Inequidad, racismos y despojos

“When the power of love overcomes the love of power, the world will know peace.” [Cuando el poder del amor sobrepase al amor por el poder, el mundo conocerá la paz.]

Jimi Hendrix.

El pacto social se ha roto y no es reciente, aquel que ofrecía bienestar para todas las personas, es una falacia que la realidad se ha encargado de desmontar. La crisis civilizatoria cada vez más, devela las inequidades que el capitalismo como totalidad, ha impuesto en diversas regiones a escala global. Los orígenes de los racismos, clasismos, sexismos y demás ismos resultantes de las clasificaciones sociales, se han impuesto desde el binomio modernidad-colonialidad. El despojo de territorios y vidas, de forma constante y masiva, ha sido fundamento del capitalismo. La acumulación de capital no es posible sin la corporalidad viviente de la clase trabajadora explotada en los centros de trabajo y sin los territorios expropiados a los pueblos primigenios.


El capitalismo no es excluyente, sin embargo, no incluye de igual modo a todas las personas, ni a todas las regiones. Los países empobrecidos, son quienes históricamente han dotado a los países industrializados, de elementos provenientes de la madre tierra, y de mano de obra calificada y no calificada, pero regularmente mal pagada. La división social del trabajo y la división sexual del trabajo, nos han ubicado en un escalafón de desigualdades, el ser hombre o mujer, blanco, negro, café o las diversas tonalidades del pigmento de la piel, heterosexual u homosexual, entre muchas otras, se convierten en categorías de privilegio y poder o de opresión y discriminación.

El reclamo del movimiento “Las vidas negras importan” sale en defensa del territorio más importante que históricamente ha sido despojado, nuestros cuerpos, la corporalidad viviente, que es negada por el sistema de opresión en que vivimos, y sobre la cual se infligen diversas formas de violencia, desde la explotación, legitimada por el capitalismo a través de la noción de trabajo asalariado, hasta las prácticas represivas y asesinas que se construyen contra la población a la que se le ha criminalizado.

Es racismo no es exclusivo de Estados Unidos, ni únicamente contra las personas negras. El colorismo en México, y en el resto de Nuestra América, son un claro ejemplo de ello, donde incluso la negritud ha sido poco reconocida o negada. El Apartheid en Sudáfrica, el nazismo alemán, el fascismo italiano y español, los conflictos étnicos y territoriales en los países bálticos, en África, la Línea de Gaza, se insertan en la lógica del despojo y la acumulación. Las formas de dominación, discriminación y explotación están enmarcadas en el interés por despojar los territorios de los elementos naturales y de la mano de obra, todo esto en la lógica de la acumulación de capital. Y todo esto se ha realizado históricamente de forma violenta.

Una vez que los pueblos son despojados de territorios y cuerpos, aquellos que no le resulten de utilidad para los fines del capital, se convierten en personas residuales al sistema, es decir, prescindibles en tanto no útiles para los procesos de valorización del capital. Así, la violencia intrínseca al sistema capitalista se profundiza en el marco de la interseccionalidad de violencias resultantes de las clasificaciones sociales impuestas en el binomio modernidad-colonialidad.

Hoy más que nunca, nos resulta urgente aprender, abrir nuestros marcos de referencia, salir de la zona de confort para reconocer la historia, para identificar las formas de violencia y despojo que se han impuesto históricamente y que no podemos permitir que se sigan produciendo y reproduciendo. No podemos ser cómplices de un sistema injusto. Hoy más que nos nunca, se nos exige ser capaces de crear las rupturas necesarias con el sistema de opresión, discriminación y despojo. Tenemos la oportunidad de construirnos como mejores personas, como mejores comunidades e intentar, con inteligencia y voluntad, desde la formación e información, tomar mejores decisiones para el bien común

Comparto algunos recursos para pensar y repensar la historia y ser capaces, desde nuestras historias, de construir una narrativa y una práctica de dignidad para la humanidad:

https://www.theprimaryschool.org/blog/2020/6/3/recursos-antirracistas-en-espanol?fbclid=IwAR10bRqyhhzszZAXvolMuv6wj1Tm4yMXv8l7mN7X44XN5wV676Clw-SP14c