Piden franquiciatarios al ayuntamiento que mejor invierta en zonas deterioradas del CH y no en calles como la 5 de Mayo

Es Imagen/ Daniel Casas

La inversión que realizará el ayuntamiento de Puebla para la rehabilitación de algunas calles del Centro Histórico, como la 5 de Mayo, debería estar enfocada en vialidades como la 3, 5, 7 y 9 norte, desde la 14 hasta la 32 poniente, consideró Francisco Lobato Galindo, presidente de la Red Mexicana de Franquicias (RMF).

En conferencia de prensa, indicó que esa zona está más deteriorada y varios de los inmuebles que ahí se ubican se encuentran en completo abandono, por lo que es necesario rescatarlos, ya que también forman parte del patrimonio de la capital.

“Vean nada más como siendo edificios catalogados, muchos de los que están en ese perímetro, en esa parte norte del Centro Histórico, están en unas condiciones de abandono total, en una destrucción progresiva que nadie ha intervenido. Es ahí donde deberían destinarse los presupuestos, es ahí donde tendrían que estar interviniendo”.


Expuso que al hacer mejoras en ellas también se ampliaría el corredor turístico y de esta forma la ciudad de Puebla se iría preparando para tener una mejor oferta en cuanto regresen los turistas, una vez superada la pandemia por Covid-19.

Lobato comentó que con las obras que anunció la comuna se corre el riesgo de ahuyentar a algunos de los 10 mil negocios que operan en el centro de la ciudad.

En Desarrollo Urbano pidieron “moche” a franquiciatario.

300 mil pesos pidieron en la secretaría de Desarrollo Urbano del municipio de Puebla a un agremiado a la Red Mexicana de Franquicias, confirmó el vicepresidente de Comunicación, Enrique Vargas Medina.

Acotó que el intento de soborno se presentó en el arranque de la actual administración y se frenó cuando notaron que la persona que hizo el trámite formaba parte de la RMF.

“Los inspectores de las obras hablaron de que tenían que pagar cierta cantidad, me tocó acompañar al asociado a Desarrollo Urbano y ver cuál era esta situación. Cuando se dieron cuenta que era la asociación que estaba también detrás del asociado, el trámite fluyó fácilmente, pero sí le habían llegado a pedir la cantidad de 300 mil pesos por autorizar el uso de suelo y por autorizarles el permiso de la obra”. 

Dijo que desistieron de denunciar el hecho debido a que ya no hubo insistencia en el cobro y otorgaron los permisos tras ver que todo estaba en orden.

Vargas Medina confirmó que hasta ahora es el único caso de intento de soborno del que tienen conocimiento.