Domingo, julio 14, 2024

La economía mundial se encamina a una recesión y la política monetaria y hacendaria en el país y en muchos otros no hacen nada para evitarla

Destacamos

La economía estadounidense seguirá contraída como consecuencia de que proseguirán las alzas de la tasa de interés, como lo adelantó el director de la Reserva Federal, el 26 de agosto. Ello acentuará los problemas financieros de empresas e individuos dados sus altos niveles de endeudamiento, lo que restringirá la inversión, consumo y la economía.

Europa enfrenta severos efectos recesivos e inflacionarios, dada su dependencia de energéticos provenientes de Rusia que ha bloqueado el suministro, ante las sanciones que le han establecido. Ello frena el proceso productivo, deteriora el poder adquisitivo de la población, contrae demanda, inversión y su actividad económica.

China tiene problemas de crecimiento, tanto por los confinamientos estrictos que establece para frenar y erradicar el Covid, como por los problemas de su industria de la construcción y de endeudamiento asociado a ello.

La desaceleración de la economía mundial contrae el crecimiento del comercio mundial, por lo que caerán las exportaciones, afectando a las economías en desarrollo que vienen creciendo en torno al crecimiento hacia fuera. Ello aumentará el déficit de comercio exterior y el de cuenta corriente, ante el mayor costo de la deuda externa por las mayores tasas de interés externas, por lo que además enfrentarán problemas de pago de su deuda externa.

El alza de la tasa de interés externa e interna está aumentando también las presiones sobre las finanzas públicas y privadas, lo que contrae más el gasto e inversión.

Para los directores de los bancos centrales, la caída de la actividad económica es necesaria para retomar el rumbo. Así, Jerome Powell, director general de la Reserva Federal de EUA, señaló el 26 de agosto que “la estabilidad de los precios constituye la base de la economía”. Al respecto cabe decir que es diferente alcanzar la estabilidad de precios en contexto de crecimiento económico, que a través de alzas de la tasa de interés que contraen la economía, aumentan los problemas de insolvencia y la inestabilidad de los mercados de capitales y de divisas, por lo que no se constituye base alguna para el crecimiento. En el mismo sentido de Powell, Agustín Carstens, gerente general del Banco de Pagos Internacionales, dijo en una entrevista en el Financial Times publicada el 26 de agosto en Milenio, que “una desaceleración deseada en el corto plazo, establecerá las condiciones para un crecimiento mucho mejor a mediano plazo”. Tal situación no se cumple. Lo que los bancos centrales están originando con las alzas de la tasa de interés es fuerte contracción de la actividad económica, que está reduciendo el crecimiento potencial de las economías y aumenta el desempleo, además de agravar sus problemas financieros, dados los altos niveles de endeudamiento existentes, que comprometerán el crecimiento de la inversión por años. Ello va acompañado de problemas de insolvencia que restringen la disponibilidad crediticia y por lo tanto el consumo e inversión, que acentúa la caída de la actividad económica, por lo que se alargará el proceso recesivo en la mayoría de las economías. Es decir, no será temporal la recesión que se avecina en muchos países y que ya está presente en otros. Se dificultará incrementar la inversión para avanzar en el auto abasto de gasolinas, de gas, de granos básicos para contrarrestar las presiones inflacionarias presentes, por lo que se configurará una recesión con inflación.

La economía nacional no cuenta con condiciones de evitar caer en recesión, sino por el contrario, las alzas de la tasa de interés y los recortes presupuestales contraen más la actividad económica, por lo que prosigue la escasez de productos y el alza de precios.

A pesar que es evidente que la política monetaria de alza de la tasa de interés es inoperante para bajar la inflación, se prosigue con su alza para contraer la actividad económica, aumentar el desempleo, debilitar el poder de negociación de los trabajadores, para bajar salarios y así mejorar la dinámica de acumulación del gran capital, para junto con las mayores ganancias del sector bancario-financiero con las alzas de la tasa de interés, proceder a la reestructuración de la economía, que estará más concentrada, con mayores desigualdades del ingreso y riqueza, y acentuará las contradicciones del sistema económico imperante, con mayores problemas de insolvencia y mayores conflictos sociales, donde los sectores excluidos demandarán cambio de rumbo.

Las políticas neoliberales de austeridad fiscal, estabilidad del tipo de cambio, libre movilidad de mercancías y capitales (causantes de los problemas que enfrentamos) impiden bajar la tasa de interés e incrementar el gasto público para incrementar la inversión y la producción y el empleo para responder a los embates que estamos enfrenando de inflación interna y externa y la desaceleración de la economía mundial, por lo que la economía nacional continuará con sus problemas.

Ultimas

Argentina campeón de Copa América en tiempo extra

Previo al encuentro se generó violencia y portazo en los accesos al estadio
- Anuncios -
- Anuncios -