En un acto de alta tensión política, fue homenajeado el cronista Pedro Ángel Palou

“El ‘profe’ no ha muerto, vive en esta casa”, fue quizá el grito más cálido expresado en el acto oficial realizado en memoria del cronista y hacedor de instituciones en Puebla, Pedro Ángel Palou Pérez (11 de mayo de 1932–11 de enero de 2018). En Casa de Cultura, el antiguo Colegio de San Juan que el también escritor recuperó y fundó como tal, autoridades gubernamentales estatales y municipales participaron de un homenaje plagado de tensión política.

Organizado a un año del fallecimiento del autor de numerosos libros sobre la historia y el devenir de Puebla, el acto fue organizado por la Subsecretaría de Cultura estatal que ocupa la morenovallista Anel Nochebuena Escobar, y al que asistió Javier Palou García, hijo del homenajeado y actual jefe de oficina de la presidencia municipal que preside la morenista Claudia Rivera Vivanco.

Acompañados de familiares del cronista, además de funcionarios estatales y municipales como Sergio de la Luz Vergara Berdejo, presidente del Consejo de la Crónica del Estado y Lilia Martínez y Torres, titular de la Gerencia del Centro Histórico de la ciudad de Puebla, el homenaje incluyó la presencia de puñado de cronistas del estado que conocieron y trabajaron al lado de Pedro Ángel Palou.


En su mensaje, Palou García resaltó que su padre privilegiaba el dialogo de manera permanente, además de que se reunía y acordaba por “Puebla y no por intereses personales”, pues tenía a la humildad como “enorme virtud, de la que hoy estamos tan necesitados”.

Resaltó que su padre nunca pensó en los reconocimientos sino en las instituciones y en su papel en el desarrollo cultural del estado de Puebla; por eso, agregó, fundó la Casa de Cultura –que hoy lleva su nombre–, la cual fue la sede del gobierno en tiempos de Lombardo Toledano, por lo que debió ser una “especie de pesadilla burocrática” el desplazar oficinas de otras dependencias por la vida cultural.

“En su momento así lo eran el viejo edificio de los Talleres de iniciación artística y el Museo Erasto Cortés. El sueño de una manzana cultural con el actual Palacio federal y antiguo edificio de Tribunal de Justicia, puede no estar lejano”, dijo Javier Palou.

De manera particular, con un mensaje claro, enfatizó que ese sueño puede no estar lejano “si un gobernador visionario sigue soñando que la cultura de Puebla no solo es su pasado sino su vigoroso futuro”.

En ese sentido, Palou García dijo que “la presidente municipal –Claudia Rivera Vivanco– lo tiene claro y vamos a pedirle al gobierno federal dicho inmueble para crear ahí la biblioteca municipal y el museo de la ciudad”.

Una vez hecha esta propuesta, el ahora funcionario capitalino expuso que a un año de la muerte de su padre se refrenda su legado no por nostalgia, sino por el futuro de Puebla, su casa verdadera.

“Solo pensando en el futuro podemos honrarlo de verdad. Vida eterna a la Puebla que él amo, y a Pedro Ángel Palou Pérez su gran promotor”.

Recordó que como hace un año, en un discurso también de homenaje, la fecha de su aniversario era un buen momento para no olvidar a su padre y pedir que el Congreso del estado termine de “poner su nombre en letras de oro” y que el cabildo capitalino retome la iniciativa de nombrar Pedro Ángel Palou Pérez a alguna calle. “No fue así”, criticó en nombre de su familia.

Palou García estimó que como señalara el ex gobernador Melquiades Morales Flores hace un año, tras el fallecimiento de su padre, sobre que “las nuevas generaciones no sabían lo que acababa de perder Puebla”, ese mismo sentido sigue permeando.

“Efectivamente, tan no lo saben, que hoy están más preocupados en su interés personal, que por el interés colectivo. Hoy mi padre se sentiría avergonzado de Puebla, ante los graves hechos que vivimos no hemos sido capaces de estar a la altura, se han mostrado muy limitados.

“La clase política ha dejado de un lado lo que tanto dice y asegura defender: Puebla y los poblanos. Y aunque sigan existiendo personas que aseguran que no les interesa la política, puedo decirles que todos tenemos responsabilidades políticas y siempre es necesario cumplirlas”.

Por tanto, Javier Palou hizo un llamado a cada uno: a meditar sobre sus responsabilidades políticas, y a no tenerles miedo.

“Si algo permitió a mi padre construir esta fortaleza cultural que no han podido derribar, además de la perseverancia, el amor, el convencimiento y la terquedad, fue el dialogo recurrente, el abrazar a todas las ideologías, el reunirse y acordar por Puebla, no por intereses mezquinos, no por intereses individuales”.

“Puebla se merece mucho más”, concluyó ante el público que se dio cita en el homenaje ocurrido el 11 de enero.

Tras este mensaje, la subsecretaría de Cultura Anel Nochebuena –en ausencia del secretario del ramo Alejandro Cañedo–, expuso que Palou Pérez estuvo convencido que la cultura es un elemento esencial para la transformación.

“Un hombre que sigue siendo un hito para la cultura de Puebla: el profe Palou no es, es y va a seguir siendo”. Lo será, continuó, por acciones como la creación de la Secretaría de la Cultura (sic) y de los consejos estatales y municipales de la Crónica.

Nochebuena Escobar, quien hasta hace meses fuera la titular del Instituto Municipal de Arte y Cultura, dijo que precisamente desde la subsecretaría que ahora preside se buscará la “creación de la Secretaría de Cultura que tanto se ha buscado consolidar como una política de estado”.

Ello, señaló, porque esto era algo que quería de la gobernadora Martha Érika Alonso, fallecida el pasado 24 de diciembre, “porque es un derecho ciudadano y una necesidad para el gremio cultural”.