Gerardo Islas, la inmundicia de la política

El 8 de julio de 2018, ataviada con un vestido azul celeste, Martha Erika Alonso recibió la constancia de mayoría como nueva gobernadora de Puebla, cargo que obtuvo mediante un gigantesco fraude electoral. Ahí, la panista dijo: “Hago un llamado a todas las fuerzas políticas, incluso a la intolerancia de Morena, a respetar la voluntad popular”. Quien acompañaba de cerca a la entonces cabeza en Puebla del grupo morenovallista era Gerardo Islas Maldonado, quien festejaba y gritaba consignas en contra de “la violencia de Morena”. 27 meses después, este personaje se asume como nuevo integrante de la 4T, que se soporta en el Partido de Regeneración Nacional.

Aunque parezca increíble, ayer Gerardo Islas Maldonado calificó como “un maravilloso proyecto” a la 4T, “que llegó en la elección de 2018”, es decir en los mismos comicios en donde él era parte del grupo político que hizo fraude electoral en de contra la 4T en el estado de Puebla.

Islas ayer fue la principal figura que festejó que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decidió otorgarle el registro al Partido Fuerza Social México, que encabeza Pedro Haces, un líder sindical con un oscuro pasado. Y en diferentes entrevistas, apuntó que esta nueva agrupación política –en la que él es dirigente– se propone apoyar el proyecto de presidente Andrés Manuel López Obrador en los tres años que le restan al actual sexenio.


Es decir, Fuerza Social México se convertirá en un apéndice de Morena, en el mismo estilo de lo que el PVEM fue con el PRI por muchos años.

Esto es una muestra de que el actuar de Gerardo Islas es una muestra representativa de la inmundicia de la política mexicana, en donde se han perdido las ideologías y domina el pragmatismo, el afán de perseguir solo los proyectos que dejen poder y dinero.

Eso es lo que hace Gerardo Islas, busca no quedarse “fuera del presupuesto” y por eso ahora se suma a los que antes denostaba. Mudó su piel de radical morenovallista a ser un acólito de Morena.

Gerardo Islas conoció a Rafael Moreno Valle Rosas en el año 2002 y 8 años más tarde, en los comicios de gobernador, se convirtió en el coordinador de relaciones públicas del entonces candidato del PAN a la titularidad del Poder Ejecutivo.

En 2016, Gerardo Islas Maldonado de la mano de Moreno Valle fue nombrado secretario de Desarrollo Social de Puebla y un par de años después, en su calidad de dirigente del Panal, era parte del círculo cercano de Martha Erika Alonso. Sin contar que en esta última fecha consiguió una diputación local que le ayudó a conseguir el morenovallismo.

Ahora busca borrar ese pasado con la derecha y quiere demostrar al mundo que ya es de izquierda. Lo grave no es su comportamiento, sino que en la 4T le den cabida.