Jueves, junio 17, 2021

Recomendamos

La otra invasión o una montaña en altamar

-

-

- Anuncio -

Oscar Ochoa

Los medios poco o nada dicen de la visita que la delegación zapatista hará al continente europeo. Las razones pueden ser políticas, ideológicas o comerciales, y esto representa para los compas (sic.) cierto alivio, porque hace tiempo dijeron que pasar de moda era moda y era mejor para ellos porque así trabajarían con más dedicación en sus proyectos.

Esta visita tan utópica como esperanzadora ofrece una serie de simbolismos que rebaten la lógica de hace 500 años. Unos desde la lógica cultural y otros desde la política. Los primeros se refieren a la presencia de la Montaña, nombre de la embarcación en la que realizarán esta travesía los rebeldes, para llegar a Europa. La montaña sobre el agua remite al altépetl, palabra nahua que significa agua-cerro, y que en la cosmovisión mesoamericana tiene muchos significados, siendo uno de ellos el relacionado con la ciudad o el pueblo, un asentamiento humano. El ejemplo más reciente y cercano con las culturas mayas contemporáneas es el cenote recién descubierto debajo de la pirámide de Chichen Itza, lo que indica una constante en este tipo de edificaciones, independiente de la lengua y la cultura, donde la pirámide representa al cerro y los cenotes, cuevas naturales o artificiales el agua. El agua subterránea y el cerro como contenedor de ésta, se transforman en esta travesía, para ser el cerro el que es contenido, soportado por el agua del Océano Atlántico. Otro aspecto simbólico es la fecha de su partida, el 3 de mayo. Esta fecha entre los pueblos mesoamericanos marca en el calendario agrícola-ritual el inicio de las lluvias y con ello uno de los ceremoniales más importantes en el culto a los cerros.

- Anuncio -

Igual de importante en términos simbólicos, pero incidiendo en lo político y lo histórico es el propósito de esta delegación de soñadores insurrectos de reunirse con otros pueblos ancestrales originarios, víctimas del despojo territorial ante megaproyectos que impulsa el mal gobierno de sus países y las trasnacionales; con colectivos que trabajan por una sociedad más justa y humana. Esto es un reencuentro con los condenados de la tierra, los pobres de siempre. Un encuentro abajo y a la izquierda como resultado de una invasión de los pobres sublevados contra el capital que hace más de 500 años extendió sus dominios al nuevo continente que ahora estos pobladores rebautizan como Abya Anahuac. Es una invasión de liberación promovida por los que fueron invadidos, contraria a la que hace más de 5 siglos auspició un poder imperial; es una invasión pensada, hablada, trabajada con manos humildes y dignas en torno a un sueño colectivo: el de acabar con el capitalismo que hace medio milenio inició con el dominio europeo. Es una invasión que usará la misma ruta de los invasores europeos para desandar esa lógica de saqueo y muerte.

El mestizaje que hace 500 años inició con el contacto de algunos náufragos españoles con pueblos mayas, derivando en la adopción de Gonzalo Guerrero, el cual defendió hasta su último aliento estas tierras de la invasión de sus antiguos connacionales. Ahora es un mestizaje no sólo de sangre, sino de culturas, imaginarios, voces, sueños, aspiraciones, rebeldías, horizontes. Este demencial proyecto es la antítesis de lo que antes se nombró el descubrimiento de un continente, y ahora es el redescubrimiento de una humanidad. Una humanidad que se moviliza para acabar con el capitalismo que es contra natura y amenaza seriamente toda vida en el planeta. El mestizaje que ahora se advierte es uno promovido por los que antes fueron invadidos y despojados, los de abajo, los de izquierda, los inconformes y organizados en un rincón del territorio que ahora llaman México para encontrarse con otros con los que comparten una historia similar y por lo mismo aspiran a un futuro convergente, uno donde el buen vivir no sea a costa de la vida misma. 

