Martes, junio 25, 2024

Ixil resiste

Hace unos días La Jornada Maya publicó una nota indignante e interesante a la vez: “En conferencia de prensa, una delegación de la comunidad maya de Ixil, Yucatán, denunció los varios intentos de despojos que su territorio está sufriendo por parte de inmobiliarias y proyectos eólicos. (…) La delegacion, de ocho personas, informó sobre las gestiones que realizaron estos días en la Ciudad de México ante la Suprema Corte de Justicia y distintas instituciones federales como el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), el Registro Agrario Nacional (RAN) y la Fiscalía Especializada en Materia de Derechos Humanos (FEMDH), donde interpusieron una denuncia penal por actos fraudulentos cuyo fin era despojarles de más de 5 mil 200 hectáreas de tierras ejidales de uso común”. Según argumentan los pobladores, el despojo es perpetrado por empresas inmobiliarias, granjas porcicolas y avícolas. Ya en otras ocasiones me he sumado y he transmitido el sentir de numerosas comunidades mayas de la península que luchan en contra de este tipo de empresas que no sólo les despojan de sus tierras, sino que las contaminan o contaminan sus mantos freáticos y cenotes. De hecho, hace unas entregas, denuncié la rapacidad de grupos menonitas en el estado de Campeche. En otros momentos, he exhibido lo que hacen las empresas turísticas cerca de las zonas arqueológicas y el contubernio de las autoridades, como ha sucedido en Chichén Itzá, aspecto que discuto en la columna “¿De quién es Chcichén Itzá?”.  También la denuncia sobre el despojo de terrenos ejidales aledaños a Dzibichaltún para construir residenciales de alto nivel o las quejas de trabajadores del INAH que vemos en Palenque o en Bonampak, casos de los que hablo en la columna “Patrimonio Arqueológico”.  Y uno pensaría que esto termina, pero no, esas tierras del mayab han sido, desde siempre, una tentación para los intereses del capital más diverso y su carácter es histórico. De hecho, el año pasado dediqué una entrega (Ixil: despojo y desposesión) a hablar de la represión a pobladores de Ixil por parte del gobierno aliado con los empresarios que quieren despojar a la comunidad de sus tierras. Por lo tanto, cada que vea una nota como esta, cada que encuentre un manifiesto maya a favor de la conservación de su territorio y en contra de su expolio, lo daré a conocer.

En esta ocasión quiero compartir otro aspecto que me atrajo de la nota: el que sean pobladores de Ixil. Es interesante pues de ese lugar proviene uno de los tantos libros de Chilam Balam de los que tenemos noticia. Según nos informa Laura Caso Barrera en su comentario a la edición facsimilar de El Chilam Balam de Ixil (2011) los libros del Chilam Balam son “textos coloniales escritos en idioma maya yucateco, pero con caracteres latinos; los que se conocen hasta el momento utilizan papel europeo. (…) Es posible que algunos de los textos históricos, calendáricos y rituales que aparecen en estos manuscritos hayan sido tomados de textos escritos con glifos mayas y transcritos en letras latinas”. Los más conocidos son los de Chumayel, Tizimín, Tekax, Kaua, Nah, Tuzik y, por supuesto, el de Ixil, motivo de esta entrega. Caso nos dice que el “Ixil es sumamente interesante porque reúne una serie de textos tomados de libros europeos, algunos prohibidos por la Inquisición en el periodo virreinal, a los cuales, sin embargo, tuvieron acceso los mayas que sabían leer y escribir, pues los tradujeron y copiaron para crear estos manuscritos”. El libro conserva en su interior elementos esotéricos, prohibidos para los habitantes de Nueva España; pero también estaban prohibidos a los indígenas la lectura de textos médicos, astronómicos y cosmográficos, que también se encuentran en este volumen. Curiosamente, Caso nos comenta que también se prohibió que los indígenas tuvieran biblias o sermonarios pues se argumentó que harían una mala interpretación de lo ahí escrito. Y, sin embargo, en el Ixil también tenemos una versión de esto, a la manera de los escribanos mayas que elaboraron el documento al parecer desde el inicio de la colonización y hasta bien entrado el siglo XVIII, por la interpretación que hace Caso del uso de ciertas letras y alocuciones de esa época. Claro, quien esté leyendo esto se preguntará ¿qué diantres tiene que ver un texto escrito por los mayas en la época colonial, en maya, en caracteres latinos y con contenido médico, esotérico, bíblico e histórico con las protestas formales de los pobladores ante la SCJN? Bueno, es fácil. La voluntad de resistencia que estos pueblos mayas han tenido desde el primer momento en que los europeos pusieron pie en territorio de la Península de Yucatán.

