Ante el Covid-19 como en su fundación, la Palafoxiana tiene el reto de difundir su acervo

Como en su fundación ocurrida en 1646, lo mismo que hace 15 años cuando fue inscrita en el registro Memoria del mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) y ahora en el tránsito de la pandemia provocada por el Covid-19, la Biblioteca Palafoxiana tiene el mismo reto: el ser accesible para el público, por lo que hoy la apuesta es difundir sus contenidos a través del lenguaje digital. 

En julio de 2005, la Unesco reconoció a la Palafoxiana como “la única biblioteca que constituye hoy en día un testimonio inalterado del legado europeo en América, por ser la primera biblioteca pública en dicho continente, y por conservar fielmente su tradición de patrimonio intelectual y cultural europeo”. 

A 15 años de aquella inscripción, señala su actual director Alexis Hellmer, sigue existiendo el mismo reconocimiento a la Palafoxiana: por el valor intrínseco de la biblioteca, por su historia y lo que resguarda, a la par que la misma responsabilidad: el “conservarla durante los mismos siglos que lleva”, que son más de tres y medio. 


Durante una entrevista, dice que el aniversario de la inscripción ante la Unesco se da en condiciones particulares como son las marcadas por la contingencia sanitaria provocada por el Covid-19, mismas que tendrán que proseguir mientras continúe la propagación del virus. “Las condiciones particulares de este año y a partir de él serán para conservar el acervo y dar acceso al público. Se debe trabajar en la idea de hacer la difusión de los contenidos en medios digitales, para tener un alcance mayor. Es algo que se tenía contemplado desde el registro ante la Unesco y ahora se retoma con el Covid-19”. 

Hellmer continuó que cuando la Biblioteca Palafoxiana pueda abrir sus puertas, lo hará con un público limitado, algo que no debe limitar el alcance de la biblioteca. “Estamos trabajando en lo digital desde hace cuatro meses y seguiremos así para generar contenidos que les lleguen a mas personas con o sin confinamiento”. 

Indicó que para continuar con la misión del espacio fundado por el obispo Juan de Palafox y Mendoza de recibir a visitantes, se hará conforme los lineamientos que señale el organismo público descentralizados Museos Puebla para éste y el resto de los museos que lo integran. 

El encargado de la Palafoxiana enfatizó que la biblioteca ha estado abierta a los investigadores, y que, una vez abierta, existe una propuesta: que más allá del confinamiento, éstos puedan hacer “trabajo desde casa” con el envío de los documentos digitalizados.  

“Ya se hace con los investigadores extranjeros, con el costo de envío de imágenes el cual es establecido por Finanzas, que hace la recaudación y a contra entrega se envían las imágenes. Se podría ampliar esta dinámica para trabajar en lo local y los investigadores no tengan que presentarse forzosamente”.

Dijo que incluso, para el gran público, se podría aprovechar la misma dinámica, ya que “si el investigador solicita el material, este estará de manera pronta para su consulta; así, el investigador producirá conocimiento y el público general tendrá más información del acervo”. 

Si bien dijo no existe un número exacto que ya se ha digitalizado, Alexis Hellmer mencionó que ya existe un banco de imágenes que ha resultado de la investigación y el monitoreo del estado de conservación o intervención de restauración. 

De paso, expuso que la Biblioteca Palafoxiana no cuenta con un equipo de escaneo profesional, pues hasta ahora lo digitalizado ha sido para uso de los investigadores quienes han trabajado con imágenes fotográficas de mediana calidad, pero que dan legibilidad del texto.  

Acotó que cuando se ha necesitado algo especial se han contratado servicios y se han dado colaboraciones para lograr la digitalización, misma que se ha hecho con materiales seleccionados y representativos de los más de 45 mil volúmenes que la integran. 

“Se ha trabajado así, a buen ritmo, pues es una tarea del taller de restauración a cargo de Alejandro Bandala. Apostamos a que partir de ahora se dará una dinámica de digitalización más sistemática para poner más materiales a la disposición”, concluyó Hellmer, quien trabaja al lado de Julio César Becerra Flores, Victoria Becerra Moreno, José Luis Hernández Ortiz, María del Carmen Martínez Zanella, Guadalupe Silvia Sánchez y Guerrero, y Mónica Fabiola Zamudio Limón, quienes tienen “un amor tremendo a la biblioteca y al legado de Juan de Palafox”. 

Este miércoles 29 de julio, por medio de las redes sociales de la Secretaría de Cultura, así como del organismo Museos Puebla, habrá un recorrido virtual por la Biblioteca Palafoxiana a la par que se anunciarán actividades para el verano como lo serán talleres digitales. Para saber más se puede visitar el sitio electrónico https://palafoxiana.com/