Lunes, marzo 8, 2021

Falleció José Francisco Conde Ortega, poblano apasionado de la literatura y la academia

Recomendamos

Solo enfrentaron proceso penal 2 de cada 5 detenidos por la SSP en los últimos 3 años

Por cada cinco presuntos delincuentes que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) detuvo en los últimos tres años, solo...

Puebla suma 17 sancionados por violencia política de género; tres aspiran a un cargo y otro más lo intentó

“Me llegó un inbox diciendo que tuviera cuidado, porque los frenos de mi camioneta podrían fallar. Luego me llegaron...

Se cerrará el relleno sanitario en siete meses, promete Andrés Caballero, quien reconoce que el estado del lugar “es terrible”

Tehuacán. Luego de cinco días de toma del Relleno Sanitario y tras la firma de acuerdos con la mediación...

El cronista, ensayista y poeta poblano José Francisco Conde Ortega (1951-2020), definido como un apasionado estudioso de la lengua española, falleció la noche del 1 de noviembre, informó la Secretaría de Cultura federal y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura.

“Mi papá fue un autor que vivió toda su vida entre literatura, libros y poesía. Tuvimos la fortuna de leerlo en casi 30 libros, entre crónica, ensayo y poesía, desde Vocación del silencio (1985) hasta Canto del guerrero (2017)”, comentó Jesús Francisco Conde de Arriaga, hijo del autor poblano. 

La obra de padre, prosiguió, denotó su pasión y sapiencia, pues amaba el siglo XIX. Muchos de sus libros de ensayos abordan a sus autores no sólo del modernismo, del cual fue un estudioso, sino también de la literatura mexicana contemporánea, a la cual enfocó muchas de sus energías, porque, a la par de su labor como escritor, se desarrolló como profesor en la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco (UAM-A). Fueron más de 35 años dando clases y formando generaciones. “Su mayor aportación está entre la academia y la pasión con la que vivió por y la literatura”. 

Expresó que muchos escritores jóvenes pasaron por su aula y lo consideraron un verdadero maestro. “De los alumnos con quienes le tocó convivir, nos decía todo lo que podía aprender de ellos: de su juventud, de su inocencia, de sus ganas, porque no sólo fueron jóvenes de 18 años que ingresaban a la universidad, sino también de posgrado, en los diversos cursos y talleres que le pedían que diera y él nunca se negó, o cuando sus alumnos le llevaban sus textos en espera de una opinión generosa”. 

Refirió que su padre “siempre fue un profesor muy desprendido de su sapiencia, de libros, de tiempo, siempre acompañado de su cerveza y un cigarro. En su casa siempre estaba la charla, las risas, la literatura y todo lo que es la vida, misma que vivió siempre con pasión y honestidad. 

Asimismo, que tuvo la fortuna de convivir con autores que consideraba sus maestros, como Alí Chumacero, José Emilio Pacheco y Rubén Bonifaz Nuño. También con su generación de los años 50 del siglo anterior fue muy importante: Vicente Quirarte, Mario Calderón o Arturo Trejo Villafuerte. “Las pláticas con él siempre eran una clase, aunque fueran al exterior de un aula”, agregó su hijo Jesús Francisco Conde de Arriaga. 

José Francisco Conde Ortega nació en Atlixco, Puebla, el 25 de octubre de 1951. Cronista, ensayista y poeta, estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue profesor de la UAM Azcapotzalco. Colaborador de Casa del Tiempo, El Nacional, Quimera, Revista Mexicana de Cultura, Revista Universidad de México y Sábado. 

Es autor de La esquina de los hombres solos (1998), Que nada cambiará bajo tu piel (2003), El destino de la musa (2005), José Joaquín Arcadio Pagaza y el siglo XIX mexicano (1991), Gabriel García Márquez. Celebración del 25º aniversario de Cien años de soledad (1992), Diálogo de octubre. Ensayos de literatura mexicana (1993), Dramas románticos del siglo XX (1994), Diálogo inmediato (1996), Diálogos en voz baja (2000), El destino de la musa (2005) y Diálogo de espejos (2009). 

Así como de los poemarios: Vocación de silencio (1985), La sed del marinero que regresa (1988), Para perder tus ojos (1990) Los lobos viven del viento (1992), Imagen de la sombra (1994), Intruso corazón (1994) Rosa de agosto (1995), Estudios para un cuerpo (1996), La arena de los días (1999), Práctica de lobo (2001), Los cuadernos de febrero (2006), Fiel de amor (2011) y Canto del guerrero (2017). 

- Advertisement -
- Anuncio -

Últimas noticias

En Puebla, 74 de cada 100 mujeres están en informalidad laboral: Inegi

Puebla es la tercera entidad en el país con la tasa más alta de mujeres que tiene un trabajo...
- Anuncio -