Domingo, abril 11, 2021

Herbolaria, su seguridad y eficacia

Destacadas

Se concluyen en Puebla 8 de cada 10 investigaciones por delitos

El promedio de conclusión de las carpetas de investigación que se inician en Puebla por algún delito, es del...

CEN del PAN investiga denuncias de venta de candidaturas en Puebla

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN investiga las acusaciones que enfrenta la dirigente del partido en Puebla, Genoveva...

Barbosa pide que SG intervenga para resolver conflicto con Bonafont en Juan C. Bonilla

La delegación de la Secretaría de Gobernación federal (SG) debe intervenir en el conflicto que hay con la planta...

En una encuesta se demostró que en los Estados Unidos más de 38 millones de adultos consumen medicamentos a base de hierbas y complementos alimenticios. El estudio también reflejó que muchos de estos usuarios consideraban que los productos eran determinantes para mantener su salud; sin embargo, solamente un tercio de estos individuos tuvo la confianza de manifestarle a su médico lo que consumía paralelamente a tratamientos que les fueron indicados.

Otros informes han calculado que un 25 % de enfermos que solicitan asistencia médica para una enfermedad banal o incluso grave, utilizan tratamientos que se pueden calificar como “poco convencionales”. Obviamente esta conducta se le oculta al médico por temor a ser criticado, rechazado, juzgado o incluso “reprendido”. Pero si este fenómeno es particularmente notorio en nuestros vecinos del norte, en México adquiere una serie de consecuencias que definitivamente no podemos valorar en su justa dimensión, pues no existen indicadores reales de la forma en la que se consumen productos “naturistas”.

La disponibilidad de tratamientos herbolarios está ampliamente distribuida en una gran cantidad de negocios. Incluso existe una especie de “mercado negro” donde, telefónicamente se puede poner de acuerdo con un vendedor y así, tener acceso a productos que van desde opciones para bajar de peso hasta tratamientos para incrementar la capacidad de respuesta sexual o crecimiento de órganos genitales.

- Anuncio -

Aunque se ha dicho que este fenómeno se relaciona directamente con aspectos culturales, no es difícil imaginar que una buena parte de la culpa, la tenemos los médicos; en primer lugar, porque ignorantemente, menospreciamos el poder curativo de algunas plantas y por otro lado, porque vivimos en una especie de seducción por la medicina fabricada por grandes empresas transnacionales, que invirtiendo en investigación, nos venden la idea de que la medicina de pastillas e inyecciones es mejor.

En lo personal, mi predilección por analizar estudios serios desde el punto de vista farmacológico es innegable; pero en muchas ocasiones he percibido errores metodológicos que, ocultos para quienes no poseen conocimientos básicos de estadística, encubren datos que ponen en entredicho la verdadera efectividad de un medicamento. Una crítica bien orientada me permite entonces decidir si una infección de vías respiratorias puede ser tratada en una forma convencional, o requerir la administración de antibióticos que no necesariamente deben ser de última generación. Lo mismo sucede en la enfermedad intestinal. Ante un cuadro de diarrea, cualquier tratamiento que inhiba la expulsión de productos alojados en el intestino, puede acarrear complicaciones. Es así que la simple hidratación adecuada suele ser suficiente en la gran mayoría de los casos y con muy raras excepciones, se requieren tratamientos complejos.

Pero los médicos menospreciamos la información de herbolaria, porque sencillamente los estudios serios bien controlados de tratamientos a base de plantas, no solamente son escasos sino que tienen una pobre difusión. La naturaleza es poderosa e indudablemente pueden generarse problemas potencialmente peligrosos cuando se usan indiscriminadamente plantas de recolección dudosa y control de calidad inexistente. Pocos artículos de investigación he revisado en los que claramente esté determinado el grado de pureza o la potencia de una planta y mucho menos, el control de calidad en el cultivo, ausencia de contaminantes, características de la tierra donde fueron cultivadas o sustancias utilizadas para el control de plagas.

No se trata de descalificar los tratamientos de hierbas. En todo caso, en primer lugar es deber del médico estudiar las propiedades atribuidas a cualquier tratamiento alternativo. Debemos respetar la decisión de cualquier persona en utilizar paralelamente alguna terapia con una visión claramente lógica y racional. Los médicos debemos convencer de que cualquier tratamiento debe ser estrictamente supervisado, incluso tomando en cuenta los tan de moda “suplementos alimentarios” y concientizar de que algunas hierbas o semillas pueden tener graves efectos secundarios o interactuar con medicamentos indicados.

En conclusión, para aspirar a recibir en la actualidad un buen tratamiento que satisfaga las expectativas de los médicos y los pacientes se debe mantener una mentalidad abierta por ambos lados. Esto queda muy bien expresado en la frase de Isaac Newton (1642/1643-1727) quien planteó: Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes.

Comentarios: [email protected]

- Anuncio -

Ultimas

Con 300 impugnaciones, buscan que Morena repita selección de candidatos en Puebla

La designación de candidatos en Morena enfrenta más de 300 impugnaciones tan sólo en Puebla, dio a conocer el...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -