Inicia Contraloría Municipal investigación contra Ollín Rivera por exigir “moches” a empresarios de “giros negros”

Por el presunto tráfico de influencias y cobro de “moches” hasta por 120 mil pesos para la apertura de antros y bares, la Contraloría Municipal de Puebla inició una investigación contra los titulares de Normatividad Comercial y Relaciones Públicas del ayuntamiento, Jesús Pastor Herrera y Ollín Rivera, respectivamente.

Lo anterior, a petición de los regidores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), tras las acusaciones que hizo un grupo de empresarios de giros negros.

El contralor municipal Mario David Riveroll, afirmó que no tienen una queja directa contra ambos funcionarios; sin embargo, precisó que dentro de su plan de trabajo está iniciar una auditoría a ambas dependencias que se encargan de autorizar las licencias de funcionamiento a negocios.


“Directamente una queja contra  ellos no tenemos, pero de todos modos a petición o no estamos llevando a cabo una auditoría de todas las autorizaciones de apertura de negocios que autorizó el ayuntamiento”, informó.

El funcionario negó que haya recibido quejas por presuntos actos de corrupción de los funcionarios públicos y dijo que en caso de que los empresarios de centros nocturnos tengan quejas en contra de Ollín Rivera y Jesús Pastor Herrera tendrán que presentarlas ante la Tesorería Municipal.

Hace unos días, empresarios de giros negros denunciaron a ambos funcionarios por la creación de una estructura alterna al gobierno de Claudia Rivera Vivanco.

Fuera de la nómina del ayuntamiento de Puebla, aseguraron que la red de tráfico de influencia es operada por Ollín Rivera y Jesús Pastor, quienes exigen el cobro de “moches” hasta por 120 mil pesos para la apertura de antros y bares.

Además –señalaron- extorsionan con tarifas de hasta por 30 mil pesos mensuales, para evitar la clausura de los centros nocturnos, y por facilitar trámites para la instalación de estos negocios.

No somos extorsionadores, dice señalado

Sobre las acusaciones, titular de Normatividad Comercial, Fernando de Jesús Pastor Herrera, negó las acusaciones y desmintió algún nexo con Ollín Rivera.

Dijo que es falso que haya creado una estructura alterna a la administración municipal para realizar el cobro de cuotas a empresarios para autorizar la instalación de bares, antros y table dance.

Dejó en claro que Ollín Rivera es director de Relaciones Públicas de la presidente municipal Claudia Rivera Vivanco, y no tiene nada que ver con el tema de normatividad de comercios.

Aseveró que tampoco trabajan de manera conjunta para extorsionar a los empresarios dedicados a centros nocturnos.

El modo de operar de ambos funcionarios municipales es que envían a un coordinador y cuatro supervisores a los giros negros para exigir la documentación en regla, pero en dado caso que no se cuente con la totalidad de la papelería oficial les piden 30 mil pesos mensuales para que no sean clausurados.