Sábado, mayo 25, 2024

Inoperante la mitad de las 29 plantas de tratamiento de aguas residuales a lo largo del Atoyac en Puebla: Ceaspue

Destacamos

Casi 50 por ciento, es decir, 13 de las 29 plantas tratadoras de aguas residuales en el cauce del río Atoyac en la entidad se encuentran fuera de operación, informó la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento de Puebla (Caspue) a través de una solicitud de información hecha por La Jornada de Oriente.

En el documento destaca que entre las plantas que no funcionan se encuentran las ubicadas en las juntas auxiliares de Azumiatla y San Pedro Zacachimalpa, cuya operación depende del propio Ceaspue, mientras que otras ocho en el municipio de Puebla que están bajo la supervisión de Concesiones Integrales Agua de Puebla están activas, aunque no funcionan a 100 por ciento, según advierte un especialista en el tema.

Uno de los municipios con el mayor número de plantas tratadoras de aguas residuales inoperantes es Huejotzingo con cuatro, es decir, la ubicada en la cabecera municipal, así como las que se encuentran en San Miguel Tianguizolco, Santa Ana Xalmimilulco y Santa María Nepopualco, pese a que en la segunda de estas poblaciones hay una alta presencia de complejos industriales.

Según la información proporcionada por el Ceaspue en dicho municipio se encuentran cinco plantas, de las cuales solo funciona una, misma que se ubica en la localidad de Benito Juárez.

El segundo municipio con más plantas afuncionales es Santa Rita Tlahuapan, con cuatro, las cuales se ubican en las localidades de San Juan Cuauhtémoc, San Miguel Tianguistenco, San Rafael Ixtapalucan y Santa Cruz Otlatla.

En Santa Rita Tlahuapan hay un total de siete plantas, de las cuales solo funcionan tres y se encuentran en las poblaciones de Santa María Texmelucan, Santiago Coltzingo y en la cabecera municipal.

El siguiente municipio con el mayor número de plantas sin funcionamiento es Puebla capital con dos, las cuales se encuentran en las juntas auxiliares de Azumiatla y San Pedro Zacachimalpa.

La ciudad capital es la que cuenta con el mayor número de plantas en total, de las cuales, dos son inoperantes y el resto lo hace pero de manera deficiente, según afirmó un experto ambientalista.

Las plantas que a decir del Ceaspue sí funcionan en el municipio de Puebla son la ubicadas en San Francisco -donde este río converge con el Atoyac-, Alseseca Sur, Atoyac Sur, Barranca del Conde, Cisa, Mira Atoyac, Parque Ecológico y San Francisco.

El ambientalista consultado sostuvo que todas estas plantas, las cuales son operadas en su totalidad por Concesiones Integrales, son de tratamiento ordinario avanzado; sin embargo, de acuerdo a la ley y a la clasificación del Atoyac deberían de convertirse en plantas secundarias para hacer un mejor tratamiento.

Quien pidió el anonimato por miedo a represalias por parte de Agua de Puebla afirmó que según diferentes estudios hechos en la calidad del agua tratada por estas plantas se concluyó que únicamente operan a 40 por ciento de su capacidad.

Asimismo, omiten procesos biológicos para tratar los lodos generados por los químicos con los que se limpia el agua del río.

Afirmó que una muestra del tratamiento deficiente es la cantidad de espuma tóxica que emana de las descargas de estas plantas de tratamiento, como la Atoyac Sur, cuya evidencia ha sido documentada por activistas como Omar Jiménez Castro.

Otros municipios con plantas inoperantes son Cuautlancingo, la cual se encuentra en la población de San Lorenzo Almecatla; San Martín Texmelucan, también con una en su cabecera municipal -ambos con presencia de complejos industriales- y Tzicatlacoyan.

El especialista entrevistado afirmó que la operación de la mayoría de estas plantas depende de los ayuntamientos, autoridades que deciden apagarlas por los altos costos que representa la energía eléctrica.

Sin embargo, advirtió que el riesgo de ser inoperantes es que la tecnología se deteriore, se roben o se afecten los equipos por vandalismo.

Destacó que la consecuencia principal es que el agua del Atoyac no es tratada como se debe, lo que hace imposible su tratamiento, razón por la cual tiene presencia de metales pesados provocados por las industrias y de contaminantes biológicos provenientes de las descargas municipales.

En su opinión si todas las plantas de tratamiento funcionaran como es debido se avanzaría en más de la mitad en el saneamiento del Atoyac, el segundo río más contaminado de México.

Ultimas

Lluvia deja dos lesionados en el IEE y daños en la sede del PREP

La tormenta que se registró la tarde hoy en Puebla capital dejó dos lesionados en el Instituto Electoral del...
- Anuncios -
- Anuncios -