El IMSS cierra guarderías en Puebla y facilita trámite de incapacidad en línea

Por disposición del gobierno federal, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) anunció que a partir de este jueves y hasta nuevo aviso se suspenderá el servicio de las guarderías en Puebla.

Esto como medida de contención ante la contingencia sanitaria del Covid-19.

Las madres y padres fueron notificados a través de la colocación de avisos en los ingresos a las guarderías de esta capital tanto del Seguro Social o subrogadas, como las que se encuentran ubicadas en la calle 3 Poniente 2512, el Bulevar del 5 de Mayo, en las inmediaciones al Hospital de Especialidades San José, y en la calle 25 Norte 3615, en Las Cuartillas.


En el país, existen mil 417 Guarderías del IMSS que atienden en promedio a 215 mil menores, de entre 43 días y hasta cuatro años de edad, las cuales cerrarán sus puertas para romper con la cadena de contagios.

Apenas la semana pasada, el gobierno federal y los Consejos Estatales de Salud informaron que el servicio de guarderías se mantendría para personal de la salud que realiza funciones esenciales en el Seguro Social.

Sin embargo, el IMSS decidió informar de última hora a las madres y padres de los menores que por la contingencia sanitaria tendrán que cerrar hasta nuevo aviso.

Por otro lado, el Consejo Técnico del Instituto aprobó para los trabajadores facilitar el trámite de incapacidad por contingencia del Covid-19, desde plataformas digitales de acceso remoto.

El doctor Mauricio Hernández Ávila, director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, informó que este es un permiso único en la historia del Instituto para las y los  trabajadoras asegurados, en congruencia con la declaratoria de pandemia hecha por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Destacó que la estrategia es un esfuerzo del Instituto por sumarse a las recomendaciones de la Secretaría de Salud para romper la cadena de transmisión, evitar la circulación de las personas con síntomas y que permanezcan en casa.

“El director general Zoé Robledo nos ha pedido buscar estrategias para poder contribuir más a aplanar la curva, que los servicios de salud no se saturen y podamos dar una atención de calidad”, indicó.

De esta manera, dijo Hernández Ávila se mantiene la sana distancia y le ahorra al trabajador la visita al médico, dirigirse en automóvil o en transporte público por la incapacidad, entrar en contacto con otras personas, ir al banco a cobrar la prestación y, finalmente, regresar a casa para permanecer en reposo.

Refirió que si las y los trabajadores tienen signos de infección como tos, fiebre y dolor de cabeza, deben permanecer en casa sin acudir al médico para obtener su incapacidad, además de que está garantizado el subsidio económico durante los primeros 14 días, “que es lo que dura el cuadro leve de Covid-19”.

El funcionario precisó que el pago de la incapacidad es de 11 días, debido a que los primeros tres no se cubren al ser una incapacidad temporal por enfermedad general.

Señaló que para el otorgamiento de la incapacidad el asegurado con síntomas debe llevar a cabo un proceso electrónico, que consiste en completar un cuestionario de tamizaje y recibir la respuesta de la procedencia o no del permiso especial.

“Si no hay riesgo, se emiten recomendaciones para el cuidado de la salud; si hay riesgo se valida el cuestionario con evaluación médica, se hace la incapacidad digital, se notifica al patrón, también le pedimos a la persona que lo notifique a su empleador, se contacta al asegurado para hacer la verificación de su cuenta bancaria y realizar el depósito”, concluyó.

Adicionalmente, dijo, se le enviará por mensajería un equipo de protección para que no se contagien los familiares, que consiste en cubrebroca, alcohol gel que hace la función de antiséptico bacteriano y un termómetro, con lo que se previene el contagio intradomiciliario, además de un instructivo sobre los signos y síntomas del Covid-19 y cómo cuidar al enfermo en casa.