Lunes, julio 15, 2024

Fake news en Puebla durante pandemia han provocado conflictos sociales e intento de linchamientos en juntas auxiliares

Destacamos

En la era de la inmediatez y la desinformación, las noticias falsas o fake news son las protagonistas de las redes sociales en Puebla. Este fenómeno desbordado comenzó a tener su impacto negativo en los últimos cinco años, pero con mayor énfasis desde que inició la declaratoria de emergencia por Covid–19, en los que ha provocado linchamientos y conflictos sociales principalmente en juntas auxiliares del estado.

Para la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el objetivo de las fake news es desestabilizar la democracia y el Estado de Derecho, así como la creación de desconfianza en los gobiernos y los mismos medios de comunicación.

Así lo concluye en el “Reporte sobre las campañas de desinformación: Noticias falsas y su impacto en el derecho a la libertad de expresión”.

El organismo afirmó que esta situación ha traído como consecuencia que en diferentes regiones del país se estén desarrollando mayores niveles de odio, discriminación y división entre grupos de la sociedad.

En el caso de Puebla, el tema de las fake news tampoco es nuevo. Uno de los ejemplos más representativos que documentó la CNDH a nivel nacional fue el caso de los hermanos Abraham y Rey David Copado Molina, quienes en 2015 fueron quemados vivos presuntamente por robar a menores de edad, en el municipio de Ajalpan.

Las investigaciones de las Fiscalías correspondientes a la fecha señalaron que se trataba de personas que no estaban implicadas con algún delito.

La CNDH confirmó que la raíz de esos hechos tuvo que ver con algunas noticias y mensajes que circularon a través de grupos de whatsapp y facebook que “alertaban” sobre supuestos “robachicos”.

Incluso, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) efectuaron un estudio de manera conjunta en cuatro estados del país, durante 2019, en el que se dio a conocer que Puebla representa un “foco rojo”, tras ocupar el primer y segundo lugar nacional con la mayor intención de linchar a un presunto delincuente y afirmar que se lo merecía.

De los encuestados, informaron que 67.5 por ciento de los poblanos respondieron que estaban de acuerdo con hacer justicia con mano propia, a falta de resultados de las autoridades.

Durante el mes de junio pasado, la difusión de “noticias falsas” tuvo su mayor impacto negativo en Puebla, en las juntas auxiliares de La Resurrección, Canoa e Ixtiyucan, donde hubo intento de linchamientos a policías municipales que estaban acompañando a las labores de sanitización y desinfección por la pandemia del virus Covid–19.

La fake news se corrió como reguero de pólvora en redes sociales, donde se aseguraba que el líquido que se dispersa es para contagiar a la gente del mismo virus y así emprender una razia en comunidades indígenas del estado.

En el caso de la ciudad de Puebla, en cada una de sus 17 comunidades se creó una cuenta oficial en facebook, con conocimiento de las autoridades capitalinas, donde se difunde desde información gubernamental, fiestas patronales, ventas, intercambio de productos y noticias de interés para sus habitantes.

Sin embargo, no existe confiabilidad de la información que se publica vía la aplicación telefónica o facebook.

Los casos emblemáticos de fake news en la pandemia que acabaron en violencia

El pasado 15 de junio, en la comunidad de Santa María Ixtiyucan, en el municipio de Nopalucan, ingresó la Guardia Nacional y la Policía Federal debido a que un grupo de pobladores se negaba a la sanitización de las áreas públicas, así como las calles de la localidad.

El conflicto generado por noticias falsas derivó en un enfrentamiento en el que hubo disparos al aire, sin que hubieran lesionados por arma de fuego.

La presidente auxiliar Estela Aguilar Caballero se negó a dialogar con los vecinos, debido a que era urgente la limpieza por el registro de dos muertes y ocho casos confirmados de coronavirus.

Las fake news circularon hasta grupos de vecinos de la colonia 2 de Marzo de la ciudad de Puebla, donde el pasado 17 de junio se reportó al número de emergencias 911 que los habitantes retuvieron y golpearon a dos personas que estaban sanitizando, quemaron un auto y que incluso hubo detonaciones de arma de fuego.

Al lugar, llegaron policías municipales a bordo de la Unidad P–205, que terminó con daños en el parabrisas y un agente lesionado.

Al día siguiente los mismos hechos se presentaron en la junta auxiliar de La Resurrección. Los lugareños también impidieron el ingreso de los trabajadores que realizarían la desinfección.

