La defraudación en México

En los pasados días supimos que varias empresas de gran tamaño: Walmart, Femsa, IBM, acereras y otras se pusieron al corriente en su pago de impuestos. Las cantidades son de miles de millones de pesos. La encargada del SAT, Raquel Buenrostro, dijo que incluso se podrían recaudar hasta 70 mil millones, cifra importante en época de penurias económicas y la pandemia, donde hace falta más dinero para salvar vidas.

La institución Oxfam, lucha con especialistas para que los millonarios paguen sus impuestos, ya que generalmente los empresarios medianos y pequeños erogan más que los consorcios internacionales, pues las compañías gigantes evaden las tasas impositivas trasladando sus cuentas a paraísos fiscales.

Una investigación del periodista, Ignacio Rodríguez Reyna, que tardó algunos meses, señala que 722 cuentas dejaron de retribuir al fisco mil 100 millones de pesos. Entre los que estuvieron en dicha malversación de fondos se encuentran: consorcios manufactureros, chinos, ligados a la Estafa Maestra y hasta algunos asociados a carteles como del Chapo, una concuña del motejado Mencho (Nemesio Oceguera), textileras y varias más.


Quienes posibilitaron tal engaño al pueblo de México, fueron los entonces ministros de la SCJN: Eduardo Medina Mora, Margarita Luna Ramos y Javier Laynez (hoy, todavía en activo) los cuales aprobaron amparos contra algunas de ellas en la última etapa del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Los que no sólo posibilitaron sino participaron en la operación fueron el ex secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya (yerno de Carlos Salinas de Gortari); Alberto Bazbaz, primero en la UIF y luego en el Cisen- quien por cierto como procurador del estado de México estuvo inmiscuido en la sucia operación de la niña Paulette- y Orlando Suárez, entonces en la SH.

González Reyna muestra claramente que desde la administración anterior no sólo se les autorizó a los que saquearon al pueblo de México, sino se les brindó protección en todos los órdenes de gobierno.

¿Protestarán por ello los que en sus automóviles piden la caída de López Obrador?

Seguramente no.

[email protected]

@jamelendez44