Lunes, junio 21, 2021

En su más reciente libro, Guillermo Briseño recoge sus encuentros con la poesía

Destacadas

Eduardo Rivera tiene posibilidades de ser gobernador de Puebla pero debe hacer buen trabajo en el ayuntamiento: Aranda

Con su triunfo en la capital, Eduardo Rivera Pérez se posiciona para buscar la gubernatura de Puebla en 2024...

Obliga FGE a agentes del MP a pagar tinta y hojas para impresora pese a aumentos presupuestales

En la última década el presupuesto de la Fiscalía General del Estado (FGE) se triplicó hasta quedar en mil...

Durante el año de emergencia sanitaria, se dejaron sin resolver el 91% de juicios por pensión alimenticia

En el año de la epidemia por Covid-19 el rezago de los juicios a padres por pensión alimenticia alcanzó...

La salida de sus necesidades, de su hambre, de sus sorpresas; también de sus repudios, de sus afectos y felicidades. Algo como la imagen de una balsa que flota y avanza por un arroyo, balsa que carga su libro de poemas que contiene el trayecto de sus experiencias y encuentros con la literatura. 

Así, es como el músico y poeta Guillermo Briseño (Ciudad de México, 1945) describe a su poemario Música dicha, silencio intacto y otros elogios, en el cual carga momentos inspiradores y sugerentes que no limita y que lo tienen tocado en todo su quehacer. 

“Es un universo poético que tiene un vínculo con la cultura de los humanos en general, pero que, en el caso de un músico, le afecta de manera muy generosa y nutricia, que lo alimenta y lo hace crecer”, dice el cantautor durante una entrevista. 

- Anuncio -

Publicado por Ediciones del Lirio, el volumen se presentará el próximo 18 de marzo a las 18 horas en voz de su autor y de los poetas Eduardo Langagne, Jorge González de León y José Manuel Pintado, a través de una transmisión en vivo por https://www.facebook.com/edicionesdellirio/. 

El compositor, pianista, guitarrista y cantante aclara que, ante todo, Música dicha, silencio intacto y otros elogios es un libro de poesía y no de canciones, no obstante, su cabeza y su corazón de mueven en las riberas del mismo río en el que música y literatura transitan. 

Lo anterior, porque como músico de blues, de rock y música sinfónica sabe que la literatura ha estado siempre en su trabajo y en sus composiciones. “Música y poesía son parientas, hermanas de sangre, y yo tengo el instinto de lo que me han enseñado”, afirma el autor de más de 20 discos que hace 16 años fundó la Escuela de Música del Rock a la Palabra, que dirige desde entonces. 

Briseño refiere que en el camino de la vida, música y poesía tan tomado cada una su “personalidad peculiar”, por lo que se suelen separar una de la otra. No obstante, reconoce que poesía y música nunca se alejarán pues nacieron juntas: ahí esta Safo y Homero, que cantaban sus poemas con una lira. 

Señala que tal vez con el tiempo ha progresado y evolucionado su capacidad de vinculación con la poesía. Apunta que en su caso la poesía ha estado adentro de sus canciones, pues cuando compone nunca está lejos el aprendizaje que le han dado los grandes escritores que han influenciado sus composiciones y sus poemas. 

Con humor, el músico con 60 años de quehacer menciona que la poesía y la literatura fueron una “vocación tardía”, pues sucedió más o menos a sus 30 años de edad, aunque desde niño y desde casa tuvo contacto con ambas disciplinas. 

Señala que José Manuel Pintado, uno de los presentadores del libro, provocó en él uno de los acercamientos más claros con la literatura. “Una vez me fue a ver tocar a un concierto y cuando acabó se subió para decirme que teníamos que componer canciones juntos”.  

Así, con invitación hecha, se empezaron a reunir durante muchas noches para avanzar en la redacción -que no fue tarea sencilla, pero sí emocionante-, de su labor literaria.  

 “Él me hizo despertar a la conciencia que yo tenía que conocer a fondo la literatura, llegó a mi casa acompañado de libros de los Contemporáneos: Pellicer, Gorostiza, Cuesta…, y otros como Huerta, Vallejo y Parra. Me dio un gran gusto por leer y conocer estos escritores y otros más: Pessoa y sus heterónimos, Eliot y Cavafis”, rememora. 

Además de Pintado, refiere que otros amigos los han acercado a la poesía y a la literatura en general: Jaime Moreno Villareal, con quien ha escrito música; Jorge González de León, prologuista del libro y presente en la mesa de presentación, quien le ayudó a dar la revisión última al poemario; David Huerta, quien también participa en la edición con un prólogo; o Francisco Segovia, a quien lee y aprecia. 

Particularmente, habla de Mónica Mansour de quien ha aprendido muchas cosas y a quien reconoce como guía. “Gracias a ella la calidad de lo que escribo se movió hacia un nivel mejor que cuando era joven; a la fecha la consulto”. 

En suma, Guillermo Briseño considera que el libro, el quinto en su haber, es como un corredor que avanza con sudor, con excitación y respiración agitada, la misma condición que tiene cuando compone y toca arriba de un escenario, e incluso cuando lee y escribe. 

- Anuncio -

Ultimas

Fracasa el intento de agravar las sanciones contra Claudia Rivera por actos anticipados de campaña

La Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó la amonestación...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -