Libro acerca a niñez de Los Reyes Metzontla con su patrimonio arqueológico y cultural

La arqueología. Los Reyes Metzontla y tú es el título del libro que explora los sitios prehispánicos, las cuevas con manifestaciones prehistóricas rupestres, la amplia riqueza natural y la cultura inmaterial de esta comunidad perteneciente al municipio de Zapotitlán, aquí en el estado de Puebla.

En las más de 145 mil hectáreas de la Reserva de la Biosfera Valle de Tehuacán-Cuicatlán, Bien Mixto de Patrimonio Mundial reconocido por la Unesco, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tiene hasta ahora registrados 22 sitios arqueológicos, tres de los cuales se ubican en los alrededores de Los Reyes Metzontla.

La arqueóloga Socorro de la Vega Doria, coordinadora de la publicación, informó que los sitios arqueológicos que el INAH ha registrado en esa localidad, son el Cerro Metzontla y Coronilla-Buenavista, que datan del periodo Epiclásico (600 – 900 de esta era), e Iglesia Vieja, cuya ocupación se remonta al Posclásico (900–1521 de esta era). Asimismo, apuntó, se tienen identificados emplazamientos más pequeños ligados a culturas como la teotihuacana o de épocas tan remotas como el Preclásico (2500 antes de esta era – 150 de esta era), o bien, la propia etapa prehistórica.


La novedad editorial busca concientizar a los pobladores de la Reserva de la Biosfera Valle de Tehuacán-Cuicatlán y, en específico, a los habitantes de esa localidad popoloca, sobre la importancia de su legado arqueológico y, en extensión, de su herencia cultural en general.

La arqueóloga comenta que si bien este Cuadernillo de actividades —como se subtitula— está dirigido a un público infantil, también puede ser de interés y aprovechamiento de lectores jóvenes y adultos.

En la obra, elaborada como parte de trabajos de investigación emprendidos por estudiantes de arqueología en Los Reyes Metzontla, se introduce a los niños a conceptos como patrimonio, arqueología y bioculturalidad, al tiempo que, a través de una serie de actividades pedagógicas, se busca fijar tales ideas en la cotidianidad de los menores.

“Se les pide que dibujen animales o plantas silvestres de su pueblo; que identifiquen el paisaje de Metzontla; o que hagan un experimento arqueológico, guardando monedas en una maceta y, después de un tiempo, anotar los cambios que haya en ellas”.

No obstante que el libro está escrito en español, busca también fomentar el arraigo a la lengua originaria de la mayoría de los habitantes de la región de Tehuacán-Cuicatlán: el ngiwa o popoloca.

Un ejercicio, por ejemplo, pide a los niños que redacten en español una receta de cocina tradicional y que, luego, busquen a sus mayores que conservan el popoloca, e intenten traducirla a esta lengua.

Para De la Vega Doria, esta publicación, la cual sumó esfuerzos de órganos como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), así como las voluntades de los ahora pasantes de arqueología: Gerardo Juárez, José Rafael de la Vega, Edith Rosario Jerónimo, Perla Irasema Sánchez y Axel Jaime Olay, es un primer piloto de iniciativas similares que podrían ejecutarse a escalas regionales. Detalló que la edición del pequeño libro se realizó con apoyo de la Dirección de Operación de Sitios de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH, y de la Coordinación Nacional de Difusión de la institución. Destaca que una parte de la edición se repartirá en escuelas de Los Reyes Metzontla.