Martes, mayo 11, 2021

Recomendamos

La patronal defensa del outsourcing

-

-

- Anuncio -

Una figura jurídica divulgada con el anglicismo outsourcing adoptada por el gran empresariado en México, que se convirtió en ley mediante la acción legislativa de dos gobiernos de corte empresarial directamente involucrados en su inclusión en la Ley Federal del Trabajo, fue la subcontratación de las relaciones laborales. Llamada también tercerización por la participación de empresas de papel en la formalización de aquella, se incluyó en la reforma laboral de 30 de noviembre de 2012. Sobre las implicaciones que el outsourcing tiene en los distintos ámbitos jurídicos que se relacionan con los derechos laborales de los trabajadores, el priista exgobernador de Coahuila, Rubén Moreira, al conocer el proyecto de reforma laboral que se haría oficial el 1º de mayo de 2019, dijo:

“El outsourcing (subcontratación) es un fraude a la Constitución, y se continuará reproduciendo porque la reforma laboral aprobada en la Cámara de Diputados lo ignoró. Esa práctica libera de responsabilidad a los contratantes y permite a un tercero administrar los contratos de miles de trabajadores, quienes perciben salarios de miseria. Desde Vicente Fox se extendió esa relación perjudicial para los empleados. (Es) inaplazable modificar la legislación laboral porque el outsourcing se constituye en empresas que asumen –entre comillas– la responsabilidad de los trabajadores de otro empleador y con ello desligan al verdadero dueño y al verdadero patrón de responsabilidades de seguridad social y pensionarias. El trabajador queda endeble y su ejemplo más terrible es el tema de las utilidades: los (dueños del) outsourcing tienen utilidades y el patrón se enriquece con las de los trabajadores. Es increíble que en la Constitución esté permitido el outsourcing, porque es un fraude a los principios de la Carta Magna y de la Revolución. Esa práctica tuvo su apogeo en el gobierno de Vicente Fox, con Felipe Calderón se afianzó, y en la pasada administración de Enrique Peña se mantuvo inalterada. Es lamentable, aquí, en el caso de la Cámara es para no ofrecerles toda la seguridad social y todas las prestaciones sociales; en el caso de las empresas privadas tiene el efecto de deshacerse de contratos colectivos y evitar el pago de utilidades, porque el mecanismo del outsourcing es que tiene a los trabajadores y la empresa administra y es dueña de las ganancias, pero no reparte utilidades; este porcentaje se lo queda el patrón. Tienen un patrón virtual, un patrón de papel, es alguien que dice que tienen la relación con él, pero el único vínculo que tienes con la empresa es un contrato de administración.” (https://www.jornada.com.mx/2019/04/13/politica/010n2pol#).

- Anuncio -

Siendo, pues, un mecanismo creado para esquilmar los derechos de los trabajadores, resulta interesante examinar el discurso patronal empresarial con que se defiende como instrumento válido de ganancia y acumulación de riqueza, envolviendo la actividad del empresariado con una aureola de casi presunta sacralidad. Debe recordarse que ésta figura jurídica llegó acompañada de la práctica eliminación de los salarios vencidos en juicio laboral. Una entrevista del presidente de Coparmex, en Puebla, Fernando Treviño Núñez, permite observar las lógicas empresariales en esta materia. La entrevista (La Jornada de Oriente 29/4/2021) ocurre a partir de que la semana pasada el Senado de la República aprobó reformas para regular la figura del outsourcing, limitándola, pues dejó viva la subcontratación en obras y servicios especializados. Una verdad de Perogrullo le sirve de punto de arranque: “Aquí el problema es que el outsourcing se ha malinterpretado, ahora pareciera que el outsourcing es o significa una empresa como las factureras”. Sigue con la justificación: “Sí es cierto que hubo mucho abuso, sí es cierto que hubo muchas empresas de outsourcing que no pagaban, pero hay muchísimas empresas que tenían sus propios outsourcing y que era a través de cómo se prestaban los servicios a las empresas”. Y llega a una idílica conclusión que utiliza como consuelo moral: “Pero afectados estamos todos”.

