La tasa de contagio debe estabilizarse entre 7 y 10 días para pasar al semáforo naranja: Caballero

Una vez que la tasa de contagio se estabilice por entre 7 y 10 días habrá posibilidades de cambiar el semáforo que mide el índice de propagación del coronavirus, para pasar del rojo al naranja, opinó Víctor Manuel Caballero Solano, director de la Facultad de Medicina de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla.

Entrevistado ayer al mediodía vía telefónica, Caballero Solano también recalcó la estrecha vinculación que hay en las tendencias de la curva del Covid–19 en el estado de México, la capital del país, Puebla, Veracruz y Tabasco, entidades federativas que comparten elevadas tasas de contagio porque forman parte de una sola franja de movilidad, tal como sucede en el norte del país con Baja California, Sonora y Sinaloa.

A pregunta expresa, Víctor Manuel Caballero Solano advirtió que, solo por la variación en el número de contagios y defunciones entre un día y otro, el comportamiento de la pandemia en Puebla no es dinámico, pues eso se debe a que las estadísticas que informan a la población las autoridades sanitarias tienen algunas variantes en fechas de acopio y registro.


Lo importante, apuntó, es fijarse en el concentrado final, el cual para Puebla marca una preocupante constante al alza en las cuatro semanas recientes.

Advirtió que otro factor que ayuda a la propagación de la enfermedad es el comportamiento social, pues muchas personas no acatan la recomendación de confinamiento voluntario en sus hogares y salen de sus casas sin una necesidad u obligación aparente.

Por su parte, Fernando Solana Íñiguez, presidente del Consejo Médico y de Especialidades del Golfo y Centro AC, señaló: “No se puede afirmar que haya un comportamiento dinámico de la epidemia en Puebla, no al menos a partir de los números que se nos informan en los espacios oficiales, porque lo que importa es el resultado final en los concentrados finales de cada semana, los cuales indican la tendencia real de la curva de contagio”.

Añadió que: “Por desgracia, para Puebla hay una constante de crecimiento de la curva en las semanas recientes, con lo cual es difícil cambiar el color del semáforo de rojo a naranja”.