Rocío García se aleja del PRI y deja entrever su posible salida de ese partido

Al rendir su segundo informe de labores como diputada del PRI, Rocío García Olmedo optó por presentarlo de manera individual, sin asistir al acto público organizado por la dirigencia estatal de ese partido, donde el resto de los integrantes de la bancada tricolor del Congreso de Puebla dieron a conocer los resultados de su labor.

En el discurso, la militante del Revolucionario Institucional y cuatro veces legisladora garantizó que continuará con su carrera política, pero dejó entrever la posibilidad de que no sea en el tricolor, del que ha formado parte los últimos 46 años.

“Estoy convencida de que mi trabajo, antes y ahora, será mi mejor carta de recomendación para mi futuro político. Cuándo, dónde, con quién, eso es lo de menos”, expresó García, quien reconoció a un medio de comunicación local que ha recibido ofertas de otros institutos políticos para abanderarlos en 2021, pero aclaró que no ha tomado una decisión.


Hay un malestar generalizado en el PRI: Mayra Sánchez

Mayra Angélica Sánchez García, expresidente de la Asociación Nacional de la Unidad Revolucionaria (ANUR) Filial Puebla, que renunció a su militancia priista ayer, dio a conocer, en entrevista con La Jornada de Oriente, que existe un malestar generalizado entre los liderazgos femeniles del Revolucionario Institucional. 

“No hay respeto por nuestros derechos políticos como mujeres, lo vimos en la selección de candidatos pasada: las candidaturas a las alcaldías donde el PRI es más competitivo se entregaron a varones. Las mujeres seguimos siendo tratadas como relleno”, reprobó.

Expuso que el problema se agravó con el arribo de Néstor Camarillo Medina a la dirigencia estatal, pues dijo que en tres meses de función convirtió al partido en un “Club de Toby” que controlan Javier Casique Zárate, compañero de fracción de Rocío García Olmedo, y el ex candidato a la gubernatura Enrique Doger Guerrero.

En su caso, explicó que decidió renunciar a su militancia por la violencia política de género que ejerció Néstor Camarillo en su contra, al excluirla por completo de las actividades partidistas e incluso negarse a tomar sus llamadas.

Camarillo demostró su “nulo oficio político”, así como una conducción antidemocrática y ausente de dialogo con cuadros y militantes del tricolor, denunció la también fundadora del Consejo Consultivo Nacional del Movimiento Femenil Revolucionario.

Asimismo, criticó una falta de liderazgo por parte del presidente estatal del PRI, pues aseguró que ocupa esa posición por ser “títere” del diputado Javier Casique, quien forma parte del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI como secretario de Acción Electoral.

Sobre el caso de Rocío García Olmedo, la exrectora de la Universidad Politécnica de Puebla (UPP) consideró natural que reciba propuestas para sumarse a otras fuerzas políticas que esté valorando, ante las prácticas de exclusión que imperan en el tricolor.

Mayra Sánchez dio a conocer que con ella se van siete integrantes más del PRI, camino que sugerirá a los miembros de los 110 comités municipales que tiene la ANUR en el estado, con el fin de reconformar ese movimiento político fuera del tricolor.

Bajas y altas en el Revolucionario Institucional

Otros de los liderazgos que abandonaron al PRI tras el arribo de Néstor Camarillo a la dirigencia estatal fueron Juan Manuel Vega Rayet, Germán Sierra Sánchez, Adela Cerezo Bautista, Antonio Hernández y Genis, Armando Díaz Arteaga, Jorge Manuel Miravete Aguilar, José Corte Ramírez y Marisol Calva García.

Para contrarrestar las fugas, Camarillo logró la incorporación del diputado local Jonathán Collantes Cabañas, así como una alianza con el líder en Puebla de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Leobardo Soto Martínez.