LA CORNADA

Enrique Cárdenas viaja de una dimensión a otra sin el menor recato