LA DESCOMPOSICIÓN DE TEXMELUCAN

Es Imagen

La tarde de ayer, hombres armados atentaron contra Elim Garzón, líder del Comité de Organizaciones Populares (COP) del tianguis de San Martín Texmelucan, hiriéndola de gravedad. Al cierre de la presente edición, la dirigente estaba siendo intervenida en un hospital de la capital poblana.

En el acto los sicarios asesinaron a dos comerciantes de la zona y a lo largo de la jornada hubo versiones de que la agresión contra Garzón se había dado en el marco de un enfrentamiento entre organizaciones de vendedores -lo cual ya de pos sí es grave-, pero por la noche era claro que se trató de un intento fallido de homicidio directo sobre la líder.

San Martín Texmelucan hace años que campea la descomposición política y el deterioro profundo de la seguridad pública, debido a diversos factores en los que resalta la corrupción, pésimas gestiones de la presidencia municipal, el corporativismo y la colusión innegable de algunas autoridades con el crimen organizado.


Diversas administraciones federales y estatales han pasado, algunas siendo irresponsablemente indiferentes ante la debacle que azota a San Martín, y otras francamente impotentes, a pesar del empeño que mostraron en mejorar la situación.

Por eso es importante que esta vez se concrete exitosamente el concurso de los tres niveles de gobierno, de la sociedad civil y los cuerpos intermedios para componer desde raíz la vida pública de Texmelucan y el inicio debe ser la investigación y el castigo con todo el peso de la ley a quienes atentaron y planearon el crimen contra Elim Garzón.