Miércoles, abril 17, 2024

¿La despedida de Vargas Llosa?

Será su último libro…, le preguntaron al peruano (español) Mario Vargas Llosa (1936).

Se ponía entonces en librerías Le dedico mi silencio, novela, con algo de ensayo y reportaje periodístico a la vez, que muchos esperaban ansiosamente.

La respuesta no fue clara, y hubo de esperar hasta la última página de esta nueva obra para asumir la certeza: “…creo que he finalizado ya esta novela. Ahora, me gustaría escribir un ensayo sobre Sartre, que fue mi maestro de joven. Será lo último que escribiré”.

De modo que, al menos en el apartado de la identificada como “ficción a secas”, Le dedico mi silencio es la última faena del Nobel de Literatura 2010, autor de un extendido conjunto de obras sostén del llamado boom latinoamericano.

Una despedida que habrán de disfrutan los lectores de Vargas Llosa, dejando de lado el recuerdo de sus más logrados títulos (solo recordaré dos, Conversaciones en La Catedral y La guerra del fin del mundo) y su misma (in) corrección política, alardeada por si mismo y desde hace años y en cualquiera de los escenarios posibles.

“Nadie arruina su propia obra”, dice Cecilia Barraza, uno de los personajes centrales de Le dedico mi silencio.

Te puede interesar: Bethune, el cirujano de las revoluciones

No lo hace Vargas Llosa, quien nos cuenta en ella las vidas de Lalo Molfino, acaso una de las mayores cumbres de la música originaria peruana, y de quien lo ha atisbado para reivindicarlo en una obra biográfica en curso, Toño Azpilcueta; nudo que se resuelve con la magistral escritura de quien, “orgulloso”, considera a la música peruana “el aporte más sublime”.

Cómo fue que Azpilcueta quedó deslumbrado por Molfino.

Hechizo de la imaginación literaria.

Cualquier día, José Durand Flores, el intelectual peruano bien conocido en México, invitará a Azpilcueta a escuchar tocar la guitarra a Molfino, produciéndose en éste una verdadera revelación, que habrá de atarse al convencimiento propio de que será la música surgida y desarrollada en aquel país la que forjará una conexión entre sus habitantes.

Eso es lo que hay tras de los empeños ensayísticos y periodísticos de Azpilcueta, quien, al desconocer el paradero del guitarrista, primero, y de su muerte, después, no escatima voluntades para “darle gloria póstuma”.

Por supuesto que mucho hay de historia de Perú (y de Latinoamérica) en Le dedico mi silencio (silencio que se rompe al escuchar el rasgar de las cuerdas de la guitarra; silencio como el que solo se experimenta en la tauromaquia).

Unir a los peruanos

Y es justo en esa reminiscencia histórica que Azpilcueta verá en la expresión artística lo que otros sintetizan bien, “que la música criolla va tener ese papel fundamental: unir a los peruanos”.

Una tesis que permite a la narración puntuar fondos como el del lenguaje originario de la región. “Había unas mil quinientas lenguas, jergas y vocabularios (…), aunque algunos filólogos hacen subir este número hasta cinco mil y otros se quedan en unos dos mil o algo más”.

“Sobre ese piélago de lenguajes, vocabularios y jergas en distintos niveles de desarrollo, el español cayó como un rocío que los integró a todos y desde entonces los americanos dejaron de matarse y empezaron a convivir, más o menos pacíficamente”.

En tanto avanzan y se materializan las pesquisas sobre Molfino, la narración apuntará a otro de los temas de la esencia peruana, los toros, “por ejemplo”, que a pensamiento de Azpilcueta no se sabrá bien si tendrán “una presencia” en la “sociedad futura”.

Aun así, Toño Azpilcueta defenderá las corridas de toros, “consecuente” con las tradiciones andinas, es decir, con la unión de las culturas indígena e hispánica.

“Porque era allá, entre los pobres de la sierra, donde los toros se habían consubstanciado con las fiestas populares y las tradiciones nacionales. ¿Era el toreo un fenómeno ajeno a la peruanidad?. No, no lo era, esa tesis también iba a entrar en la nueva versión de su ensayo para reforzar la unión —cóndor y toro— de lo indígena y lo español que subsistía en el suelo patrio”.

¿Ultima faena de Vargas Llosa?

(Recientemente se han editado varios títulos a sumarse a su biblioteca en el mismo sello Alfaguara, ¡38 libros!: La mirada quieta [de Pérez Galdós], Un bárbaro en París, García Márquez: Historia de un deicidio).

Mario Vargas Llosa, Le dedico mi silencio, Alfaguara, México, 2024, 304 pp.

@mauflos

Temas

Más noticias

Realizan en Tlaxcala el tercer Congreso Estatal de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia 2024

La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Tlaxcala (Coeprist) llevó a cabo el tercer Congreso de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia 2024, que...

Por inseguridad, siete de cada 10 empresas no están eligiendo a México para relocalizar sus plantas: Coparmex

Por inseguridad, principalmente, es que el 70 por ciento de las empresas que están relocalizando sus fábricas no eligen a México para establecerse, indicó...

Últimas

Últimas

Relacionadas

El fomento a la escritura y la música se mezclan en convocatoria nacional contracultural

José Agustín (1944-2024), literatura, rap y violencia. Esos, son los factores que se entremezclan en la convocatoria Érase una vez rap, en la cual...

José Agustín, escritor que con lenguaje joven habló de su generación: Ayala y Briseño

Literatura y rock fueron las vías para delinear la figura y el legado del escritor José Agustín (Acapulco, Guerrero, 9 de agosto de 1944-...

Luna 2/2

“Pon una hoja tierna de la luna debajo de tu almohada y mirarás lo que quieras ver.” La Luna. Jaime Sabines La Luna es uno de los astros más...

Más noticias

Realizan en Tlaxcala el tercer Congreso Estatal de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia 2024

La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Tlaxcala (Coeprist) llevó a cabo el tercer Congreso de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia 2024, que...

Por inseguridad, siete de cada 10 empresas no están eligiendo a México para relocalizar sus plantas: Coparmex

Por inseguridad, principalmente, es que el 70 por ciento de las empresas que están relocalizando sus fábricas no eligen a México para establecerse, indicó...

Pide Arrambide trabajar en prevención de la trata afuera de las escuelas

María del Rosario Arrambide González, especialista en derechos humanos, consideró que las autoridades estatales tendrían que trabajar ya en la atención y prevención de...