Su lógica argumental causa estupor: cierto que hubo mucho abuso, muchas empresas de outsourcing no pagaban, muchísimas empresas tenían sus propios outsourcing; pero el outsourcing no es como una empresa de las factureras.  Es decir, las empresas de outsourcing le parecen muy abusivas; que no pagan.  Buueeeno, ¡pero no tanto como las factureras! Con su conclusión trae un consuelo moral, incluyente, y democrático: “Pero afectados estamos todos”. Claro. Para él, son lo mismo el abusivo y el engañado, los que no pagan y los impagados, el evasor y el defraudado. Evadir las obligaciones laborales contraídas con los trabajadores mediante el outsourcing, afecta el nivel de vida de éstos y sus familias; la evasión de obligaciones fiscales con el Estado, afecta las finanzas públicas destinadas a programas sociales. En esta lógica patronal empresarial, la diferencia de grado en la estafa hace aceptable el modo de lograrla. Para el señor Treviño, las modificaciones legislativas que limitan el outsourcing “restan competitividad al país y las empresas pensarán dos veces antes de venir a invertir a México”. La afirmación es tan contundente como sorprendente. ¿La competitividad del país y el interés de las empresas por invertir en México, se basan en la estafa de los derechos de los trabajadores? ¿En defraudar los derechos de los trabajadores radica su forma “aceptable”, “legal”, “moral” de acumular ganancia y capital? Aquí está la explicación, por confesión expresa, de porqué el mundo del trabajo es tan caótico, las desigualdades sociales tan lacerantes, y nuestras formas de convivencia social tan violentas y desgarradoras.

Confirma adecuado y exacto el sentido dado a las preguntas formuladas la postura recalcitrante que mantiene este dirigente patronal pues aun cuando a la dirigencia nacional de Coparmex le pareció bueno, el acuerdo alcanzado con el gobierno federal y el sector obrero para mantener la subcontratación de servicios y obra especializados, a Treviño no: “…se logró lo mejor que se pudo, pero por supuesto no era la intención ni teníamos el interés de que esto se diera…”. Mejor y más clara respuesta no podría haber.

- Anuncio -

Derivada de la reforma legislativa indicada se ha restituido, aunque en modalidad diferente, el pago del reparto de utilidades a los trabajadores. El ánimo evasor pero justificante de este dirigente persiste: “Será difícil que 100 por ciento de las empresas en Puebla cumplan con el reparto de utilidades, debido a las afectaciones que han registrado por la epidemia de Covid-19…”. Puso el ingrediente infaltable ahora en todo evento o declaración patronal empresarial: “…y a que no tuvieron apoyos del gobierno federal…Seguro habrá algunos que no puedan cubrir si todavía esto no arranca, seguimos en condiciones complicadas, imaginen el sector turismo, restaurantero, hay sectores que están pasándola muy mal. Ahora se necesitan incentivos fiscales para recuperar empleos perdidos”. El empresariado, tan partidario del libre mercado y el estado mínimo, clamando inveteradamente por los apoyos e incentivos del gobierno. En resumen: la fórmula empresarial de “ganar, ganar” tiene tres fuentes sistémicas: estafar derechos laborales, evadir al fisco, y sean tiempos difíciles o no, pedir apoyos e incentivos gubernamentales.  La primera incluye, en las relaciones laborales concretas, el despido para no pagar prestaciones legales, la firma de renuncias en blanco como condición de ingreso al trabajo, conciliaciones insultantes para la dignidad de los trabajadores, litigar para no pagar, modalidades diversas para lograr insolvencias, y la estructuración proempresarial del funcionamiento de las juntas de conciliación y arbitraje. La segunda se caracteriza por la omisión de otorgar seguridad social, la cotización con salario mínimo, ocultamiento de riesgos de trabajo, y falta de pago de cuotas. La tercera, cristaliza en la evasión fiscal vía factureras, empresas de papel, y la diversidad de maniobras contables inventadas al efecto. ¿Son política, económica, material y éticamente sostenibles este tipo de relaciones laborales, donde la riqueza de la patronal empresarial se forja e incrementa sobre la explotación del trabajo asalariado y la estafa de los derechos de los trabajadores?

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

De mediana a alta la afluencia de comensales en restaurantes del Centro Histórico por 10 de mayo

De mediana a alta es la afluencia de comensales en los restaurantes del Centro Histórico para celebrar el 10 de mayo, según se observó...
- Anuncio -