La Unidad de Inteligencia Financiera congela las cuentas de líderes de Antorcha en Puebla

En conjunto con la Fiscalía General del Estado, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló las cuentas bancarias de los líderes de Antorcha Campesina en la entidad y en el estado de México por supuestas irregularidades en los fondos.

Así lo reveló Santiago Nieto Castillo titular de la unidad, quien sostuvo que esta organización ha recibido “recursos en efectivo al margen de la ley”.

La suspensión de las cuentas se derivó, luego de que la UIF detectó que 40 gasolineras propiedad de la organización ligada al PRI tenían irregularidades en sus operaciones.


“Hicimos el congelamiento de cuentas en un trabajo conjunto con la Fiscalía de Puebla y del estado de México de dirigentes de Antorcha Campesina”, indicó el funcionario federal.

Aunque Nieto Castillo no precisó a cuáles de los líderes de AC corresponden las cuentas congeladas, la organización está liderada por Aquiles Córdova Morán, mientras que sus hermanos y familiares cercanos tienen puestos importantes en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de la organización o son dirigentes en diversas regiones del estado, por lo que se presupone que las cuentas corresponderían a alguno de ellos.

En abril pasado la UIF presentó denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra Antorcha Campesina por supuesto lavado de dinero y actos de corrupción, las cuales se derivaron del Plan Nacional Contra el Robo de Combustible.

En aquella ocasión el propio Nieto Castillo confirmó que se detectó que las ganancias reportadas por las gasolineras de Antorcha Campesina eran superiores a la cantidad de combustible adquirido a Pemex.

A través de un comunicado de prensa la organización sostuvo que Santiago Nieto declaró que las cuentas de sus líderes fueron suspendidas por anomalías sin presentar pruebas de las acusaciones.

En el documento agrega que se trata de cuentas de particulares o de razones sociales que desarrollan sus actividades dentro de la ley, al tiempo de acusar al gobierno del estado de utilizar la UIF como un “instrumento de venganza política”.

Cabe subrayar que líderes de Antorcha Campesina son dueños de constructoras algunas de las cuales edifican obra pública en municipios gobernados por políticos emanados de su movimiento, como ha sido documentado en investigaciones periodísticas.

Asimismo, la organización intentó constituirse en un partido político con registro estatal, intentona que frenó el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).