Gasolineros se amparan para no comprar dispensadores o actualizarlos

40 los 250 agremiados a la asociación de Gasolineros Unidos de los Estados de Puebla y  Tlaxcala (GUEPT) se ampararon contra la modificación completa de la NOM-005-SCFI-2017, que obliga a las estaciones de servicio a actualizar sus dispensarios o adquirir nuevos.

Esta entrará en vigor el próximo 8 de octubre y tiene como objetivo facilitar la tarea de verificación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para identificar prácticas en perjuicio de los compradores.

Al respecto, la presidente de la agrupación, Luz María Jiménez, expuso que los empresarios no cuentan con recursos para cambiar los dispensarios, ya que cada uno cuesta entre 8 mil y 16 mil dólares.


En caso de que sean de modelo reciente, se pueden escalar electrónicamente, es decir que con cambiar su software y algunos otros aditamentos podrían cumplir con la norma, pero esto tiene costo unitario de 3 mil 500 dólares, más 350 dólares por la instalación.

Refirió que hay varios factores que han afectado las finanzas de las empresas y que ahora les impide cumplir con los requerimientos de la autoridad.

El primero fue el desabasto que se presentó en 2019, por el cierre de ductos de Pemex, como parte de una estrategia para combatir el robo de hidrocarburo; pero también ahora les están negando la gasolina Premium y racionando la Magna.

Además, la pandemia de Covid-19 agravó su situación, pues algunas gasolineras registraron hasta 90 por ciento de caída en ventas.

Es por eso que 40 agremiados decidieron solicitar la protección de la justicia federal. No obstante, la dirigente dijo que le preocupa que otros 60 no pudieron solventar los cambios ni tramitaron amparos y están a la espera de que se anuncie una prórroga.

“Hay una insensibilidad total a las necesidades de los empresarios. No han tratado como si fuéramos el enemigo a vencer, siempre nos han tratado mal, pero nunca con la saña de ahora, con la insensibilidad total de no querer ni siquiera escuchar y por si no se han dado cuenta tenemos una severa crisis económica por una pandemia que ha puesto en jaque a todas las empresas”.

Mientras que los 150 restantes, aunque invirtieron para cumplir con la norma, las proveedoras han tenido problemas para obtener la certificación que otorga el Centro Nacional de Metrología (CENAM).

“Algunas marcas no hicieron sus trámites y correspondientes altísimos pagos para la certificación a tiempo… como es el caso de Wayne, es la tercera vez que nos falla… no pudo lograr la certificación de varios de sus modelos”.

Por tanto no hay dispensarios  existencia para entrega inmediata sino hasta dentro de 20 o 30 días.

Luz María Jiménez sostuvo que los sistemas que actualmente ocupan los gasolineros cuentan candados  que garantiza despacho justo.

Abundó que los gasolineros han intentado reunirse con los titulares o representantes del SAT y de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para exponer su situación, sin embargo dijo que hay hermetismo de las autoridades.

Ello a pesar de que a través de los senadores Alejandro Armenta Mier y Lorena Cuéllar Cisneros han buscado las reuniones.