Viernes, julio 19, 2024

Inoperantes 62 de las 118 plantas tratadoras que se encuentran en la cuenca del río Atoyac: Conagua

Destacamos

De las 118 plantas tratadoras de aguas residuales que se encuentran instaladas en la cuenca del río Atoyac, entre los estados de Puebla y Tlaxcala, 62 se encuentran inoperantes y los 56 restantes tienen una capacidad reducida de 4 mil litros por segundo, lo cual significa que trabaja por debajo de sus posibilidades de saneamiento.

La información fue revelada por el director General del Organismo de Cuenca del Balsas, de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Eduardo Andrés Galván Torres, durante el Foro Regional sobre la Cuenca del Alto Atoyac, efectuada en la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

El funcionario federal informó que sólo en 2022 se destinaron 106 millones de pesos para el saneamiento del Atoyac, el segundo más contaminado del país. De la totalidad del recurso, el 97 por ciento se ocupó a la habilitación de las plantas tratadoras.

En el foro virtual, destacó que el recurso propuso 11 proyectos del Programa de Acción de Saneamiento (PAS) para la rehabilitación, reingeniería, ampliación y construcción de las plantas o colectores que conectas a estas mismas.

Galván Torres precisó que sólo dos proyectos tuvieron otros fines. El primero es la creación de la Escuela del agua, en Tlaxcala; y la segunda corresponde a la ampliación del alcantarillado de San Antonio Cacalotepec, en el municipio de San Andrés Cholula, en Puebla. 

En marzo de 2017, organizaciones sociales y pueblos afectadas por la contaminación de los ríos Atoyac y Zahuapan lograron que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitiera la recomendación número 10/2017, por la violación a sus derechos humanos.

En dicha recomendación se emitieron 30 puntos, de los que tres iban directamente a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); 11 para la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) y 16 para la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

A la par, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer durante su Cuarto Informe de Gobierno que, del total de 397 plantas de tratadoras de aguas residuales en el estado de Puebla, con registro ante la Conagua, únicamente 149 funcionan, lo cual representa menos del 38 por ciento de su totalidad.

Por otro lado, el director General del Organismo de Cuenca del Balsas de la Conagua anticipó que para 2023 entrará en vigor cambios a la NOM 001, sobre el tratamiento de aguas, que harán de la misma más rigurosa.

Enfatizó que la finalidad es que no se trata de ser “punitivos”, sino de hacer cumplir las normas.

Los municipios más afectados por la contaminación en el afluente estarían Puebla capital, San Martín Texmelucan, Huejotzingo, San Pedro Cholula, Cuautlancingo, San Miguel Xoxtla; así como Tepetitla, Nativitas e Ixtacuixtla, en Tlaxcala.

Uso y abuso de la cuenta del Alto Atoyac

Durante su intervención, el director del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Aurelio Fernández, expuso que la discusión que se hace entorno al tema del Atoyac se anteponen dos cosas: la disponibilidad del agua (cuánto hay, a quién le llega y cuánto nos cuesta) y la contaminación y la calidad del líquido.

En el Foro, destacó que el tema de la disponibilidad del agua no se analiza casi nunca, porque pareciera que hay un desinterés de dónde llega el agua que consumismo. 

En el caso de Puebla, informó que se abastece en 44 por ciento del acuífero del Alto Atoyac, para surtir a la capital del estado.

“Que pasó con el socavón, hasta una cumbia le hicieron; nosotros compartimos la tesis que es producto de la sobreexplotación del acuífero y está muy documentado en casos similares”, afirmó.

Esta misma postura la compartió Vicente Nolasco, también del Cupreder, quien informó que la Cuenca del Alto Atoyac no tiene disponibilidad de agua, según datos de la Conagua del mes de septiembre pasado.

Precisó que actualmente 115 de los 653 acuíferos que hay en el país tienen problemas de disponibilidad de agua. 

En Puebla, enfatizó que el acuífero del Valle de Tecamachalco tiene un déficit de menos 63 millones de metros cúbicos al año.

En el tema de concesiones de agua, Nolasco indicó que se han otorgado 1 mil 368 en la entidad poblana, con un volumen 231 millones de metros cúbicos al año; y para Tlaxcala, 770 concesiones, con 128 millones de metros cúbicos.

En un comparativo de 2013 a 2020, el Alto Atoyac disminuyó su disponibilidad de agua subterránea en un 37 por ciento, al pasar de 46.7 millones de metros cúbicos a 29.3 millones de metros cúbicos.

Mientras que la Cuenca del Valle de Puebla disminuyó más del 60.1 por ciento de su disponibilidad, al reportar en 2023 un total de 51 millones de metros cúbicos de agua, que se redujo a 20 millones.

Aurelio Fernández señaló que “no hay política pública consistente para la recarga de acuíferos; además, la ley permite a la Conagua el otorgamiento de concesiones para pozos que prioriza la generación de ganancias como a refresqueras y cerveceras. Que no se permita más”.

Por esta razón, dijo que hay que acabar con el mercado de concesiones, como es el caso de Bonafont que tiene un permiso para extraer agua, pero de manera desconocida explota más de la permitida.

“El agua no debiera ser una mercancía, pero lo ves”, dijo, al final de su participación. 

Sólo el 13% de mil 586 fábricas cuentan con planta tratadora

De acuerdo con datos de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el río Atoyac atraviesa por 49 municipios de Tlaxcala y 22 de Puebla, donde se encuentran instadas un total de mil 589 industrias, de las cuales solo 219 tienen plantas tratadoras de agua, apenas el 13.7 por ciento.

Por la contaminación que se ha generado en el Alto Atoyac, de enero a noviembre, el gobierno del estado clausuró un total de 18 empresas del sector textil debido a que vierten sus descargas al río Atoyac.

Sin embargo, la clausura de las empresas sólo representa apenas el 1 por ciento del total de las más de mil 500 fábricas contaminantes. 

Luego del convenio firmado entre los empresarios de la Cámara de la Industria Textil de Puebla y Tlaxcala (Citex) y el Gobierno del Estado de Puebla, el sector tiene un año para instalar plantas tratadoras de agua, y para ello tendrán que invertir más de un millón de dólares, de lo contrario serán clausurados. 

En una entrevista que la titular de la Semarnat, María Luisa Albores González, concedió a Ángulo 7, dijo que la zona más contaminada del afluente es la del Puente México, localizado al norponiente de la capital poblana, hasta desembocar a la presa Valsequillo, por lo que en temporada de sequía los olores son muy fuertes y se dispersan.

Informó que la mayoría de las empresas instaladas sobre la cuenca del río son del giro alimentario, automotriz, papelero, de plásticos, metal mecánico, electrónica, química, metalúrgico y textil.

No obstante, refirió que es el ramo textil el responsable de las coloraciones que se pueden ver en el afluente. 

Los colorantes que usa la industria textil son muy dañinos para la salud debido a que contienen arsénico, cadmio, aluminio, cromo, zinc, flúor, entre otros, minerales que causarían cáncer, lesiones cutáneas, la llamada fiebre de los humos metálicos, parecida a la influenza, así como anemia y cuadros intestinales con dolores abdominales, diarreas y hasta hemorragias intestinales.

En lo que va de 2022, mencionó que se han realizado 71 visitas de inspección y cinco clausuras, de las que tres son parciales temporales y dos totales temporales.

Al final, consideró de vital importancia el diálogo con la industria, por ser la principal generadora de la problemática que no permite avanzar en torno a disminuir los niveles de contaminación en el Atoyac. 

Ultimas

En tres años la ciudad de Puebla logrará 8 millones de turistas: Domínguez

Al concluir la administración municipal actual sumarán más de 8 millones de visitantes a la ciudad de Puebla, estimó...
- Anuncios -
- Anuncios -