El zafarrancho dejó un saldo de un oficial de la Policía Municipal herido de un machetazo y una patrulla dañada.

Al igual que en Ixtiyucan, en La Resurrección la gente aseguró que el químico que rociaban era para matar a sus animales de corral, así como para contagiarlos del virus.

Para el 24 de junio, la gente de la comunidad indígena de San Miguel Canoa ya había tomado previsiones para evitar el ingreso de las pipas del ayuntamiento de Puebla para llevar a cabo las labores de sanitización.

Cuando dos elementos de la Policía Municipal intentaron ingresar a Canoa fueron retenidos por los pobladores, quienes intentaron lincharlos bajo la justificación que el líquido desinfectante era para matarlos.

Gali invirtió 46.5 mdp en área para detectar noticias falsas que nunca funcionó

Ante la difusión de estos mensajes, las autoridades poblanas han emitido alertas para que los ciudadanos no los difundan.

En un comunicado, la Fiscalía General del Estado de Puebla informó que “no hay registro hasta el momento de robo de menores” y afirmó que se trataba de un “fenómeno de desinformación” a nivel nacional replicado en la entidad.

Incluso, en el gobierno de Antonio Gali Fayad se destinaron 46.4 millones de pesos para que se creara en 2017 la Coordinación de Comunicación y Agenda Digital, que entre sus labores tenía contrarrestar las “noticias falsas” que se habían incrementado en Puebla desde entonces.

A pesar de ello, dicha Coordinación no tuvo éxito porque no cumplió con su objetivo y se dedicó a promocionar la imagen del mandatario.

Esta situación generó que no pudieran prevenir el linchamiento de dos personas en el municipio de Acatlán de Osorio, donde Alberto Flores Morales y su sobrino Ricardo Flores Rodríguez, quien era menor de edad, fueron acusados de secuestradores.

En el fatídico caso de Acatlán, un usuario de facebook en el grupo “Bazar Atlixco” alertó de un presunto robo de menores en la localidad de la Mixteca. El mensaje fue compartido en 20 minutos por más de 384 usuarios de la red social.

A la difusión se sumó un medio de comunicación local de nombre “Región Atlixco”, que cuenta con 32 mil seguidores, quien reenvió el mensaje y dio certeza a sus lectores.

Minutos después, difundieron en vivo el linchamiento de Alberto y Ricardo Flores, con la exposición de imágenes crudas de los cadáveres, a pesar de ser inocentes.

Acumulado de emociones por confinamiento y desinformación causada por fake news

Para la doctora en Psicología Social y pedagoga en la UPAEP, Dulce María Judith Pérez Torres, las reacciones agresivas por el confinamiento de más de 100 días y la desinformación que existe en torno al virus SARS–Cov–2, con noticias falsas que se propagan a través de cadenas de whatsapp o de otras redes sociales, han dado paso a los intentos de linchamiento en juntas auxiliares de la ciudad de Puebla y en municipios del interior del estado.

En entrevista, Pérez Torres, explicó que se han conjuntado varios factores para que la gente responda de manera violenta ante acciones como la desinfección de espacios públicos.

“Existe una situación de enojo, encono y malestar; la gente se siente rebasada económicamente, desconoce cómo se comparta el nuevo coronavirus y no busca allegarse de información seria sobre las medidas para combatirlo”, afirmó.

Dijo que toda esta situación ocurre en medio de versiones que corren a nivel internacional sobre si el virus fue inventado o que si nunca se va a terminar

“Al reunirse estos elementos y seguramente que hay más, las personas están molestas con que extraños lleguen a la casa y entonces empiecen a rociar las paredes, las banquetas, los postes de luz. Y como no entendemos cómo se transmite realmente, las personas se molestan y piensan que le están poniendo algún químico que les puede también afectar o debilitar sus defensas para obtener rápidamente el Covid”, explicó.

Agregó que la gente está en la incertidumbre y no busca aspectos de salud que puedan darles certeza, por lo cual ante cualquier situación se tornan agresivas.

A la par, la especialista consideró que hace falta mayor comunicación por parte de las autoridades, a fin de informar sobre el arribo de brigadas de sanitización.

Dulce María Judith Pérez dijo que no hay suficiente difusión a través de radio o televisión, y se ha desdeñado a los medios que ocupan las comunidades para dar avisos, por ejemplo, a través de aparatos de sonido y perifoneo.

