Hoteleros declaran preocupación por falta de trabajo

Tehuacán. Sin ingresos económicos y con pagos obligados como los del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instinto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), tiene a los hoteleros en una situación económica casi insostenible.

Lo anterior lo señaló el José Barroso, presidente de la Asociación de Hoteles de Tehuacán, quien manifestó su preocupación porque para ese sector todo han sido gastos, desde el inicio de la cuarentena, en marzo pasado, algunos de los cuales no tenían contemplados en sus proyectos financieros.

José Barroso detalló las adquisiciones hechas a partir de la presencia del coronavirus, siendo necesaria la compra de tapetes desinfectantes, gel antibacterial, equipos de ozono, nebulizadores portátiles, oxímetros, termómetros infrarrojos, así como otros productos de limpieza y desinfección que deben tener.


Ante la contingencia algunos hoteles prefirieron cerrar temporalmente; sin embargo, fue imposible mantenerse así, por lo que ya volvieron a abrir sus puertas porque tampoco es opción declararse en quiebra.

El líder de los hoteleros aseveró que el golpe más fuerte a la economía de ellos es el pago del IMSS y el Infonavit, ya que ambos institutos no dieron ninguna prórroga para el cumplimiento con ellos, por lo que los patrones deben cumplir, lo cual es difícil porque no tienen ingresos.

Por parte del gobierno federal, no han recibido ningún apoyo. En lo que se refiere al Gobierno del Estado, resaltó que les eliminaron el impuesto sobre hospedaje, mismo que se canceló hasta diciembre de este año, así como el Impuesto sobre la Nómina.

Destacó que solo confían en que pronto el semáforo en Tehuacán cambie de color para que puedan retomar sus actividades, pues actualmente el turismo está detenido; los únicos clientes que reciben son agentes de ventas, sobre todo de farmacéuticas, o distribuidores de materia prima para las empresas maquiladoras, lo que representa un porcentaje mínimo de ocupación hotelera.

De momento, dijo han dedicado estos meses a capacitar a su personal para el regreso a la nueva normalidad, ya que se modifican muchos protocolos que van desde las bitácoras de temperatura de los huéspedes y trabajadores, hasta el manejo de alimentos y la higiene de las habitaciones. Todo está prácticamente listo, solo faltan los clientes.