Leyva Báthory, dos veces fue funcionaria morenovallista y ahora busca encabezar Sistema Anticorrupción

En la actualidad, el sitio de la administración pública que gana en cinismo y falta de ética es sin duda el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción, en donde sus miembros se ofenden que los tilden de ser un apéndice del llamado morenovallismo, pero resulta que entre sus integrantes ya tienen un acuerdo para que en noviembre próximo la presidencia del organismo recaiga en María del Carmen Leyva Báthory, quien tiene tres características esenciales: fue funcionaria en dos gobiernos del PAN, estuvo bajo las órdenes directas  del morenovallista José Antonio Gali Fayad –como alcalde de la capital y gobernador del estado– y es una mujer cercana a los intereses de Enrique Cárdenas Sánchez, quien fue el candidato panista a la gubernatura en 2019.

Con ella se aplica el dicho: si camina como pato, granza como pato y parece un pato, pues es un pato. Esta funcionaria fue parte de dos gobiernos morenovallistas y llegó a su actual cargo de la mano de Gali Fayad, pues es claro que es parte de lo poco que queda del morenovallismo.

María Carmen Leyva Báthory, cuentan fuentes bien informadas, fue quien puso mayor énfasis en el documento que el CPC emitió públicamente la semana pasada para que sus integrantes salieran a decir que no tienen vínculos con ninguna fuerza política.


Por eso, se pude afirmar sin ningún miedo a la equivocación, es que en ese comité hay una falta absoluta de ética y congruencia de sus miembros, que son dos elementos fundamentales para el combate a la corrupción.

Leyva Báthory en particular, es defensora de dos aspectos nodales: de los intereses de dos administraciones públicas ligadas al PAN, cuando tendría que ser imparcial; así como de una red de funcionarios públicos dedicados al tema de la transparencia que están ligados al morenovallismo y siguen incrustados en el ayuntamiento de Puebla y en el Instituto de Transparencia, Acceso la Información Pública y Protección de Datos Personales.

Esta mujer, que ha sido parte del CPC y se prepara para ser la presidente del mismo, tiene como antecedentes que: fue la contralora de ayuntamiento de Puebla cuando el alcalde fue José Antonio Gali Fayad, y cuando el segundo fue gobernador, se encargó de las áreas de transparencia del Poder Ejecutivo, para que finalmente en 2016, por instrucciones del entonces mandatario fuera designada parte del Sistema Estatal Anticorrupción.

Durante los cargos públicos que ocupó en el ayuntamiento y en el gobierno del estado, nunca se conoció de algún asunto relevante de combate a la corrupción o la opacidad a la información pública.