Lunes, agosto 2, 2021

Gobierno estatal protege el avance de Living Water en territorio poblano

Destacadas

Debe interpretar la CNDH si la vacunación es un derecho u obligación: LMBH

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta anunció que solicitará a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que haga...

Sin incidentes mayores, la consulta popular para juzgar a expresidentes

El Instituto Nacional Electoral (INE) logró la instalación en Puebla del 100 por ciento de las mesas receptoras para...

Luego de tres semanas de plantón, Encinas se reúne con familiares de desaparecidos en Puebla

Luego de tres semanas en plantón indefinido en uno de los accesos del Congreso local, el Colectivo Voz de...

Lo sorprendente del conflicto que se vive en la comunidad de Ocotepec es que está en juego una obra hidráulica de apenas 2 millones de pesos, por lo que resulta poco entendible que la fundación Living Water se obsesione en no abandonar el proyecto pese al riesgo de que desate un estallido social y al mismo tiempo, que el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas despliegue una protección de dicha organización religiosa, pese a que es repudiada por el grueso de los habitantes de dicha localidad.

No es comprensible que en un conflicto de una pequeña comunidad se haya hecho ya un despliegue policiaco y del Ejército, así como de personal de la Secretaría General de Gobierno, para proteger los intereses de Living Water, situación que desnuda a esta organización y expone que no es una agrupación filantrópica, sino persigue otros fines diferentes a los que exhibe en público.

La protección oficial que el gobierno morenovallista ofrece a Living Water parece derivarse de que esta organización es financiada por varios consorcios, entre ellos la petrolera Chevron y la trasnacional de bebidas engordantes Coca Cola, lo cual en automático genera que la administración estatal se ponga del lado de la agrupación de corte cristiano y le dé la espalda a la comunidad de Ocotepec.

- Anuncio -

Rafael Moreno Valle Rosas se ha destacado por venderse ante empresas trasnacionales y financieras como un gobernante de mano dura que está del lado del capital, y en ese tenor es inclemente con la población que se opone a proyectos de dichas compañías.

Como ejemplo de ese comportamiento está la persecución que se desató contra los líderes de comunidades que cuestionaban el gasoducto Morelos.

O el silencio cómplice que guarda la administración morenovallista hacia la rebelión de docenas de comunidades de la Sierra Norte contra la instalación de proyectos mineros, hidroeléctricos y de explotación de hidrocarburos.

Y en el caso de Living Water ha quedado claro que su interés no es sanear el agua potable y enseñar a la población hábitos de higiene y de aprovechamiento del líquido, tal como sostiene.

Esta fundación lo que busca es ir penetrando en las comunidades pobres para administrar los servicios de agua potable, luego de que construye sistemas de modernización de dicho servicio público.

Al mismo tiempo, dicha fundación busca ampliar su presencia en las escuelas, para que enseñe hábitos de consumo de agua potable y de higiene, además de insertar su doctrina religiosa.

En nada se cuestiona la expansión de una agrupación religiosa, ya que México es un país con libertad de culto. Lo grave es que se haga mediante engaños, presiones y en planteles educativos, que se supone son espacios laicos de aprendizaje de conocimientos científicos, y de no de carácter dogmático.

El conflicto de Ocotepec no es menor. Living Water ofreció irse de ese poblado y mintió, porque se niega a retirarse y abandonar su obra hidráulica de 2 millones de pesos, la cual nunca fue resultado del consenso con la población. Esa actitud tramposa ha desatado un fuerte clima de malestar y agravio entre los habitantes, mismo que se está acrecentando por la actitud perniciosa de la Secretaría General de Gobierno.

Si no saca Living Water las manos de Ocotepec y otras comunidades en donde tiene presencia, puede haber un fuerte estallido de violencia, cuya única responsabilidad es de los líderes de esta secta religiosa.

Y también es responsabilidad de Rafael Moreno Valle Rosas, que siempre ha sido complaciente con agrupaciones religiosas radicales.

A principios del actual sexenio la administración morenovallista pretendía adoctrinar a los maestros de Puebla con las ideas de la secta de la dianética, que ha sido denunciada en el mundo como la secta de financieros y artistas de Hollywood, además de estar catalogada como una de las agrupaciones religiosas más tóxicas.

En aquella ocasión se quiso distribuir cientos de textos de la dianética a través de las supervisiones escolares y con la protección del entonces titular de la Secretaría de Educación Pública, Luis Maldonado Venegas, quien ahora es diputado federal por el PRD.

El avance de la dianética –la cual es una secta que cree en los marcianos, y no es una expresión despectiva, sino es real su adoración en un ser superior que llegará a la tierra en una nave espacial– se logró por que el tema causó escándalo en la prensa nacional.

De lo contrario, la dianética –que es la secta del actor de Misión Imposible, Tom Cruise– sería ya parte de la enseñanza pública de Puebla, por obra y gracia del morenovallismo.

Ahora se quiere hacer lo mismo con Living Water, que se meta hasta la cocina de las comunidades y escuelas.

- Anuncio -

Ultimas

En Puebla, por cada 100 hombres trabajadores registrados en el IMSS, solo hay 59 empleadas aseguradas: México, ¿Cómo vamos?

En el estado de Puebla, por cada 100 hombres registrados como trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -