Hablando de mujeres

El caso de Ingrid Escamilla, quien fue asesinada y desollada por su pareja, y a la cual se le revictimizó ya que las fotos de su cadáver y la escena sangrienta en donde ocurrió el suceso fueron portadas en varios medios, ha traído nuevamente la discusión acerca de los llamados feminicidios, término acuñado certeramente  por la investigadora: Marcela Lagarde.

El asunto de la muchacha que vivió y fue enterrada en Necaxa- Cañitas, Puebla, es uno de las decenas que ocurren diariamente, algunos de ellos sin tener noticias, pues hay varios centenares de muchachas desaparecidas y quizás estén en fosas enterradas como han podido descubrir los colectivos sociales y no las autoridades de la República.

En el acontecimiento  de Ingrid, se pudo detener a su pareja homicida, Erick Francisco, porque este llamó a su ex mujer, Ivonne, y ella se comunicó con la policía capitalina para que detuvieran a quien efectuó el brutal crimen. El cual se llevó a cabo delante de su hijo autista de 15 años.


Pero el asunto es tan grave que el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, señaló que esos homicidios, según él, aumentaron 137 por ciento en los últimos cinco años. Mientras que los asesinatos de hombres únicamente lo hicieron en 35 por ciento en igual lapso.

Quien debe proveer la justicia alegó que no se le entendió o tergiversó al evitar llamara feminicidios a estos crímenes de odio contra mujeres, algo que hizo una revuelta en las cámaras de diputados y senadores, entre ellas las morenistas que no aceptaron las primeras versiones de Gertz.  El Fiscal dijo que en el asunto de ellas hay obstáculos para investigar y perseguir estos homicidios (sic espantado), aunque no precisó cuáles eran esos problemas a resolver (La Jornada, 11 de febrero). Aunque después, dio marcha atrás y aceptó el término que impugnaba.

Hizo bien la jefa de gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum, al señalar que ella no está convencida de que se modifique la ley, aunque señaló que escuchará al Fiscal General. Pero insistió Claudia, que los crímenes de odio en mujeres son eso, feminicidios

También Sheinbaum  dijo que se aplicará todo el rigor de la ley en este y otros casos, algo en que la acompañó la subprocuradora encargada de estos asuntos en la Procuraduría capitalina, Nelly Montealegre. Ésta,  además,  señaló que son investigados seis funcionarios de su dependencia para descubrir  quién filtró las horrendas imágenes, algo que era muy común en la administración de Miguel Ángel Mancera, y ahora se había contenido el asunto, pero ya sabemos que policías y periodistas corruptos se coluden para el sensacionalismo y la transa.

En la Ciudad de México los feminicidios han aumentado 58 por ciento, ya que en 2018 hubo 43 y en 2019 se registraron 68. En tanto en el estado de México pasaron de 912 a mil seis en el periodo de esos años.

En esas andábamos, cuando afortunadamente en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), destituyeron a Roberto Valdovinos, encargado  del Instituto de Mexicanos en el Exterior, ya que se le comprobó  que maltrató y abusó   de cinco empleadas, las cuales se quejaron y se tomaron cartas en el asunto. Algo que debería ser el común en todo el gobierno actual.

Hay que recordar, a propósito de los paros de labores que vive hoy la UNAM, que el primer colectivo de mujeres surgió en 2016 en la Facultad de Filosofía y Letras. Se llamó Asamblea Feminista, después se politizó y cambió de nombre al de Mujeres Organizadas  en 2017, ello a raíz del feminicidio de Lesvy Berlín a manos de su pareja,  Jorge Luis González,  en el campus de CU (Neldy San Martín, Proceso, número 2258). Problema que tardó en resolverse largo  tiempo porque se decía que ella se había suicidado, hasta que las múltiples protestas  llevaron a que  las autoridades de  Mancera investigaran con seriedad el asunto.

Según un reportaje, en la Máxima Casa de Estudios del país hay 685 denuncias por violencia de género o sexual; entre ellas 15 violaciones (Silla Rota, 11 de febrero). Y hace poco un alumno, Jorge Daniel,  fue expulsado por tomarles fotos a sus compañeras en el baño.

Esta violencia es en gran parte el detonador que tiene a muchas escuelas y facultades unamitas en paro.

Según el presidente del Tribunal Universitario de esa casa de estudios, Eduardo López Betancourt, las autoridades han sido omisas, descuidadas, complacientes y en otras ocasiones cómplices de quienes maltratan a las féminas. Y dijo que se impulsará un organismo autónomo para evitar esas malas prácticas y que en el Tribunal se incorporaron dos mujeres. Señaló que el APAUNAM muchas veces protege a los denunciados.  Llamó a evitar los paros que afectan sobre todo a los más amolados y añadió que tiene confianza  que el rector, Enrique Graue, sancione cualquier acto en contra de las muchachas.

Mientras el mencionado Graue dijo que la causa de las mujeres es legítima y debe ser apoyada, aunque pidió que se respete la voluntad de las escuelas que regresaron a clases y se evite la violencia.

Grave problema el del machismo mexicano. Es hora de poner en su lugar a cada quien.

[email protected]

@jamelendez44