LA CORNADA

No es difícil saber quién se robó los papeles de las obras morenovallistas. Solo tienen que revisar a los funcionarios que en esa época estrenaron casas, helicópteros y yates