Martes, febrero 27, 2024

Javier Palou, “la mano que meció la cuna” para la clausura de la exposición de la Capilla Sixtina

Destacamos

En las pocas horas que duró la clausura del Instituto Nacional de Antropología de Historia (INAH) a los trabajos de la instalación de la réplica de la Capilla Sixtina del Vaticano, la cual se está montando en el atrio de la Catedral de Puebla, algunos perciben que alguien que generó este conflicto habría sido Javier Palou García, el titular de la Coordinación Ejecutiva de la Presidencia Municipal de la capital.


Si algo caracteriza a Palou García no solo es su influencia en la edil Claudia Rivera Vivanco, sino principalmente destaca por su carácter huraño e irascible, además de ser el autor de la mayor parte de las intrigas, confrontaciones y el desasosiego entre los funcionarios de primer nivel del ayuntamiento de Puebla.

Como parte de ese comportamiento, se dice que había molestia de Javier Palou de que el gobierno de Puebla no había sido tomado en cuenta en la organización de la exposición en cuestión.

Quienes conocen como se dio el conflicto de la clausura del montaje en cuestión, narran que desde la oficina del coordinador ejecutivo de la Presidencia Municipal salieron las primeras críticas contra la exposición, argumentando que se estaba generando polvo en el zócalo, molestia de la ciudadanía y supuestos daños al piso del atrio de Catedral. Por tanto, era necesaria –se argumentaba– la intervención del ayuntamiento.

De poco o nada sirvieron las explicaciones de que había sido una gestión exclusiva del gobierno del estado, junto con el Arzobispado de Puebla, el traer a la Angelópolis dicha exposición, que en la Ciudad de México tuvo un éxito inaudito, ya que cuando se montó en la Plaza de la Nación, junto al monumento a la Revolución –a mediados de 2016–, hubo días en que se registró una asistencia de más de 23 mil personas.

Fuentes bien informadas dicen que se sospecha que desde la misma oficina del gobierno municipal, se habría gestionado la intervención del INAH para clausurar los trabajos del armado de las carpas que van a albergar la réplica de la Capilla Sixtina.

Que algún funcionario de alto nivel del INAH, aprovechó este asuntos para cobrar algunas diferencias que tiene con el Arzobispado de Puebla.

Tal vez por eso el INAH actuó con total opacidad.

De manera extraoficial se dijo que la clausura era porque no se presentó “el proyecto de obra”.

Sin embargo, el delegado del INAH en Puebla, Ambrosio Guzmán, guardó silencio. Esta casa editorial lo buscó insistentemente y no quiso explicar, informar, justificar, el por qué de la cancelación de los trabajos en la Catedral.


Parece que el funcionario no tenía argumentos para justificar dicha acción, que por lo visto fue motivada por un acto de vil envidia.

Ultimas

Arranca construcción del IPN en Puebla; abrirá matrícula a 7 mil 500 estudiantes

Con una inversión de 2 mil 800 millones de pesos, que proceden en su totalidad de las arcas del...
- Anuncios -
- Anuncios -