“Si no existe la cultura de la sanitización y vemos que de momento llegan con tanques y empiezan a rociar las calles, seguramente la gente no entiende qué está pasando. Pero si se hace el hábito de informar por los medios tradicionales la gente entrará en una nueva reestructuración cognitiva, para comprender que lo que está pasando no es negativo”, afirmó.

Al final, señaló que para evitar más agresiones hay que tomar decisiones a nivel personal, comenzando por no difundir más las cadenas que se envían por mensajería instantánea, ya que eso solo contribuye a generar más incertidumbre.

Dulce María Torres refirió que el pensamiento de incredulidad en la existencia del Covid–19 ha generado que en nuestro país no podamos salir delante de la pandemia y, como mejor ejemplo Puebla, uno de los estados con el mayor número de muertes y contagios.

Congreso intenta penalizar difusión de “noticias falsas” pero la confunde con censura

El 30 de abril pasado, un mes después del inicio de la pandemia en Puebla, los diputados de Morena Nora Yessica Merino Escamilla y Gabriel Biestro Medinilla, este último coordinador del Grupo Legislativo de Morena, presentaron una iniciativa en el Congreso local busca reformar el contenido del artículo 165 del Código Penal del Estado, para penalizar la difusión de “noticias falsas” o fake news.

En la propuesta se señaló que “la misma sanción se aplicará a quien, durante una situación de emergencia sanitaria, epidemia de carácter grave, peligro de invasión de enfermedades transmisibles, situaciones de emergencia, catástrofe que afecten al país o cualquier otra causa de fuerza mayor que afecte al Estado, difunda o transmita información falsa por cualquier medio de comunicación o plataformas digitales, con la que se genere miedo, temor o confusión en la población, o provoque descrédito o contradicción con las acciones o políticas implementadas por el Estado”.

Al respecto, la Red Nacional de Periodistas, la Agencia de Comunicación e Información de la Mujer (Cimac) y la Red Puebla de Periodistas emitió una postura de condena en contra de la iniciativa presentada en el Congreso local que busca sancionar a las personas que difundan noticias falsas, por ambigua, carente de definición de sus alcances y dar pie a la censura de quienes cuestionen las acciones o políticas públicas en el estado.

Los colectivos de periodistas hicieron un llamado a los legisladores poblanos para que el análisis del tema no sea inmediato, sino que anteponiendo el principio de Libertad de Expresión se opte por la consulta con organizaciones civiles especialistas en el tema, para que así la reforma logre su objetivo de combatir la desinformación y el daño que ésta genera a la sociedad.

El caso sigue en la “congeladora” legislativa.

Gobiernos deben crear órganos supervisores para detectar “noticias falsas”

En el último año, las redes sociales han supuesto un giro radical respecto a la forma en que el público accede, consume y difunde noticias

Si bien Facebook puede considerarse como la red principal a la hora de construir este tipo de comunidades, es en twitter, por la naturaleza de la red social, donde las “noticias falsas” se expanden con mayor facilidad.

Así lo confirma un estudio impulsado por el propio twitter, en el que participó un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), las “noticias falsas” reciben un 70 por ciento más de retuits que las veraces.

Esta investigación, publicada en la revista Science, arrojó una serie de datos que muestran la facilidad con la que las fake news se propagan en esta red social, en la que además destaca que son los mensajes de índole político los que logran mayor alcance.

El documento refirió que la polarización de la opinión pública es otra de las consecuencias de la proliferación de las “noticias falsas”, unida a la tendencia de las redes sociales en segmentar las noticias atendiendo a criterios de filiación de sus usuarios.

Para concluir, la Comisión Nacional de Derechos Humanos propuso a los gobiernos de los estados en México crear órganos supervisores en materia para detectar “noticias falsas”.

El organismo deberá estar adscrito a la Secretaría de Gobernación, en donde se verifique que los medios gubernamentales encargados de la difusión de noticias se encuentran consiguiendo información a través de fuentes fiables y reconocidas, así como realizar una cobertura informativa con respeto a los derechos humanos de las personas que puedan ser objeto de la noticia.

Hasta el momento, en el estado de Puebla no existe una dirección o área que se encargue de investigar y advertir la circulación de fake news que puedan frenar posibles conflictos sociales que deriven en linchamientos y violencia.

Ultimas

“La violencia es irracional, enrarece el ambiente político”: AMLO

En una nueva condena al atentado en contra del virtual candidato presidencial Republicano, Donald Trump, el presidente Andrés Manuel...
- Anuncios -
- Anuncios -