Te podria interesar: Genocidio Palestino

Federico Navarrete argumenta en su libro “¿Quién Conquistó México?” (2019), que lo hicieron los miles de indígenas de numerosas comunidades que se unieron a los pocos invasores que llegaron para participar en las diversas conquistas que se dieron en territorio otrora mesoamericano. No fueron Hernán Cortés gracias a su “genio” bélico y “sagacidad” política; algo similar sucedió con la colonización, pues numerosas comunidades estuvieron dispuestas a integrarse al pacto colonial. Sin embargo, pese a que hubieran colaborado, quizá incluso para conservar ciertos privilegios y algo de poder, eso no quiere decir que siempre estuvieron de acuerdo con su nueva realidad y que nunca hubo resistencias diversas, incluida la que vemos en la escritura de los libros de Chilam Balam, a todas luces clandestinos y ocultos a ojos no deseados. Además, como él mismo señala, las conquistas a los pueblos originarios no terminan y constantemente tienen que estar luchando frente a los embates, primero coloniales, luego de los gobiernos mexicano y yucatecos independientes, y más adelante, de los abusos de gobiernos locales y federales, en contubernio con empresarios en los siglos XX y XXI, incluido el Tren Maya en todo este esquema. Podemos decir sin equivocarnos, que la resistencia en todo el territorio peninsular y ahora concretamente en Ixil, tiende sus raíces profundamente en su pasado y en su necesidad de construir memoria y de conservar algo que es sumamente importante para las poblaciones originarias en todo el Continente: la tierra, el agua, el aire, la identidad, la lengua, la cultura, en fin, todo aquello que les da sentido. Varios de los habitantes de Ixil dieron cuenta de su lucha y las razones para acudir al centro del país al máximo tribunal. Por ejemplo, según consta en la nota, “José Argemiro aclaró que presentaron un amparo contra la orden de aseguramiento de sus tierras del 17 de agosto de 2023, pero el Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa de Yucatán les denegó la suspensión provisional. (…) En este tribunal trabaja un primo segundo de una de las personas que se ostenta como propietaria y que está queriendo despojar a la comunidad. Por este y otros motivos, acudieron a la Suprema Corte para que sea ella quien decida sobre la suspensión definitiva que han solicitado en el amparo”. Negocios familiares, corrupción, descaro, todo tiene un tufo a una historia contada miles de veces en el largo martirio que ha significado para comunidades en todo el territorio nacional de las que un pueblito en Morelos, Anenecuilco, es un ejemplo destacable; igualmente en Campeche, cuando comunidades son desplazadas por la familia Escalante y sus eternos aliados políticos para construir proyectos inmobiliarios hace tan solo unos años. Pareciera que el expolio camina inexorable y no tiene fin y no importa quién gobierne, el interés particular es el que impera, sea la siembra de monocultivos, la explotación de madera, agua y otros recursos o el uso de tierra y agua para albergar y beneficiar a granjas porcícolas y avícolas. Poco podemos hacer acá y poco importa a la gran mayoría de la población de nuestro país, obnubilada por las luces engañosas de nuestro mundo neoliberal meritocrático y de masturbación mental en redes sociales. Pero, afortunadamente, ahí han estado y siguen estando esos mayas de Ixil para defender su tierra, y la nuestra, de paso también.

También podrías leer: La palabra

Temas

Más noticias

La salud universal y gratuita está prácticamente llegando a lograrse, asevera gobernadora

Al entregar simbólicamente más de 462 credenciales IMSS- Bienestar a igual número de beneficiarios, la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros remarcó que todavía este nuevo...

En 2023 crecieron 23% los conflictos de trabajo en el estado de Puebla, fueron más de 2 mil 600

Los conflictos de trabajo registrados el año pasado en el estado de Puebla se elevaron 23 por ciento, de acuerdo a cifras del Instituto...

Últimas

Últimas

Relacionadas

Aparece página apócrifa de la organización de los pueblos en contra del relleno sanitario de Cholula

La Unión de Pueblos y Fraccionamientos contra el Basurero ha denunciado esta mañana que se ha creado en facebook una página falsa del movimiento...

Cocodrilos

Una de las relaciones más estrechas y duraderas que se establecieron entre las comunidades de lo que se ha denominado Mesoamérica y su entorno,...

Profepa condiciona el funcionamiento del relleno intermunicipal de San Pedro Cholula

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) confirmó que desde el pasado 30 de abril  quitó la clausura temporal al relleno sanitario intermunicipal...

Más noticias

La salud universal y gratuita está prácticamente llegando a lograrse, asevera gobernadora

Al entregar simbólicamente más de 462 credenciales IMSS- Bienestar a igual número de beneficiarios, la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros remarcó que todavía este nuevo...

En 2023 crecieron 23% los conflictos de trabajo en el estado de Puebla, fueron más de 2 mil 600

Los conflictos de trabajo registrados el año pasado en el estado de Puebla se elevaron 23 por ciento, de acuerdo a cifras del Instituto...

Graduó UATx a estudiantes de Enfermería y Obstetricia

Cumpliendo el compromiso de entregar profesionistas capacitados para brindar servicios de calidad a su comunidad, la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), a través de...