La SC llama a presentar investigaciones en torno a la figura de María Lombardo Toledano

La cuentista, conocedora del pasado mesoamericano e importante figura del siglo XX mexicano María Lombardo Toledano (Puebla, 6 de diciembre de 1900- 30 de junio de 1964), será la protagonista de la edición 2020 del Certamen histórico biográfico sobre hechos o personajes destacados del estado, que organiza la Secretaría de Cultura (SC) estatal. 

En este concurso, impulsado desde la Dirección de Fomento Cultural, investigadores de la entidad podrán presentar un artículo científico original que contenga resultados de investigación, así como referencias, notas, cuadros e imágenes que complementen el texto elaborado en torno a la escritora nacida en Teziutlán. 

La inscripción de los trabajos concluye el 16 de octubre. La extensión de la investigación debe ser mínimo de 10 cuartillas y máximo de 30, y se enviará junto con la documentación requerida en la convocatoria al correo electrónico talleres.literari[email protected] El autor del artículo ganador será premiado con 15 mil pesos. 


Los resultados se darán a conocer públicamente el 13 de noviembre a través de la página oficial de Facebook: Secretaría de Cultura Puebla y de Twitter: @CulturaGobPue, así como en el sitio web sc.puebla.gob.mx, donde además se podrá consultar la convocatoria completa. 

María Lombardo Toledano, quien es recordada como una importante novelista del siglo XX, cuyos textos fueron elogiados por reconocidos escritores como Agustín Yáñez y Juan Rulfo, fue hermana del sindicalista, político y filósofo mexicano Vicente Lombardo Toledano. 

Tras pasar su infancia en Teziutlán, se trasladó con su familia a la capital del país. En 1918, la joven decidió tomar clases de epistemología con el arqueólogo mexicano Alfonso Caso en la Universidad Nacional y años más tarde, en 1922, contrajeron matrimonio.  

En esos años, acompañó a su marido en su trabajo arqueológico en Monte Albán, Oaxaca, donde se ganó el cariño de la gente, quien en reconocimiento nombró a una comunidad mixe como la escritora. 

Una vez que sus hijos Beatriz, Andrés, Alejandro y Eugenia fueron adultos, la autora se dedicó a la escritura y publicó su primer libro de cuentos Muñecos de niebla (1955), al que le siguió Una luz en la otra orilla (1959) y La culebra tapó el río (1962). 

Tras fallecer dejó inconcluso La cosa viva más vieja, libro que al parecer narra la historia de un árbol que es testigo de varias historias.