LA CORNADA

Tal como se ha dejado ver, Morena es una estampa, pero no un partido