La SEP dejó crecer el conflicto de la Normal de Teteles

En el conflicto que se vive en la Normal Rural Carmen Serdán de Teteles de Ávila Camacho, que ha provocado la toma del plantel a lo largo de esta semana, confluyen dos tipos de intereses: por un lado el malestar de los estudiantes hacia los directivos, y por otro la disputa de una facción del SNTE que busca apoderarse del control de la institución y del manejo de un jugoso presupuesto de 32 millones de pesos.

Como figura central de este conflicto aparece un profesor llamado José Guadalupe Viveros, quien tiene la peculiaridad de que en 1999 fue echado por las alumnas de la Normal tras ser acusado de una larga lista de anomalías y hace un par de años, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la sección 23 del SNTE le permitieron regresar a la institución, para estar ahora frente de la conspiración golpista contra la directora de la Normal, Ana Rosa Silva Olguín.

Tal situación muestra la negligencia con que la SEP atiende y resuelve los problemas del sector educativo.


Desde abril de este año estaba detectada una situación complicada en la normal –la cual solamente tiene una población estudiantil femenina– y los funcionarios de la SEP poco o nada hicieron para evitar que el conflicto fuera escalando, ya que desde ese mes, que es cuando se conmemora la fundación del plantel, las alumnas querían tomar las instalaciones.

Los directivos de la SEP ignoraron lo que pasa en esa escuela formadora de docentes y cerraron los ojos frente a la situación incendiaria que se vive en la mayoría de las Normales públicas del país.

Las alumnas de Teteles han denunciado que existe una política de hostigamiento en su contra y de reducir la matricula de la institución, como parte de los esfuerzos institucionales de desaparecer a las Normales rurales. Ellas tienen elementos para suponer que existe una persecución en su contra.

Pero al mismo tiempo hay un grupo de docentes, encabezados por José Guadalupe Viveros, que buscan socavar la autoridad de la directora Ana Rosa Silva, de quien la comunidad estudiantil ha pedido su cabeza.

Resulta que este plantel es el que encabeza la asignación presupuestal más alta en el estado, por el orden de los 32 millones de pesos, entonces una parte del personal ha alimentado la versión de que hay malversación de fondos en la institución.

Atrás de esa acusación hay el interés de tumbar a la directora, quien se ha destacado por ser muy rigurosa con el manejo del dinero y precisamente se le quiere quitar el control sobre proveedores y gastos.

La directora enfrenta un conflicto personal con José Guadalupe Viveros, ya que hace algunos años fueron cuñados. Esa relación se terminó cuando el esposo de la profesora, Aldo Viveros, fue asesinado.

José Guadalupe Viveros en 1999 era el secretario general de la delegación sindical del SNTE 23 en la Normal y entró en conflicto con el Consejo Estudiantil de la institución, razón por la cual el profesor ordenó que no se diera cabida a ninguna normalista de Teteles de Ávila Camacho en las escuelas de la región para que pudieran realizar prácticas profesionales.

Las alumnas tuvieron que buscar espacios en planteles de Veracruz.

Y luego de un largo periodo de mala relación, las estudiantes paralizaron la normal por un par de meses en 1999, para lograr echar a José Guadalupe Viveros, quien en ese entonces tenía dos plazas de medio tiempo.

Años después ese personaje regresó a la Normal, ahora con una plaza de tiempo completo y la categoría laboral más alta.

De nueva cuenta encabeza a la delegación sindical del SNTE 23.

Desde que regresó ha colocado a su esposa, a un sobrino y otros conocidos, en cargos de la normal.

Sin contar que en su retorno ya no se peleó con las estudiantes, sino se puso de su lado.

Ahora se dice que les prometió darles a las alumnas el control de los proveedores.

Todo eso pasa porque la SEP y en particular al gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas no le interesa atender los problemas de las normales rurales.

Por eso se dejó regresar a la normal de Teteles a un personaje que no tenía nada que hacer ahí.