A 10 años  de lucha y organización social en Cherán

Heriberto Paredes Coronel

- Anuncio -

Lo que viene para la comunidad

Tras una década de diversos acontecimientos que sería difícil sintetizar, me quedo con las sensaciones de los primeros días en que todo era nuevo y estaba por hacerse, pero también pienso en que cada ciclo de gobierno comunal está basado en este principio de reinvención, de reconstrucción de algún aspecto que la Asamblea General determina como prioridad. En Cherán se construyó un proceso que sentó las bases de un camino para la autonomía en México, pero sobre todo se fortaleció la determinación y la libertad que cada pueblo originario tiene para elegir la forma de gobierno y organización interna que le parezca pertinente.

Cherán construyó su propio camino, así como años atrás lo habían hecho las comunidades zapatistas, tal y como se ha hecho en Oaxaca o en Guerrero, en donde otros modos y otros caminos de la política han surgido o se han confirmado, a veces bajo la influencia de las experiencias más sonadas, pero a veces bajo el signo propio. Esta comunidad michoacana puso en entredicho que la política existe únicamente dentro del cause tradicional del Estado mexicano, bajos sus términos y condiciones, y exhibió que quienes han apoyado y protegido criminales son los partidos políticos que pretenden gobernar.

En este primer semestre de 2021, por cuarta ocasión, Cherán está activando sus mecanismos para elegir al nuevo Consejo Mayor, órgano de gobierno surgido tras el levantamiento, compuesto por 12 personas, 3 de cada uno de los 4 barrios que forman la comunidad. De manera simultánea, Michoacán y otros estados en el país convergen en la carrera partidista para presidentes municipales y gobernadores, para la renovación del aparato legislativo, sin que importe mucho establecer un mecanismo de participación política popular.

Tal vez valga la pena resaltar que mientras en otras regiones de México las posibilidades de que los jóvenes elijan la profesión o la actividad laboral que mejor les plazca son muy reducidas, casi inexistentes, en cambio en esta comunidad p’urhépecha, aunque sea incipientemente, existe la posibilidad de ser artista, arquitecto, doctor, historiadora, promotora cultural. En Cherán la gente puede salir a la calle con tranquilidad, las casas no tienen enormes chapas para cerrar las puertas, las niñas y niños juegan y de alguna manera, la vida es mucho mejor.

*Fragmento final del repostaje del mismo título en Pie de Página

El Paro Nacional de Colombia tira la reforma tributaria de Duque

En las ciudades y el campo de Colombia decenas de miles de personas se manifestaron el miércoles 28 de abril al domingo 2 de mayo contra el proyecto de reforma tributaria promovido por el narcogobierno ultraderechista de Iván Duque, en medio de una grave crisis económica, social y financiera y del más alto pico de muertes por covid-19..

Centrales obreras, movimientos sociales, profesores, estudiantes, organizaciones civiles, indígenas, afrodescendientes, de pymes, y otros sectores populares rechazan el proyecto en curso en el Congreso porque castiga a la mayoría en Colombia y en plena crisis desatada por la pandemia.

Duque logró unificar a un conglomerado de organizaciones que organizaron un paro nacional en rechazo a que el narcogobierno financie la crisis del Covid-19 tocando los ingresos de la clase media y los amplios sectores populares, y en reclamo a la eliminación de los beneficios a las grandes empresas. Es una crítica al modelo neoliberal, del cual Colombia es uno de sus grandes exponentes en Latinoamérica.

“El gobierno no quiere escuchar a los ciudadanos, no quiere escuchar a los partidos políticos, no quiere escuchar a la academia sobre esa petición tan sentida de retirar la reforma que va a poner a aguantar hambre a más millones de colombianos”.

Dijo Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), y resaltó que la reforma tributaria no toca a las grandes empresas.

 “Mantiene privilegios para las multinacionales por casi 40 billones de pesos colombianos anuales. Le hemos dicho al gobierno que elimine esos privilegios y tendrían dinero suficiente para resolver la crisis y mucho más”, sostuvo Maltés, y añadió que las marchas –“masivas, vigorosas y pacíficas”- del paro nacional continuarán. [Aún así, la represión asesinó a dos manifestantes y provocó decenas de heridos y detenidos, pero el pueblo tomó las calles masivamente].

