Martes, agosto 16, 2022
- Anuncio -

Las victorias de Marín

- Anuncio -

Relacionadas

Desde la caricatura reúnen a 163 personajes de la vida cultural y política del siglo XIX

El libro A la luz de la caricatura. Diccionario gráfico, México 1861-1903 se concibe como un mapa onomástico de...

La estación del Interoceánico

Es muy probable que entre las calles del centro de Puebla la que más puntos de historia olvidada tenga...

Un barco contra una flota

El barco cañonero transporte Guerrero es sobre todo conocido –al menos en tiempos recientes– por su participación en la...

Destacadas

Estación migratoria de Puebla es “torturante”, advierten IDHIE y Servicio Jesuita a Migrantes

El Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuria SJ (IDHIE) y el Servicio Jesuita a Migrantes México (SJM) denunciaron que...

15% de las viviendas en la capital de Puebla se encuentran deshabitadas: Assenet Lavalle

De las 450 mil viviendas que existen en la ciudad de Puebla, más de 67 mil viviendas –equivalentes a...

Morena elegirá a su dirigencia en Puebla el 21 de agosto sin repetir asambleas distritales: Mario Delgado

El presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, informó que la renovación de la dirigencia en Puebla se llevará...

Continuando con el compromiso de referirnos a hechos verdaderos de la historia en los que México se haya visto involucrado en encuentros con la Armada de Estados Unidos recordamos hoy las victorias navales del ya mencionado contraalmirante Tomás Marín.

Nacido como Tomás Francisco de Paula Marín Zabalza el 18 de septiembre de 1805 en la entonces Villa de Guadalupe, hoy parte de la Ciudad de México. Su padre, Juan de Dios Marín Chávez Macotla, perdió la vida durante la guerra de independencia, hecho que parece haber influido en su hijo para tomar la carrera de las armas. De este modo, Tomás Marín, con tan solo 16 años, fue parte de las fuerzas insurgentes que pusieron sitio a Puebla y a la propia capital del país en 1821. Estuvo también en la entrada triunfal del Ejército Trigarante a la misma el 27 de septiembre del referido año.

Viéndose en la necesidad de terminar con el último reducto de fuerzas realistas en San Juan de Ulúa, la reciente nación mexicana procedió a formar su Armada, para lo cual estableció una academia naval en Tlacotalpan, Veracruz. Entre los 18 militares cuidadosamente seleccionados por considerárseles aptos para convertirse en marinos estaba Marín, quien en 1827 concluyó su preparación, tras lo cual se embarcó en la goleta Orizaba como segundo comandante. En 1829 vio acción en la guerra en la que se impidió el intento español de reconquista, llevando por mar pertrechos para las tropas nacionales. Un año más tarde obtuvo sus primeros comandos al frente de embarcaciones mexicanas, experiencia que le valió para ser elegido por el gobierno para reducir a sublevados que se encontraban en Campeche, con lo cual, al mando de la goleta Moctezuma, vio su primera acción de guerra en 1834, logrando la rendición de los rebeldes.

- Anuncio -

Un año más tarde Texas, que hasta ese momento había formado parte del país, se levantó en armas con la finalidad de separarse del mismo. Para ello compró a Estados Unidos buques de guerra. Al confrontar la Armada de México a los mismos, Tomás Marín, a bordo del bergantín Vencedor del Álamo, formó parte de la escuadra que capturó a la goleta texana Independencia, el 17 de abril de 1837.

Aunque Texas había logrado su independencia en los hechos, los encuentros navales con los barcos de guerra de ambas repúblicas continuaron en los años subsecuentes. En 1843, ya como jefe de la escuadrilla en el Golfo de México, Marín trabó combate naval contra los buques texanos, comandados por el comodoro estadounidense Edwin Ward Moore, a los que consiguió hacer que huyeran, acción por la cual fue condecorado con la Cruz de Honor.

En 1846, en el contexto de la invasión estadounidense a nuestro país, Tomás Marín se destacó por su defensa del puerto de Alvarado, Veracruz, en donde impidió el desembarco de las fuerzas enemigas.

Como se narró en la entrega dedicada al incidente de Antón Lizardo, Marín fue vencido por los estadounidenses en 1860, tras lo cual fue llevado a Nueva Orleans y procesado ahí por el absurdo cargo de piratería, del que fue absuelto. Su adhesión al bando conservador y al gobierno de Maximiliano lo llevaron a exiliarse en Cuba tras la caída del mismo. No obstante, tras ser exonerado, volvió a México, donde murió en 1873.

Ocho años más tarde, durante la presidencia de Manuel González, le fue restituido post mortem su grado de contraalmirante.

La próxima semana contaremos en este espacio la historia de cómo un solo buque de guerra mexicano se opuso a una flota estadounidense y salió victorioso.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:30

Médicos especialistas no responden a convocatoria; solo 598 vacantes de más de 10 mil han sido cubiertas

Apenas 598 trabajadores de la salud se han registrado para la cobertura de las 10 mil 495 plazas disponibles...
- Anuncio -
- Anuncio -