La UAP brindó 620 consultas a habitantes de Tochimilco que carecen del servicio

Jessica, una joven que carga a su tercer bebé de apenas un año de edad, vecina del barrio de Jerusalén, en Tochimilco, fue una de las beneficiadas en la jornada universitaria “La UAP contigo”, que se realizó en este municipio para brindar 620 consultas médicas, a la par consultorías agrícolas e informaciones sobre prácticas constructivas. A su lado, doña Maura, de 74 años, esperó su turno, sosteniendo su ficha número 173, para ser revisada por fisioterapeutas, pues hace más de un año se cayó y desde esa ocasión, aun con la revisión de un huesero y el analgésico que le recetó hace tiempo el doctor, no ha parado el dolor ni la tensión en sus tendones y músculos.

Amenizada por la música y la interpretación de grupos universitarios que formaron parte de la caravana organizada por la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura, una larga fila de ancianos, mujeres y varias madres jóvenes y chicas embarazadas esperaron el ser atendidas por alrededor de 120 profesionales, estudiantes y pasantes de la UAP.

Eran apenas las 13 horas y la ficha 285 había sido repartida. En unos 12 consultorios y demás módulos que tuvieron como marco el convento de Tochimilco, cubiertos por lonas blancas y dispuestos con todo su material, enfermeras, médicos, fisioterapeutas, podólogos y estomatólogos ofrecieron 620 consultas. Camiones de la Facultad de Estomatología y otros con pruebas rápidas de VIH y electrocardiogramas se abrieron para recibir a la población que no dudó en asistir “a checarse”, ante la falta de servicios médicos en este municipio.


“Solo una vez, en mi otro embarazo, vine a la clínica. Luego ya no. Mi parto fue natural, en la casa de la partera”, cuenta Jessica, una madre de 20 años, que dejó en la escuela a sus otros niños de seis y cuatro años de edad. A su lado, Norma, estudiante de Enfermería de la UAP, enseñaba cómo respirar, cómo hacer ejercicios y cuidarse en su vida diaria a las futuras mamás, en su mayoría jóvenes que no rebasaban los 25 años para que su parto fuera más sencillo.

Otro tanto de personas esperaban mientras recibían información preventiva sobre varios temas: la sana alimentación, la correcta postura, el tema climático y la identificación de sintomatologías diversas. Luego de haber sido tomados sus signos vitales, los pacientes se repartían en los cubículos instalados. Durante unos minutos exponían sus males mientras eran escuchados de manera paciente por los médicos. “La población necesita de una medicina social, preventiva. Los médicos deben enfocarse en prevenir la enfermedad”, confió el doctor César López acompañado de otros médicos y pasantes de la Facultad de Medicina. Además de la consulta, en la jornada “La UAP contigo”, celebrada en Tochimilco la medicina fue gratuita. En su mayoría, contó Ana, una de las enfermeras encargadas del cubículo, fueron repartidos analgésicos y antibióticos.

La jornada universitaria “La UAP contigo” no fue exclusiva para habitantes de Tochimilco. A ella asistieron unos 30 vecinos de San Francisco Xochiteopan, comunidad de Atzizihuacan, quienes requirieron servicios médicos diversos porque en su comunidad, como en esta, no hay atención. “Hay una clínica, pero está vacía; a veces va una enfermera, pero no hay doctor”, contó una mujer.

La jornada universitaria también tuvo presencia en La Magdalena Yancuitlalpan, comunidad náhuatl, cuyo hospital más próximo está a 22 kilómetros, donde 169 mujeres embarazadas no tienen atención médica, pues desde hace más de un mes, ya que el hospital que depende del gobierno del estado no tiene médicos; por tanto, la presencia de los brigadistas universitarios fue fundamental al llevar atención ginecológica y aparatos de ultrasonido.

Destaca que alumnos de la Facultad de Cultura Física, en el Bachillerato General Oficial Tochimilco, efectuaron mediciones de peso y talla para la detección de problemas metabólico, a la par de pruebas físicas a 250 estudiantes.