En las ciudades en donde sea posible, donde no haya confinamiento, se llevó a cabo la jornada del primero de mayo, Día del Trabajador. Sin detenerse ante las fuerzas represivas, cuidándose, incluso logrando que pidieran hacer una tregua con pañuelos blancos las fuerzas policiaco militares en Cartagena y Cundinamarca la protesta siguió más allá de  las redes sociales.

Crisis económico-social

La política neoliberal, sumada a la pandemia, agravó la crisis de economía colombiana. El Producto Interno Bruto del país se hundió un 6,8% en 2020 y el desempleo alcanzó el 18,1% en febrero, en un país donde la informalidad cobija a la mitad de la población. La pobreza se ubicó según consultoras locales dicen que está cerca del 50 por ciento del país.

En Colombia el mayor empleo es informal y no lo favorecen estas políticas. El narcogobierno lanzó en abril del año pasado el Ingreso Solidario que perciben unas tres millones de familias vulnerables. La suma que recibirán hasta junio de este año equivale a 43 dólares mensuales [menos de 10 dólares al mes por persona].

Mientras, el narcogobierno colombiano renovaría su flota de aeronaves militares con la compra de 24 aviones de guerra por cuatro mil millones de dólares. Colombia es el segundo país de la región, después de Brasil, con el mayor gasto militar.

El ultraderechista presidente Iván Duque, con una popularidad del 30 por ciento, pretende recaudar unos 6.300 millones de dólares entre 2022 y 2031 con la reforma tributaria, que grava los servicios básicos en zonas de clase media baja, los funerales y crea un impuesto sobre la renta a las personas que ganen más de 656 dólares mensuales, mientras el salario mínimo es de 248 dólares.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca emitió un decreto en vísperas del Paro Nacional: ordenó aplazar las protestas hasta que en Colombia haya inmunidad rebaño contra el Covid-19. En Bogotá decenas de miles de manifestantes protegidos con mascarillas avanzaron desde distintos puntos hacia el centro de la ciudad. Al ritmo de tambores y bajo consignas como “a parar para avanzar, viva el paro nacional”, las marchas transcurrieron con algunos bloqueos en las vías y dura represión policial. Cali es la ciudad donde se presentaron más represión y más disturbios. Los indígenas Misak derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar, conquistador español que fundó la capital del Valle del Cauca, a quien consideran uno de los responsables del genocidio indígena.

A la par los presos políticos mantiene protestas en la cárcel de Tramacaúa y en la  de Palo Gordo después de una huelga de hambre contra la tortura, los asesinatos y por la libertad

Se revivió la ola de inconformismo social congelada desde inicios del 2020 por efectos de la pandemia. La inconformidad popular es generalizada, el rechazo a la ley y la continuidad de las protestas, triunfo sobre la negativa del narcogobierno a retirar la propuesta. Además quedó marcada la caída del gobierno de Duque  y de su mano siniestra Alvaro Uribe. El paro nacional es un ejemplo para el mundo de la rebeldía del pueblo colombiano. La rebelión es un derecho de los pueblos.

Con base en nota de Camilo Rengifo Marín

 

Sinfonía circular para países pobres, en seis movimientos sucesivos”

Para que sean los brazos obreros cada vez más obedientes y baratos, los países pobres necesitan legiones de verdugos, torturadores, inquisidores, carceleros y soplones.

Para alimentar y armar a esas legiones, los países pobres necesitan préstamos de los países ricos.

Para pagar los intereses de esos préstamos, los países pobres necesitan más préstamos.

Para pagar los intereses de los préstamos sumados a los préstamos, los países pobres necesitan aumentar las exportaciones.

Para aumentar las exportaciones, productos malditos, precios condenados a caída perpetua, los países pobres necesitan bajar los costos de producción.

Para bajar los costos de producción, los países pobres necesitan brazos obreros cada vez más obedientes y baratos.

Para que sean los brazos obreros cada vez más obedientes y baratos, los países pobres necesitan legiones de verdugos, torturadores, inquisidores…

– Eduardo Galeano

www.elzenzontle.org

[email protected]

[email protected]

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Abre la convocatoria 2021 del PECDA; repartirá más de 3.8 millones de pesos

Con una bolsa de tres millones 860 mil pesos divididos en 64 estímulos en cinco categorías, en las cuales se agrega el renglón de...
- Anuncio -