La Secretaría de Cultura adquiere, rescata y divulga un documental de Jesús Abitia sobre la Revolución Mexicana

El rescate de escenas en movimiento de héroes que dejan de ser rígidos y a la vista del espectador pasan a ser personas comunes. En ello, reside la adquisición, recuperación y divulgación que la Secretaría de Cultura (SC) de Puebla hizo sobre un filme realizado hace más de un siglo en el que Emiliano Zapata, Álvaro Obregón y Venustiano Carranza aparecen como personajes protagonistas de estos momentos de la historia del país. 

Este miércoles 18 de noviembre a las 17 horas, en el auditorio del Museo Internacional del Barroco (MIB) será proyectada la cinta Epopeyas de la Revolución: documental de la Revolución Constitucionalista filmado en los campos de batalla, 1913-1917, que contiene escenas tomadas por Jesús Hermenegildo Abitia Garcés, fotógrafo y cineasta de la Revolución Mexicana. 

Este material fue adquirido por la SC a través de la dirección de Acervo Cultural, en el marco del año de conmemoraciones por el centenario luctuoso de Venustiano Carranza y como parte de los actos organizados por la Comisión Especial creada para esta conmemoración, en los que la misma secretaría forma parte. 


El director de Acervo Cultural, Javier Gómez Marín, explicó que esta película de cine documental trata sobre la lucha revolucionaria en México, y se integra por el material fílmico tomado por Jesús H. Abitia cuando acompañaba a las tropas de Venustiano Carranza entre 1913 y 1917, titulada Ocho mil kilómetros en campaña. 

Este trabajo de rescate documental, agregó, se realiza para apoyar la restauración de películas que forman parte del patrimonio documental de México; lo anterior como parte del Programa de Conservación de Patrimonio Documental que impulsa la presidencia del país denominado Memoria de México. 

Durante una entrevista explicó que el objetivo de la Dirección de Acervo Cultural, área gestada apenas hace un año, en noviembre de 2019, tiene como objetivo la preservación de acervos históricos y se conforma por archivos históricos, la Hemeroteca Juan Nepomuceno Troncoso y la Fototeca Juan Crisóstomo Méndez. 

En ese sentido, dijo que les llegaron noticias de la existencia y venta de una copia de Epopeyas de la Revolución: documental de la Revolución Constitucionalista filmado en los campos de batalla, 1913-1917, un filme dirigido y editado por Gustavo Carrero a partir de las cintas en 16 milímetros tomadas en blanco y negro por Jesús H. Abitia, producido por Tlaloc Films y estrenado en 1962, a partir del libro Ocho mil kilómetros en campaña, escrito en por el general Álvaro Obregón. 

“El filme está integrado por escenas reales que filmó Jesús Abitia de joven, cuando filmó esta campaña que quiso ser un película pero no se logró como tal. La película se perdió, y la viuda de Abitia tenía estos rollos que en los años 60 –del siglo anterior- fueron comprados por la Fundación Toscano”. 

En esa década, continuó Gómez Marín, Epopeyas de la Revolución… se estrenó como un documental y se exhibió en circuitos de cine de arte, para ser nuevamente olvidado. “Nos llegó una copa de esta documental de una hora, lo compramos y en los Estudios Churubusco se hizo toda la digitalización. Ahora se hace la presentación del documental luego de más de 50 años de su primera exhibición, a la par que, con apoyo de la Fundación Toscano que cedió los derechos, se harán copias en dvd que podrán ser repartidos entre el público que lo solicite”. 

El funcionario estatal destacó que la película Epopeyas de la Revolución: documental de la Revolución Constitucionalista filmado en los campos de batalla, 1913-1917, no cuenta con copias ni en la Cineteca Nacional ni el Filmoteca de UNAM, por lo que la adquisición de este material fílmico histórico sienta un precedente en la conservación de estos materiales en el Estado de Puebla.  

Agregó que una vez adquirido este material, será depositado para su resguardo en la Fototeca Juan Crisóstomo Méndez, debido a que este espacio cuenta con las condiciones físicas y de conservación que son aptas para este tipo de documentos históricos. 

Asimismo, Javier Gómez indicó que se organizarán exhibiciones en Coahuila y en la Delegación Venustiano Carranza de la ciudad de México, en el mismo contexto de la conmemoración del centenario luctuoso del general acaecido en Tlaxcalantongo, comunidad de la Sierra Norte de Puebla. 

