“No somos 20, somos 80”, dicen músicos al secretario de Cultura tras denunciar irregularidades de la Filarmónica 5 de Mayo

“No somos 20 cobardes, somos 80″. Esa fue la voz conjunta de denuncia que soltaron un conjunto de músicos de la Filarmónica 5 de mayo al secretario de Cultura, Julio Glockner Rossainz, ante la inédita postura que tomó el coordinador artístico Armando Cedillo, quien en pleno concierto, pidió que el funcionario estatal no replique las supuestas acusaciones que hay en contra de Fernando Lozano, director de la orquesta.

Esta tarde noche de viernes 13 de septiembre la Filarmónica 5 de mayo, renombrada durante el morenovallismo, regresó al lugar que la vio gestarse como Orquesta Sinfónica de Puebla, el San Pedro Museo de Arte, para ofrecer un concierto en homenaje a Francisco Toledo fallecido apenas el pasado 5 de septiembre.

En el concierto sucedió un acto inédito y, como calificaron algunos, de mal gusto. Ahí, tras una primera pausa, el coordinador artístico y primera trompeta Armando Cedillo tomó el micrófono para, en un tono de reclamo, leer una misiva ya publicada en contra de un medio local.


En ella, “reprobó” que el secretario de Cultura Julio Glockner haya retomado las denuncias que hicieron una serie de “20 músicos cobardes” de la filarmónica ante el gobernador Luis Miguel Barbosa como parte de las audiencias públicas que ocurren los Martes ciudadanos.

En esa audiencia, los músicos señalaron que el director de la orquesta Fernando Lozano no pone el empeño necesario durante los ensayos, y que los conciertos “se salvan” por el estudio que ellos hacen de las partituras. Asimismo, denunciaron los atrasos en los pagos y las irregulares condiciones de trabajo a las que se enfrentan.

Todavía con micrófono en mano y ante la mirada incrédula de los asistentes al concierto, Armando Cedillo increpó de manera directa a Julio Glockner al decir que esas acusaciones eran falsas a la par que consideró que criticar a Lozano, era un acto de discriminación hacia un adulto mayor.

Tras un silencio, el titular de Cultura subió al escenario y tomó el micrófono, no obstante el equipo técnico bajó el volumen de las bocinas. De manera breve, pidió a Cedillo que hiciera sus denuncias de manera debida, es decir, por la vía oficial.

No obstante el ánimo de conciliación de Glockner al decir que él no estaba al tanto de la situación de la Filarmónica, pero que sería atendida, Cedillo había “dejado un clima crispado”, como consideró un asistente, lo que provocó que el público le gritara “¡fuera, fuera!”.

Segundos después, el concierto en homenaje a Toledo siguió su cauce, bajo la batuta de Fernando Lozano, quien se mostró omiso ante los hechos.

Al final, al salir de San Pedro Museo de Arte, al secretario de Cultura lo rodearon un grupo de músicos para decirle: “no somos 20 cobardes, somos 80”, en referencia a que son la mayoría de intérpretes quienes están en desacuerdo con la forma en que actualmente opera la Filarmónica 5 de mayo.