Robos, difamaciones y anomalías en pagos, irregularidades detectadas en la SC en el último año

Robo en oficinas, extracción de una cámara fotográfica y pantallas, faltas administrativas graves en la organización de actos como el Huey Atlixcáyotl, incumplimiento en protocolos de entrega- recepción, difamaciones y venta de asesorías a nombre de la propia Secretaría de Cultura (SC) de Puebla, son algunas de las irregularidades detectadas en esta dependencia en el último año.  

En un documento -que está en manos de esta casa editorial-, se da cuenta de un total de 10 denuncias hechas por la SC ante instancias como el Órgano Interno de Control, la Secretaría de la Función Pública, la Fiscalía Anticorrupción del Estado de Puebla y la Fiscalía General del Estado.  

En dichas denuncias aparecen nombres de servidores públicos como Óscar Alejo García, quien fuera parte de la SC durante el gobierno marinista y luego en el extinto Consejo Estatal para la Cultura y las Artes creado por la gestión morenovallista.  


Sobre él, existen denuncias por presuntas faltas administrativas según consta en el expediente SFPPUE-CGOVC-OICSC/INV-020/2020 del Órgano Interno del Control, en el que constan “anomalías en los pagos a grupos de danzantes indígenas del Festival Huey Atlixcáyotl 2019 y presuntas irregularidades al solicitar la adecuación y autorización de recursos por un importe de 70 mil pesos para llevar a cabo el concierto en homenaje a Francisco Toledo por la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo”. 

De igual forma, la SC señala a Arturo Yáñez Castro, colaborador de la Dirección de Difusión y Promoción, quien “ha sido acusado de vender asesorías a gestores municipales, en nombre de la secretaría”, como consta en el oficio SPF-SR-DAQD-871/2020 fechado el 12 de junio de este año, emitido por la Secretaría de la Función Pública. 

Otro señalamiento -según consta en la carpeta 734/2020/CEMASC emitida por la Fiscalía General del Estado-, es en contra de José Antonio Camarillo Sánchez, ex trabajador de la Dirección de Acervo Cultural, por “amenazas”. 

Una denuncia más, con el oficio SPF-SR-DAQD-872/2020 de la Secretaría de la Función Pública con fecha del 12 de junio del presente año, gira en torno a “las presuntas anomalías en las que incurre Anastasio Juárez Herrera con plaza de honorarios H0001 de la Dirección de Patrimonio”, quien es señalado de difamar a la directora administrativa Sonia Duarte, mediante una campaña de mediática en redes sociales. Se indica que este personaje llegó a la SC promovido por Alejandra Santamaría Llerandi, quien fuera directora de Patrimonio cultural. 

Sobre esta ex funcionaria, según consta en el Órgano Interno de Control con el número de oficio SFPPUE-CGOVC-01CSC-029-2020, se indica que hubo irregularidades en la entrega- recepción de la dirección de Patrimonio Cultura y que la propia Alejandra Santamaría dio una respuesta, la cual “se encuentra en proceso de revisión y de integración del expediente con los documentos que sustentan un primer oficio”. 

También en proceso de investigación ante el Órgano Interno del Control con número de expediente SFPPUE-CGOVC-OICSC/A.I.001/2020 está el señalamiento a la ex directora de Talleres de Iniciación Artística, Eunice Edith Gil Ruíz, quien “retiró muebles de la ex Fototeca sin seguir el protocolo oficial”. 

En el listado de irregularidades, destacan además la serie de robos de los que fue objeto la SC: uno suscitado el 6 de julio detenido por no tener testigos de los hechos; y el “extravío de una cámara fotográfica marca Canon”, un hecho ocurrido por el cambio de oficinas de la dirección de Artesanías: de la Casa del Torno a la 7 Oriente número 15, en el Centro Histórico. 

De éstos, resaltan las denuncias por un par de robos en la Dirección de Artes Plásticas y Escénicas. El primero, referente a la sustracción de instrumentos del Cecamba, un hecho que actualmente está en proceso ante la Fiscalía Anticorrupción del Estado de Puebla con carpeta de investigación CDI 216/2018/FECC/UI-A-V, pues en “el inventario siguen apareciendo los instrumentos denunciados”. El segundo, consistente en el robo de pantallas por parte de un ex trabajador -con la carpeta CDI 374/2020/FECC/UI-A-, pues “de las ocho pantallas cuatro fueron devueltas, por lo cual las restantes están en el proceso correspondiente”.