Jesús Abitia, un fotógrafo que se metió en la bola y recogió imágenes invaluables 

Destaca que, en 1962, año en que se estrenó la película, el periodista Núñez y Lobatón escribió: “(es un) film de montaje formado por selecciones de la cinemateca privada de Jesús Abitia, fotógrafo que se metió en la bola y recogió para la posteridad imágenes que son invaluables, este reportero cinematográfico valeroso, don Jesús Abitia, con sus filmaciones configuró una cinta muy recomendable desde el punto de vista histórico”. 

Abitia, apunta la SC, era prácticamente desconocido como cineasta. Su trabajo en este campo había iniciado en 1913, al sumarse al Estado Mayor de Álvaro Obregón con el propósito explícito de hacer propaganda fotográfica y cinematográfica de esta causa.  

Al término de la revolución, el fotógrafo siguió cerca del caudillo, quien ganó la presidencia en el periodo 1920-1924. Abitia fue recompensado entonces con la obtención de un terreno y algo de ayuda pública para erigir los primeros estudios de cine diseñados ex profeso que hubo en el país, con laboratorios incluidos, y en los que se hicieron trabajos de revelado y edición de películas como El último sueño (Alberto Bell, 1922).  

El asesinato de Obregón en 1928, cuando había sido electo de nuevo presidente, acarreó también la desgracia de Abitia. Con ello, le fueron expropiadas sus propiedades y tuvo que retirarse a la vida privada, en la que mantuvo una discreta labor como fotógrafo de monumentos públicos, y constructor de guitarras, violines y otros instrumentos musicales.  

La exhibición de Epopeyas abrió por fin la posibilidad de la revaloración de Abitia como autor de imágenes de alta calidad en la historia del cine. En los créditos de la película se le atribuye la fotografía de la cinta, pero también, en una especie de prólogo a la historia narrada, se le mostró posando ya muy viejo con su esposa, doña Elena Pedrozo, presumiblemente en su casa de la colonia ex Hipódromo de Peralvillo de la Ciudad de México.   

La voz en off dice: “Este documental presenta a la generación actual y siguientes la elocuencia de la revolución, a través de un material historiográfico único en su género, que data de cincuenta años a la hora de ahora. La sangre de 500 mil mexicanos se derramó generosa en la lucha armada de los años 10 al 17 del presente siglo, como elevado precio para favorecer a la instauración de un régimen revolucionario y constitucionalista (…)  

“Lo que ese sacrificio tuvo de heroico y de malo, de terrible y de bárbaro, es lo que enseña este documental filmado en los campos de batalla del constitucionalismo por Jesús H. Abitia. Merced a su valor y profesionalismo, es que el país puede ver, a medio siglo de distancia, lo que fue su revolución armada”. 

La SC busca acrecentar sus acervos históricos: Gómez Marín 

La adquisición de Epopeyas de la Revolución…, expuso Javier Gómez Marín, forma parte de una serie de acciones para acrecentar el acervo de la Dirección de Acervo Cultural que integra a la Hemeroteca Juan Nepomuceno Troncoso y la Fototeca Juan Crisóstomo Méndez. 

Como ejemplo, dijo que se recibieron en donación alrededor de 40 mil negativos de Miguel Fernández, un abogado, magistrado y gobernador interino de Puebla que fue un fotógrafo amateur y, a través de fotografía urbana y de paisaje, retrató a la Puebla de mitad del siglo XX. 

Dicha donación, abundó, se dio gracias al gestó de la única de sus hijas que permanece viva, quien se acercó a la SC para otorgar el acervo que se distingue por estar bien documentado y catalogado. Con este rescate, se aumentará “en 80 por ciento el acervo de la fototeca pues llegará a tener 200 mil negativos y fotografías en su acervo”. 

Otra acción será la realización del primer Congreso estatal de archivos históricos dirigido a los estudiosos y responsables de este tipo de espacios. Para ello, se pondrán en línea a través de YouTube un total de 30 entrevistas con especialistas sobre conservación documental. 

Asimismo, afirmó Gómez Marín, se trabajará en la digitalización de todos los materiales existentes en la Hemeroteca y en la Fototeca, pues lo que se busca es abonar en la divulgación de los materiales que se resguardan. 

De paso, concluyó el funcionario, está en imprenta un libro que recoge los diseños tradicionales de la talavera, una publicación que se prevé estará lista en diciembre, cuando se cumpla un año de la declaratoria de los Procesos artesanales para la elaboración de la Talavera de Puebla y Tlaxcala (México) y de la cerámica de Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo (España), como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, entregada por la Unesco.