LA CORNADA

Aunque nuestros gobernantes no lean los periódicos ni las encuestas, lo cierto es que la violencia en Puebla está galopante