LIMPIAR LA ELECCIÓN

La ola electoral que ha brindado triunfos y, por tanto, puestos de elección popular a la coalición Juntos Haremos Historia, está siendo confirmada y no se puede negar que la del pasado domingo fue una jornada con un grado muy elevado de civilidad en casi todo el territorio poblano.

Por desgracia, Puebla ha quedado al margen de esa corriente democrática, pues desde el día de los comicios hasta ayer se seguían cometiendo todo tipo de irregularidades, anomalías y delitos tendientes a escamotear la voluntad popular.

En sus primeras palabras como virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador destacó la aplicación de la ley y el combate implacable a las prácticas corruptas, como los principios que regirán su administración.


Aunque se dijo respetuoso de quien ostenta el poder en el actual régimen, conviene que desde ahora el tabasqueño comience a hacer efectivo, desde el ámbito de su competencia y posibilidades, su compromiso y buscar que en Puebla se respete el sufragio y no se pervierta por los intentos de fraude, puede representar una buena oportunidad.

Por lo pronto hay al menos un caso que salta a la vista: el de los dos detenidos en posesión de paquetería electoral robada, sobre el cual las autoridades pueden iniciar investigaciones para llegar hasta los autores intelectuales que diseñaron todo un escenario para generar miedo a través de la violencia.