IMPUNIDAD A CARRANCÁ

Foto: José Castañares/EsImagen

Finalmente, el Congreso del estado de Puebla aceptó ayer la renuncia de Víctor Antonio Carrancá Bourguet a la titularidad de la Fiscalía General del Estado (ASE), a más de un año de haberse separado del cargo.

Es una buena noticia que se haya admitido la dimisión nde Carrancá, pero resulta de pésima novedad para la opinión pública enterarse de que el Poder Legislativo, dominado por militantes de la coalición Juntos Haremos Historia, blindó con impunidad absoluta al ex funcionario.

La lista de arbitrariedades y presuntos delitos cometidos por Carrancá Bourguet van del adelgazamiento atroz del sistema de Ministerios Públicos a la generación de más de 380 presos, perseguidos y procesados políticos durante el tiempo en que Rafael Moreno Valle Rosas ocupó la gubernatura


También bajo la férula de Carrancá Bourguet Puebla se convirtió en la Meca del robo de combustible, alcanzó índices hasta antes insospechados en delitos como feminicidios, linchamientos, balaceras, asesinatos, robos a transeúntes, a pasajeros, a camiones, trenes, autos y autopartes.

En resumen: la peor descomposición en la historia reciente de la entidad ocurrió cuando Carrancá era el responsable de la procuración de justicia y por eso debería ser investigado, pero no hay duda de que los legisladores del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus demás aliados tienen una memoria muy corta o parecen no querer ajustar cuentas con el morenovallismo.