Lunes, mayo 10, 2021

INAH recupera conjunto escultórico mariano del siglo XVIII severamente dañado

Destacadas

Pese a veda, “Bulnes Arquitectos” perfora pozo profundo para dotar de agua a la lujosa torre en espiral de Vía Atlixcáyotl

A pesar de la veda que existe por parte de la Conagua, el desarrollo inmobiliario “Bulnes Arquitectos”, que construye...

Segundo atraso del IEE en aprobar listas de candidatos rezaga inicios de campaña en Morena

Por segunda ocasión en menos de una semana, el Instituto Electoral del Estado (IEE) retrasó la aprobación de la...

Ha ocurrido un intento de linchamiento cada 3 días en Puebla durante 2021

En promedio cada tres días ocurrió un intento de linchamiento en Puebla durante el primer cuatrimestre del año, eventos...

Daños por humedad, ataque de insectos xilófagos y hongos en cuatro pinturas de caballete en más de 50 por ciento de su superficie; a la par de ataque de insectos en el soporte de una escultura mariana del siglo XVIII que provocaban que “al cargarla, los dedos de la mano se hundían en la talla, el daño era tal que la madera, prácticamente, se deshacía”.  

Ese era el estado del conjunto escultórico de la Virgen de la Candelaria del templo de la misma advocación que fue recientemente restaurado por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), tras la petición que hicieran habitantes de La Candelaria Teotlalpan, en el municipio de Totolac, en Tlaxcala, estado vecino de Puebla.

La restauradora del Centro INAH Tlaxcala, Jazziel Lumbreras Delgado, fue la responsable de la restauración de las obras, mismas que se hicieron con la aportación de los materiales por parte de la comunidad. 

- Anuncio -

La especialista explicó que la intervención de la imagen mariana “fue compleja, porque primero se tuvo que hacer una consolidación para poder estabilizarla, y después retirar intervenciones realizadas en décadas anteriores, debido a que había sido repintada completamente para ocultar algunos detalles como pequeñas pérdidas de color y abrasiones”. 

Asimismo, comentó que la intervención de esta pieza del siglo XVIII y tiene 158 centímetros de altura, representó un reto técnico, ya que la madera se pulverizaba al contacto, por lo que se tuvo que reponer parte de la misma, mientras que otras zonas se inyectaron para consolidarlas; eliminar el repinte implicó más tiempo. 

“La talla fue manufacturada en madera policromada y estofada, y con la intervención se rescataron los acabados originales. Ahora, la comunidad prevé presentarla ante la comunidad, en febrero próximo, con la dignidad que merece”, comentó. 

Lumbreras Delgado mencionó que también se recuperó y estabilizó el nicho de la escultura, su base de madera policromada y plateada –de 50 centímetros de altura–, la cual también había sido recubierta con pintura. 

Por lo que respecta a la imagen del Niño Dios, dijo, presentaba suciedad y repintes, que le fueron retirados. A la restauración del conjunto escultórico le siguió la reposición de elementos, resane, y reintegración cromática y de dorados y plata. 

La restauradora explicó que debido a la contingencia derivada de la Covid-19, las actividades se iniciaron con trabajo de gabinete, mientras que la intervención directa en la obra se llevó a cabo entre julio y noviembre de 2020. “Durante esta intervención, que se efectuó in situ, en las instalaciones del templo de La Candelaria Teotlalpan – el cual fue cerrado por los daños derivados del sismo de 2017-, se guardó el protocolo de seguridad indicado por las autoridades sanitarias del país, destacando de manera importante el apoyo recibido por parte de la fiscalía de la población”, subrayó. 

Sobre las cuatro pinturas de caballete, explicó que carecen de firma de los autores, sin embargo, destaca la titulada Retrato de Don Juan Antonio Merlo de la Fuente Xicohtencatl, del siglo XVIII, por tratarse de la estampa del primer sacerdote originario de Tlaxcala, nombrado obispo con la misión de ir a las Hibueras o Higueras (hoy Honduras) a evangelizar esos territorios, llegando a ocupar la mitra episcopal de Comayahua, que durante mucho tiempo fue la capital de esas tierras. 

“Esta pieza presentaba el ataque de hongos por ambos lados, y el daño había llegado a un grado tal que ya no se distinguía la parte superior del cuadro ni el rostro del religioso representado. Además, se le había colocado un entelado de algodón con algún adhesivo sintético, el cual se le retiró porque también tenía hongos, y provocaba problemas de estabilización en la capa pictórica”, refirió. 

Sobre las demás pinturas: Arcángel con niño dios, La última cena (ambas del XVIII) y San José con el niño dios (del XIX), la especialista indicó que presentaban problemas de humedad, hongos y roturas, producto de la descomposición de los soportes. 

La intervención consistió en estabilizar las obras para evitar que el hongo siguiera atacando, y se hicieron limpiezas superficiales para quitar el polvo y los rastros de otros materiales ajenos, así como la eliminación de microorganismos; también se consolidó la capa pictórica, y se retiraron intervenciones anteriores, como pequeños parches que habían sido mal colocados. 

Por último, la restauradora del Centro INAH Tlaxcala comentó que en las perforaciones de algunas de las obras se colocaron parches y bandas, y en la alusiva a san José se colocó un reentelado para estabilizarla. Posteriormente, se hicieron los resanes, la reintegración cromática y, finalmente, la aplicación de barnices y acabados. 

- Anuncio -

Ultimas

00:25:25

Dinero ilegal en campañas electorales. Una realidad que no ha podido frenar el INE.

Hoy en Las Reporteras que presenta La Jornada de Oriente: Mónica Camacho entrevista Germán Reyna y Herrero, director de ARH...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -