Feministas que tienen tomado el Congreso presentan fiebre y vómito; acusan a diputados de negarles atención médica

Es Imagen

Las feministas que tienen tomado el Congreso de Puebla desde el 24 de noviembre pasado, para demandar la legalización del aborto dentro de las 12 semanas de gestación, denunciaron que presentan fiebre, vómitos y dolor de articulaciones desde que aceptaron alimentos proporcionados por el Poder Legislativo, el cual además demoró durante cinco horas el acceso al inmueble de personal médico.

Asimismo, acusaron que una funcionaria del Congreso, que se ofreció a gestionarles la atención solicitada, intentó obtener de ellas sus nombres y el número de su cédula profesional, cuando se han mantenido en el anonimato desde el inicio del plantón.

“No han entendido el tipo de protesta y acción que estamos haciendo, el por qué nos estamos cubriendo la cara”, reprobó una de las activistas con el rostro cubierto en una transmisión para redes sociales que realizó desde el salón de Protocolos del palacio legislativo el sábado pasado, desde el cual se mantienen en resistencia.


En el video, agregó: “Definitivamente este tipo de acciones nos hacen pensar que (los diputados) nos quieren fuera del Congreso, eso es evidente desde el primer momento, pero sobre todo comprendemos que no pueden respetar ni las mínimas garantías de derecho a una vida digna”.

Agregó que la negativa del Poder Legislativo a facilitarles la atención médica significa el incumplimiento de uno de los compromisos asumidos por el preside de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Gabriel Biestro Medinilla, en una mesa de trabajo que se llevó a cabo el jueves anterior, consistente en garantizar su salud e integridad.

Congreso reacciona tras el video de denuncia

Media hora después de la transmisión, realizada la tarde del sábado, la organización Coatlicue Siempre Viva reportó en su cuenta de facebook que el Congreso permitió el paso a una médica de confianza de los colectivos feministas.

La profesional de la salud ingresó a las siete la noche, cuando las activistas solicitaron la atención médica desde las 2 de la tarde. “Nadie se ha presentado por parte de ellos”, agregó.

Sobre el estado de salud de las feministas, manifestó: “Los síntomas generales que presentan son dolor de huesos, cuerpo cortado, malestar estomacal y posiblemente a una de ellas le va a dar fiebre”.

Asimismo, Coatlicue Siempre Viva dejó entrever que, por el momento, se encuentra descartado un contagio de coronavirus (Covid-19), ya que “las compañeras siguen teniendo los sentidos de olfato y gusto”.

Un día antes de que se presentaran los problemas de salud, es decir, el viernes pasado, las manifestantes acusaron que el Congreso se negó a concederles acceso al servicio de internet internet, el cual es costeado con recursos públicos.

“Cree que impidiéndonos acceso al internet que pagan con nuestros impuestos, nos detendrán”, criticó a su vez la Coordinadora Feminista de Puebla que aglutina a los colectivos feministas que participan en la protesta.