
- Anuncio -
- Anuncio -